La Organización Colegial Naturopática trae a la memoria la vida y obra de Linus Pauling, en el aniversario de su fallecimiento hace hoy 23 años

La Organización Colegial Naturopática trae a la memoria la vida y obra de Linus Pauling, en el aniversario de su fallecimiento hace hoy 23 años, acaecido el 19 de agosto de 1994. Linus Carl Pauling fue un químico y físico estadounidense. Biólogo molecular e investigador de la salud. Fue uno de los primeros químicos cuánticos, y recibió el Premio Nobel de Química en 1954, por su trabajo en el que describía la naturaleza de los enlaces químicos.

Pauling es una de las pocas personas que han recibido el Premio Nobel en más de una ocasión, pues también recibió el Premio Nobel de la Paz en 1962, por su campaña contra las pruebas nucleares terrestres. Pauling hizo contribuciones importantes a la definición de la estructura de los cristales y proteínas, y fue uno de los fundadores de la biología molecular. Es reconocido como un científico muy versátil, debido a sus contribuciones en diversos campos, incluyendo la química inorgánica y orgánica, metalurgia, inmunología, anestesiología, psicología, decaimiento radiactivo y otros En 1931, Pauling publicó su obra más importante, The Nature of the Chemical Bond («La naturaleza del enlace químico»), en la cual desarrolló el concepto de hibridación de los orbitales atómicos. Tanto sus trabajos sobre los sustitutos del plasma sanguíneo (con Harvey Itano), durante la Segunda Guerra Mundial, como sus investigaciones en la anemia falciforme (o drepanocitosis, que calificó con el revolucionario término de «enfermedad molecular»), influyeron en gran medida a la investigación en biología de la segunda mitad del siglo XX. Notoriamente, Pauling descubrió la estructura de la hélice alfa (la forma de enrollamiento secundario de las proteínas), lo que lo llevó a acercarse al descubrimiento de la doble hélice del ácido desoxirribonucleico (ADN); poco antes de que Watson y Crick hicieran el descubrimiento en 1953. De hecho, propuso una estructura en forma de triple hélice, la cual, estudiando el ADN por radiocristalografía habría podido llevar a la elaboración de un modelo en forma de doble hélice.

Al pasar de los cuarenta años de edad, en 1941, Pauling descubrió que estaba afectado por una forma grave de la enfermedad de Bright, una enfermedad renal potencialmente mortal, la cual era considerada incurable por los médicos de la época. Con la ayuda del doctor Thomas Addis, de Stanford, Pauling consiguió controlar su problema de salud siguiendo una dieta pobre en proteínas y sin sal, algo fuera de lo común para la época. Addis también recetaba a todos sus pacientes mayores consumos de vitaminas y sales minerales y Pauling no fue la excepción.

A finales de la década de 1950, Pauling investigó la acción de las enzimas sobre las funciones cerebrales. Pensaba que las enfermedades mentales podrían estar causadas, en parte, por disfunciones enzimáticas. Cuando leyó «La terapia de niacina en psiquiatría», la publicación de Abram Hoffer en 1965, se dio cuenta de que las vitaminas podían tener importantes efectos bioquímicos sobre el organismo; además de aquellos efectos relacionados a la prevención de las enfermedades provocadas por la deficiencia vitamínica. En 1968,

Pauling publicó en la revista Science su artículo más importante en este terreno: «Psiquiatría ortomolecular”), en el cual inventó la palabra ortomolecular para describir al concepto de control de la concentración de los compuestos presentes en el cuerpo humano, para prevenir y tratar problemas de salud.

En los años siguientes, las investigaciones de Pauling sobre la vitamina C fueron fuente de controversias, y algunos las consideraron fruto de la charlatanería. En 1966, Irwin Stone desarrolló el concepto de curación a base de altas dosis de vitamina C. Tras este desarrollo, Pauling comenzó a tomar varios gramos al día para prevenir los resfriados. Entusiasmado por los resultados, se interesó por la literatura del tema, y en 1970 publicó «Vitamin C and the Common Cold» («La vitamina C y el resfriado común»). Al año siguiente, Pauling comenzó una larga colaboración con el oncólogo británico Ewan Cameron, trabajando sobre el uso de la vitamina C por vía intravenosa o por vía oral en enfermos de cáncer en fase terminal.

Aunque el termino Ortomolecular, es utilizado por Pauling por primera vez en un artí­culo publicado el 19 de abril de 1968 en el Journal Science, el descubrimiento cientí­fico de las vitaminas, por parte de diversos investigadores, durante el primer tercio del siglo XX, y su posterior reconocimiento, al igual que el de los minerales y otros nutrientes, como elementos indispensables para una salud óptima, habí­a preparado el camino para el surgimiento de un renovado enfoque de los conceptos y criterios que relacionan la nutrición con la salud y la perdida dela misma.

Acuñó este término para esbozar una nueva visión de la salud que busca restituirla apoyando los recursos propios del organismo y la sabiduría implícita de los ecosistemas bioquímicos naturales. “Orto” significa recto, ordenado. En otras palabras, apoyar y facilitar la recuperación del orden molecular fundamental de los organismos, en lugar de intervenir con fármacos artificiales que modifican un determinado factor de la trama bioquímica e ignoran todo orden o status interno.

Pauling define la nutrición ortomolecular como: «la forma de proporcionar a cada persona la concentración óptima de las sustancias que están presentes en nuestro organismo con el fin de corregir alteraciones y mantener una buena salud«