Partículas pequeñas asociadas con infecciones respiratorias, por Julianne Forbes, Naturópata ND

Referencia

Elevación a corto plazo de la contaminación atmosférica por partículas finas y la infección aguda de las vías respiratorias inferiores [publicado en línea antes de imprimir el 13 de abril de 2018]. Am J Respir Crit Care Med .


Objetivo

Evaluar la asociación entre los niveles ambientales de partículas pequeñas (PM 2,5 ) y las visitas de atención médica para infecciones agudas de las vías respiratorias inferiores (ALRI) entre niños muy pequeños, con el objetivo secundario de encontrar las mismas asociaciones para niños mayores, adolescentes y adultos.


Diseño

Diseño observacional de casos cruzados


Participantes

El estudio incluyó a más de 146,000 personas de todas las edades y sexos que viven en una franja estrecha de tierra urbana / suburbana en el centro norte de Utah conocido como el Frente Wasatch. El área experimenta una gran variabilidad en las concentraciones de PM 2.5 debido a las inversiones regulares de temperatura durante el invierno y es el hogar de más del 80% de la población de Utah.

Los criterios de inclusión se basaron en el diagnóstico de infección respiratoria inferior aguda (IRA) durante el período de estudio (1999-2016). La mayoría (77%) de los participantes eran niños de 0 a 2 años.


Parámetros del estudio evaluados

Las concentraciones de materia particulada se midieron utilizando monitores de calidad del aire basados ​​en la comunidad entre 1999 y 2016.


Medidas de resultado primarias

Los períodos a corto plazo de elevación de PM 2.5 se combinaron con el momento de los incrementos en los encuentros informados basados ​​en las visitas de atención médica para ALRI. La población se agrupó por rangos de edad (0-2, 2-17 y ≥18 años). Después de la estratificación por rango de edad, los odds ratios (OR) para ALRI se calcularon en función de las visitas de atención médica.


Resultados clave

La exposición a corto plazo a la elevada contaminación del aire de PM 2.5 se asoció con una mayor utilización de la asistencia sanitaria para la ALRI en niños pequeños, niños mayores y adultos.

Consultas para ALRI en los niños pequeños aumentaron dentro de 1 semana de elevación PM 2.5 , con otro pico después de 3 semanas. La OR acumulada de 28 días fue de 1,15 por aumento de 10 μg / m 3 en PM 2,5 (intervalo de confianza [IC] del 95%: 1,12-1,19). Se observaron probabilidades elevadas similares para ALRI para niños mayores.

También hubo aumentos en el virus sinucial respiratorio diagnosticado y confirmado por laboratorio (RSV) (especialmente en los niños pequeños) y las visitas relacionadas con la gripe (especialmente entre niños mayores y adultos) después de niveles elevados de PM 2.5 en el ambiente .

Implicaciones prácticas

El investigador principal, el Dr. Horne, mientras especulaba sobre la conexión entre PM 2.5 y ALRI, dijo lo siguiente: «La contaminación del aire en sí misma puede hacer que el cuerpo humano sea más susceptible a las infecciones o puede dañar la capacidad del cuerpo de combatir los agentes infecciosos. que PM 2.5 causa daño a las vías respiratorias para que un virus pueda causar una infección con éxito o que PM 2.5 dañe la respuesta inmune para que el cuerpo muestre una respuesta menos efectiva en la lucha contra la infección «.

Existen muchos métodos Naturopáticos para apoyar la función inmune en niños y adultos, incluido un hábito de por vida de consumir una dieta rica en fitoquímicos, basada en alimentos y completa. Varios estudios indican que la exposición a la contaminación del aire aumenta el estrés oxidativo y que la suplementación dietética puede desempeñar una función moduladora en el efecto agudo de los contaminantes del aire. Por ejemplo, un estudio sugirió que las vitaminas B pueden disminuir los efectos adversos de las partículas suspendidas en el aire en algunas personas. Otros nutrientes como la vitamina C, la vitamina E, la vitamina D y los ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (PUFA) han demostrado tener efectos protectores contra el daño inducido por partículas en ambientes contaminados con aire, y frutas y vegetales coloridos ricos en antioxidantes han mejorado la resiliencia en condiciones de asma.

Las afecciones pulmonares como el asma pueden empeorar o desencadenarse por partículas suspendidas en el aire. Los estudios observacionales sugieren que aquellos que consumen AGPI omega-3 tienen menos probabilidades de desarrollar asma. Los estudios preclínicos corroboran esta observación, que muestra que los PUFA omega-3 protegen contra los desencadenantes del asma, incluidos los virus y los alérgenos. Sin embargo, ningún estudio de intervención ha examinado el efecto de los ácidos grasos omega-3 en el riesgo de exacerbación del asma. Debe notarse que la suplementación con AGPI omega-3 solo puede aumentar la susceptibilidad al daño oxidativo. Por esta razón, se justifica la administración de suplementos con PUFA omega-3 en combinación con antioxidantes.

