El tratamiento de las menstruaciones abundantes debido a los fibromas – enfoque Naturopático; por Maria Shapova, Naturópata ND

Los fibromas afectan entre el 5 y el 21% de la población y pueden presentarse con dolor pélvico no cíclico, distensión abdominal, estreñimiento, aumento de la frecuencia urinaria, fatiga, dispareunia (dolor durante el coito) y menorragia (flujo menstrual muy intenso). La menorragia puede ser bastante grave y se describe como «efusión». Los fibromas también pueden ser asintomáticos. El flujo crónicamente pesado afecta al cuerpo tanto en términos fisiológicos como energéticos. La pérdida de sangre puede provocar la pérdida de hierro, lo que lleva a una deficiencia de hierro y anemia. Desde el punto de vista de la MTC, la pérdida de sangre puede provocar una deficiencia en la sangre del hígado o del corazón, que puede progresar a deficiencias de yin en el corazón o en la sangre. Los síntomas de estas dos patologías incluyen palpitaciones cardíacas, sudores nocturnos, mareos, carrozas, visión borrosa, inquietud e insomnio, por nombrar algunos.

Posibles causas 

Si bien la etiología de los fibromas uterinos sigue siendo desconocida, existen algunas teorías o hipótesis principales. El primero es la disrupción hormonal. Tanto el estrógeno como la progesterona promueven el crecimiento de los fibromas, y las mujeres con fibromas tienen una mayor cantidad de estrógeno dentro del tejido uterino (no en circulación). Además, la enzima aromatasa que convierte la testosterona en estrógeno parece estar regulada positivamente, y por lo tanto puede ser responsable del estrógeno tisular elevado. De hecho, pasar por la menopausia, que se caracteriza por la caída de estrógeno y progesterona, ha demostrado reducir el tamaño de los fibromas. Los xenoestrógenos son ligandos de estrógenos exógenos, lo que significa que pueden unirse al receptor de estrógenos y estimular o suprimir su actividad. Otro xenoestrógeno es un compuesto llamado bisfenol A, que se concentra en las células uterinas y que puede inducir la proliferación de los músculos lisos. Sin embargo, esto no ha sido confirmado en ensayos clínicos; solo en investigación animal e in vitro. Otros disruptores endocrinos incluyen disolventes y lubricantes industriales, dioxinas, plastificantes como ftalatos, fungicidas (vinclozolin), pesticidas (por ejemplo, diclorodifeniltricloroetano [DDT]) y bisfenilos policlorados. Sin embargo, su efecto sobre los fibroides aún no se ha explorado.

Otra hipótesis prominente propone que los fibromas se deben a un trastorno de la curación de heridas. El daño al miometrio provoca la activación de diversos factores de crecimiento que estimulan la proliferación celular, aumentan la matriz extracelular y previenen la muerte celular programada (apoptosis). Esto puede dar como resultado el engrosamiento del miometrio y puede dar lugar al tumor fibroide. Por último, la predisposición genética puede contribuir a la patogénesis, aunque se necesita más investigación para descubrir genes específicos responsables de esta condición.

Opciones de tratamiento


Fitoestrógenos

Los fitoestrógenos son compuestos que pueden tener un leve efecto estrogénico o antiestrogénico en el cuerpo. En cierto modo, amortiguan el sistema de hormonas reproductivas uniéndose a los receptores de estrógenos y superando a los estrógenos naturales producidos por el cuerpo. Esto le da a los fitoestrógenos el término «modulador selectivo del receptor de estrógeno». En el caso de los fibromas, esto produce un efecto antiestrogénico leve general y, por lo tanto, una estimulación reducida del revestimiento uterino y el miometrio. Esto puede no reducir el tamaño del fibroma, pero puede evitar que el fibroma crezca. Los famosos fitoestrógenos incluyen alimentos como soja, semillas de lino y tempeh. Sin embargo, los fitoestrógenos también se pueden encontrar en las frutas, como las ciruelas, las peras, las manzanas y las uvas, así como los vegetales, como los frijoles, las coles, el repollo, el ajo, el lúpulo y las espinacas. Incluso los granos pueden tener pequeñas cantidades de fitoestrógenos.

