Naturopatía: Arte y Práctica

La vertiente practica de la Naturopatía esta bastante clara y evidenciada. Adviértase que al principio se destacaba fundamentalmente la praxis Naturopática que evoluciono posteriormente hacías las técnicas, para en la actualidad, sin abandonar estas dos dimensiones (praxiologica y tecnológica) profundizar en su fundamentación científica.

El arte podemos considerarlo por lo menos desde tres concepciones: como actividad practica, como conjunto de reglas y como conjunto de disposiciones positivas y subjetivas para obrar. En el primer caso el arte se identifica con la práctica. Cuando se considera un conjunto de reglas y procedimientos, nos encontramos mas cerca al concepto de técnica que ya hemos visto. Y tampoco pude echarse en olvido la dimensión personal del Naturópata que interviene con arte por que cuenta con un conjunto de cualidades subjetivas (intuición), dispone de un don natural y especial para aplicar, formar e informar de aquello que considera elemento importante para la optimización del estado personal de salud

La dificultad de la consideración de la Naturopatía como arte o practica de la Salud en su dimensión natural esta en la distinción de la disciplina en si de su objeto, la Salud. Es evidente que llevar a una persona a un estado óptimo de salud supone actividad práctica; sin embargo la Naturopatía no es la Salud, en su dimensión natural, sino la disciplina que la tiene por objeto. Pero la teoría alimenta a la práctica y esta aporta argumentos que han de enriquecer a la teoría.

Al distinguir los conceptos de Naturopatía y Salud Natural, se puede considerar a la primera como ciencia (fundamentos), tecnología (mediación) y praxiología (aplicación), adjudicando a la segunda las características de hecho y actividad. La Naturopatía es arte en el sentido de que utiliza una serie de conocimientos con el fin de realizar mejor la tarea de salutificar o salutar (alcanzar un estado optimo de salud) y porque toda ciencia practica es un arte.

La Naturopatía se basa en la ciencia pero tiene mucho de arte porque su objeto se centra en la persona humana, con su singularidad propia e irrepetible, tanto en su estructura eco-bio-psico-social como en su realidad histórica.