Puede haber otras explicaciones además de los efectos directos de las partículas en los pulmones para explicar la asociación entre el aumento de partículas en el aire y las infecciones pulmonares. Según Horne, el daño pulmonar inducido por la contaminación del aire «podría conducir a períodos más largos de síntomas de ALRI o síntomas más graves que requieren una mayor intensidad de atención médica para la persona infectada». También puede ser que los períodos de aumentos agudos en PM conduzcan a las personas a permanecer adentro más donde están en contacto más cercano con otras personas que portan agentes infecciosos y pueden transmitirles la infección «.

Como una extensión de estos pensamientos, más tiempo en el interior también puede contribuir a la producción insuficiente de vitamina D al reducir la exposición al sol. El reducido nivel de vitamina D también puede verse exacerbado por la contaminación del aire, que puede evitar que la radiación ultravioleta (UV) penetre en la atmósfera, lo que da como resultado un efecto neto similar del bajo nivel de vitamina D. Se ha realizado un ensayo de intervención reciente usando vitamina D en el asma, que encontró que la tasa de primera exacerbación se redujo en sujetos que demostraron un aumento en la vitamina D circulante después de la suplementación, sugiriendo la posibilidad de que la vitamina D proteja contra la contaminación del aire exacerbaciones inducidas.

La prevención de ALRI y la mejora de los síntomas se pueden lograr alertando al público sobre un aumento agudo en el nivel de PM 2.5 . Cuando esto ocurre, las personas pueden prevenir infecciones o disminuir la gravedad o duración de los síntomas de ALRI al reducir su exposición a la contaminación del aire. Por ejemplo, las personas pueden ser advertidas de estar más atentos para no tocarse la cara sin antes lavarse las manos, y participar en otras conductas preventivas que se sabe reducen el riesgo de infección.

Los beneficios potenciales para la salud y la economía del establecimiento de enfoques no farmacológicos (p. Ej., Exposiciones reducidas, consideraciones de higiene y suplementos dietéticos) para el manejo de la enfermedad son enormes. Se necesitan más estudios para determinar cómo varias combinaciones de nutrientes pueden minimizar el impacto de la materia particular transportada por el aire, especialmente PM 2.5 , en varios aspectos de la salud pulmonar.

Referencias
  1. American Thoracic Society. Brief exposure to tiny air pollution particles triggers childhood lung infections. https://www.eurekalert.org/pub_releases/2018-04/imc-bet041218.php. Published April 13, 2018. Accessed May 27, 2018.
  2. Romieu I, Castro-Giner F, Kunzli N, Sunyer J. Air pollution, oxidative stress and dietary supplementation: a review. Eur Respir J. 2008;31(1):179-197.
  3. Wood LG, Garg ML, Smart JM, Scott HA, Barker D, Gibson PG. Manipulating antioxidant intake in asthma: a randomized controlled trial. Am J Clin Nutr. 2012;96(3):534-543.
  4. Saedisomeolia A, Wood LG, Garg ML, Gibson PG, Wark PA. Anti-inflammatory effects of long-chain n-3 PUFA in rhinovirus-infected cultured airway epithelial cells. Br J Nutr. 2009;101(4):533-540.
  5. Wood LG, Hazlewood LC, Foster PS, Hansboro PM. Lyprinol reduces inflammation and improves lung function in a mouse model of allergic airways disease. Clin Exp Allergy. 2010;40(12):1785-1793.
  6. Thien FC, Woods RK, Abramson MJ. Dietary marine fatty acids (fish oil) for asthma in adults and children. Cochrane Database Syst Rev. 2002;(3):CD001283.
  7. Saedisomeolia A, Wood LG, Garg ML, Gibson PG, Wark PA. Supplementation of long chain n-3 polyunsaturated fatty acids increases utilization of lycopene in cultured airway epithelial cells. J Food Lipids. 2008;15(4):421-432.
  8. Hosseinpanah F, Pour SH, Heibatollahi M, Moghbel N, Asefzade S, Azizi F. The effects of air pollution on vitamin D status in healthy women: a cross sectional study. BMC Public Health. 2010;10:519.
  9. Castro M, King TS, Kunselman SJ, et al. Effect of vitamin D3 on asthma treatment failures in adults with symptomatic asthma and lower vitamin D levels: the VIDA randomized clinical trial. JAMA. 2014;311(20):2083-2091.
  10. Rice MB, Ljungman PL, Wilker EH, et al. Short-term exposure to air pollution and lung function in the Framingham Heart Study. Am J Respir Crit Care Med. 2013;188(11):1351-1357.