Si bien las grandes revisiones sistemáticas han despejado los fitoestrógenos, en particular la soja, de su mala reputación con el cáncer de mama, todavía existe una inquietud persistente en torno al uso de la soja en las afecciones hipotiroideas autoinmunes. Sin embargo, esto se basa principalmente en estudios preclínicos y en animales, que demuestran la capacidad de la soya de interferir con la enzima tiroperoxidasa.  Esta enzima es responsable de agregar iones de yodo a los residuos de tirosina de la proteína tiroglobulina y formar hormonas tiroideas, tiroxina (T4) y triyodotironina (T3). Los ensayos clínicos no encontraron ninguna asociación negativa entre la producción de soja y la hormona tiroidea, cuando se complementan con 2 mg de isoflavona por día por kilogramo de peso corporal. Para un peso de 70 kg (154 lb), esto significaría 140 mg de isoflavonas por día.

Sin embargo, aunque los fitoestrógenos pueden proporcionar tratamiento para el desequilibrio hormonal subrayando que contribuye a la menorragia debido a los fibroides, no abordan el problema inmediato del sangrado excesivo. Por lo tanto, aún se necesita una solución más aguda.

Herbologia

El objetivo principal del tratamiento al acercarse a los fibromas con menstruaciones abundantes es primero detener el flujo pesado. El segundo componente es equilibrar las hormonas reproductivas con la esperanza de reducir el crecimiento y luego promover la reducción del fibroma.

Las hierbas hemostáticas a menudo contienen taninos y diversos ambientes de otros flavonoides y compuestos. Los taninos son astringentes y favorecen la vasoconstricción. La función de muchos otros compuestos presentes en las hierbas hemostáticas es en gran parte desconocida. Los estudios in vitro citan evidencia de curación de heridas, mientras que otros demuestran una mayor activación de los factores de coagulación. Algunas de las hierbas que se incluyen en esta categoría incluyen Geranium maculatum, Achillea millefolium (milenrama), Alchemilla vulgaris (manto de dama), Myrica cerifera (corteza de bayberry), Urtica dioica, Capsella bursa-pastoris (bolsa de pastor), y Vitex agnus- castus (chasteberry). Hamamelius virginiana (hamamelis) y Quercus alba (roble) también son hierbas hemostáticas conocidas; sin embargo, sus objetivos principales son las hemorroides y la disentería, y el efecto en el revestimiento del útero es mínimo.

Un producto herbario llamado Ankaferd demuestra actividad hemostática en hemorragias gastrointestinales y tópicas, y contiene la hierba Glycyrrhiza glabra (regaliz) junto con otras muchas.  Lo que es interesante es que Glycyrrhiza ha demostrado tener efectos antitrombina, por lo que es un posible tratamiento a considerar en la trombosis venosa, pero que probablemente promovería la hemorragia en lugar de reducirla. Esto habla de la importancia de examinar las preparaciones de hierbas como un complejo de hierbas que trabajan sinérgicamente, en lugar de evaluar una hierba de señal en su capacidad para promover o reducir el sangrado. Las otras hierbas en Ankaferd incluyen Urtica dioica, Vitis vinifera, Alipinia officinarum y Thymus vulgaris.


Acupuntura

Según la MTC, las patologías son el resultado del exceso o la deficiencia del flujo de energía. Esto puede deberse a bloqueos en el cuerpo o debido a la exposición a alimentos particulares, desafíos ambientales y estrés. También puede haber una predisposición genética a un estado particular. La inserción de agujas usadas en la acupuntura abre el paso para que fluya la energía «qi», lo que lo aleja del exceso o lo mueve hacia un órgano deficiente. En cualquier caso, los síntomas se mejoran.

Varios informes de casos proporcionan evidencia de la eficacia de la acupuntura para regular el aumento del sangrado uterino. Un caso informa una reducción del 50% en el sangrado en un solo tratamiento en una mujer de 33 años. Las agujas se insertaron en los puntos SP 6 y CV 4, y se conservaron durante 30 minutos. Dentro de los tres días del tratamiento, el sangrado se detuvo. Antes de esto, el sangrado fue profuso durante 10 días, sin evidencia de disminución. Otro caso informa un tratamiento de acupuntura combinado con electroestimulación en una mujer de 48 años con seis meses de menorragia. El tratamiento incluyó los puntos ST 29 y SP 6. La electroestimulación proporcionó 80 Hz de frecuencia y 3-4,5 mA de intensidad de corriente durante 30 minutos. Usando un ultrasonido Doppler, el equipo pudo visualizar la arteria uterina antes y durante el tratamiento. La ecografía demostró una reducción en el flujo sanguíneo a través de la arteria uterina dentro de los 15 minutos de tratamiento. El tratamiento se llevó a cabo durante 30 minutos por día durante seis días, lo que resultó en una disminución del flujo menstrual, aunque no una parada completa.

