Recomendaciones para recuperarse de la adversidad; por Michelle M Patel, Naturópata ND

Cuando los tiempos difíciles te deprimen, tu capacidad para enfrentarte de manera positiva se conoce como resiliencia. Una habilidad esencial para el desarrollo saludable en la infancia, la capacidad de recuperación es fundamental para el bienestar durante toda nuestra vida. La pregunta principal es la siguiente: como adultos podemos aumentar nuestra capacidad de resiliencia a fin de llevar una vida más satisfactoria? La respuesta es SÍ. La resiliencia no es un superpoder; Es una habilidad ordinaria que cualquiera puede desarrollar a cualquier edad. Piense en ello como un músculo emocional que puede fortalecerse. Las investigaciones demuestran que la resiliencia está relacionada con el bienestar por medio de emociones positivas y estrategias de afrontamiento (por ejemplo, optimismo, alegría, gratitud, atención plena). Beneficios incluidos:

  • Un sistema inmunológico más saludable
  • Menor riesgo de enfermedad crónica
  • Recuperación más rápida de la enfermedad / cirugía
  • Manejo mejorado del estrés
  • Menos depresión y ansiedad

Seis recomendaciones para aumentar tu capacidad de recuperación:

Descúbrelo temprano. Un rasgo de los individuos altamente resilientes es una gran conciencia de que las cosas no van bien. Todos hemos escuchado a los médicos decir «bueno que lo detectamos temprano», y eso se aplica al estrés: identifique el estrés al principio del proceso y puede ser proactivo en el manejo de cómo esto (y sus emociones) lo afectan a usted y a su salud.

Quédate en la Luz. El optimismo es la capacidad de mirar una situación grave y evaluar su significado para su vida. Si una relación significativa ha terminado, habrá dolor, confusión, ira y demás. También hay una oportunidad para volver a examinar sus necesidades y explorar lo que realmente le hace feliz. En medio de los tiempos oscuros, puede permanecer mentalmente en la luz mediante el uso de afirmaciones positivas, reunirse con personas de apoyo y controlar lo que ve y lee de forma regular.

Mira lo que sigue. Todos tendemos a culparnos por los contratiempos, preocupándonos por lo que se podría haber hecho o no hacer de manera diferente. Para reforzar la resiliencia, recuerde que incluso si cometió un error, es probable que haya muchos factores que contribuyan al problema. Concéntrese en los próximos pasos y vea cómo la vibra de esa situación cambia de desesperación a oportunidad.

Recuerda tus victorias. Todos hemos tenido brillantes momentos de gloria, ya sea en el trabajo, en los deportes o entrenando a un niño. Cuando te recuerdas los desafíos que has superado, te das un subidón de resiliencia.

Manejar los problemas diarios. Ya sea que esté sentado en el tráfico o esperando en una larga fila inesperada cuando tenga prisa, use esos momentos para practicar las habilidades de afrontamiento (respiración profunda, por ejemplo). Esos momentos conscientes de habilidades vendrán más naturalmente a usted cuando golpea una crisis y se le han hecho un gran depósito en su banco de resiliencia.

Romper rutina. Las rutinas se sienten cómodas y necesarias hasta cierto punto, pero la rigidez genera estrés. Un sentido de aventura, incluso una actividad simple pero desafiante, ayuda a desarrollar la resiliencia al mejorar las habilidades que lo preparan para manejar el estrés. Entonces, en lugar de la carrera divertida de 1 km, haga 5k; Pase las vacaciones en la playa y planee un viaje guiado en mochila; Olvídese de las citas nocturnas en el cine y diríjase a Escape Room o tome una clase (p. ej., cocinar o bucear).