Por lo tanto, desde la perspectiva teórica, la reducción del flujo sanguíneo a través de la arteria uterina sugeriría que la hemorragia excesiva en este caso se debió a que el exceso de «qi» se dirigía a los órganos. Sin embargo, desde una perspectiva diferente, es posible que la acupuntura haya fortalecido o tonificado el órgano del bazo (con estimulación de SP 6), lo que le permite contener adecuadamente la sangre dentro de la vasculatura y minimizar el sangrado. Independientemente de los mecanismos, estos informes de casos ilustran el potencial de la acupuntura como terapia aguda en el tratamiento del sangrado uterino excesivo debido a los fibromas.

Conclusión

Si bien la causa de los fibromas uterinos sigue siendo desconocida, es probable que se deba a la combinación de predisposición genética junto con el desequilibrio hormonal y la disfunción de curación de heridas. Los desequilibrios hormonales pueden deberse a una mayor exposición a los xenoestrógenos y / o a un aumento de la actividad de la enzima aromatasa. Las recomendaciones dietéticas pueden abordar el desequilibrio hormonal, pero se necesita un tratamiento más agudo para atacar la menorragia. Los tratamientos herbales incluyen combinaciones de hierbas hemostáticas que pueden promover la vasoconstricción local de las arterias uterinas y la producción de factores de coagulación. Es probable que estas hierbas funcionen sinérgicamente, por lo tanto, las mismas hierbas pueden ser protrombicas o antitrombicas dependiendo de las hierbas con las que se combinan, como se ve en el caso de Glycyrrhiza glabra. La acupuntura con o sin estimulación eléctrica puede proporcionar alivio sintomático agudo, posiblemente reduciendo el flujo de sangre a través de la arteria uterina. Esta revisión no aborda los tratamientos requeridos para pacientes con trastornos hemorrágicos o hemorragia uterina debido a causas no relacionadas con el fibroma.

Referencias
  1. Zimmermann, A., et al. “Prevalence, symptoms and management of uterine fibroids: An international internet-based survey of 21,746 women.” BMC Women’s Health. Vol. 12 (2012): 6.
  2. Wise, L.A., and S.K. Laughlin-Tommaso. “Epidemiology of uterine fibroids: From menarche to menopause.” Clinical Obstetrics and Gynecology. Vol. 59, No. 1 (2016): 2–24.
  3. Hunter, D.S., et al. “Influence of exogenous estrogen receptor ligands on uterine leiomyoma: Evidence from an in vitro/in vivo animal model for uterine fibroids.” Environmental Health Perspectives. Vol. 108, Suppl. 5 (2000): 829–834.
  4. Shen, Y., et al. “An evidence in vitro for the influence of bisphenol A on uterine leiomyoma.” European Journal of Obstetrics, Gynecology, and Reproductive Biology. Vol. 178 (2014): 80–83.
  5. Bacciottini, L., et al. “Phytoestrogens: Food or drug?” Clinical Cases in Mineral and Bone Metabolism. Vol. 4, No. 2 (2007): 123–130.
  6. Fritz, H., et al. “Soy, red clover, and isoflavones and breast cancer: A systematic review.” PLoS One. Vol. 8, No. 11 (2013): e81968.
  7. de Souza Dos Santos, M.C., et al. “Impact of flavonoids on thyroid function.” Food and Chemical Toxicology. Vol. 49, No. 10 (2011): 2495–2502.
  8. Teas, J., et al. “Seaweed and soy: Companion foods in Asian cuisine and their effects on thyroid function in American women.” Journal of Medicinal Food. Vol. 10, No. 1 (2007): 90–100.
  9. Setchell, K.D., and S.J. Cole. “Variations in isoflavone levels in soy foods and soy protein isolates and issues related to isoflavone databases and food labeling.” Journal of Agricultural and Food Chemistry. Vol. 51, No. 14 (2003): 4146–4155.
  10. Dandjesso, C., et al. “Phytochemistry and hemostatic properties of some medicinal plants sold as anti-hemorrhagic Cotonous markets (Benin). Indian Journal of Science and Technology. Vol. 5, No. 8 (2012): 3105–3109.
  11. Beyazit, Y., et al. “Evaluation of hemostatic effects of Ankaferd as an alternative medicine.” Alternative Medicine Review. Vol. 15, No. 4 (2010): 329–336.
  12. Jiang, N.Q. “The application of Sanyinjioa (SP 6) for acupuncture treatment of gynecological and obstetrical disorders.” Journal of Traditional Chinese Medicine. Vol. 30, No. 1 (2010): 51–52.
  13. Cakmak, Y.Ö., et al. “Management of menorrhagia with electroacupuncture.” Fertility and Sterility. Vol. 96, No. 1 (2011): e13–e15.

Fuente: Naturopathic Currents