Endometriosis: enfoques Naturopáticos, por Evan McCarvill, Naturópata ND

¿Qué es la endometriosis?

El sistema reproductivo femenino es una cosa compleja. Y como tal, puede estar sujeto a ciertas complicaciones y trastornos que afectan la calidad de vida. La dismenorrea, o dolor durante la menstruación, es un problema común. Aunque no necesariamente es el caso, los síntomas como dismenorrea, sangrado abundante o irregular, dolor pélvico, dolor durante el ejercicio, dolor al orinar y / o defecar, así como hinchazón, náuseas y vómitos, pueden estar asociados con una determinada afección del sistema reproductivo femenino conocido como endometriosis.

La endometriosis ocurre cuando las células endometriales, que normalmente recubren la pared interna del útero, se desarrollan en lugares anormales en la cavidad pélvica, como en los ovarios, en las trompas de Falopio, en la vagina o en el cuello uterino. Estas células poseen los mismos receptores hormonales que las células endometriales normales, por lo que la endometriosis es un problema de salud dependiente de estrógenos que afecta a las mujeres en edad menstrual.

Las células responden al ciclo hormonal mensual normal, lo que resulta en una hemorragia interna microscópica, que a su vez conduce a la liberación de señales de células inflamatorias llamadas citoquinas y prostaglandinas, la formación de nuevos vasos sanguíneos e incluso la formación de fibroides. Así es como comienzan a ocurrir los síntomas mencionados anteriormente. Es de destacar que la condición por lo general disminuye con el inicio de la menopausia, debido a su naturaleza dependiente de los estrógenos.

Aunque normalmente no pone en peligro la vida, los síntomas físicos pueden ser graves y debilitantes en algunos casos, y la afección a menudo se asocia con infertilidad, con una incidencia de alrededor del 20-50% en mujeres infértiles.

Predominio

Se ha estimado que aproximadamente el 7-10% de la población femenina en general sufre de endometriosis, por lo que es un problema bastante común. De hecho, esta cifra puede ser una subestimación significativa, ya que un diagnóstico confirmado generalmente requiere una biopsia o visualización directa del útero a través de laparoscopia exploratoria. Por lo general, son las mujeres sometidas a cirugía o que son evaluadas por infertilidad quienes reciben este tipo de prueba.

Los síntomas varían en severidad. Alrededor de un tercio de las mujeres con endometriosis no tienen ningún síntoma. Por lo tanto, algunas mujeres pueden tener la afección sin descubrir durante años, y por lo tanto la incidencia real en la población puede ser mayor. La incidencia puede ser incluso del 80% en mujeres con dolor pélvico crónico inexplicado. Un estudio incluso demostró mediante laparoscopia que la endometriosis se podía encontrar en el 20-50% de las mujeres que no presentaban ninguno de los síntomas típicos. Parece haber un componente genético, ya que tiene diez veces más probabilidades de desarrollar endometriosis si lo tiene un familiar de primer grado.

Causalidad

Actualmente, las causas de la endometriosis son poco conocidas, aunque existen algunas hipótesis prominentes, incluida la noción de que la menstruación retrógrada (es decir, reflujo) a través de las trompas de Falopio transporta células endometriales viables y las deposita en los órganos pélvicos, donde conservan sus propiedades de células madre les permite sobrevivir y crecer en estos lugares inapropiados.

Sin embargo, aunque también se ha demostrado que la mayoría (90%) de las mujeres tienen menstruación retrógrada, indicada por la presencia de sangre en el líquido de sus cavidades abdominales, la mayoría de estas mujeres no tienen endometriosis, por lo que esta no es una explicación perfecta . Aun así, las condiciones que aumentan la menstruación retrógrada, como los defectos en las trompas de Falopio, también parecen aumentar el riesgo de endometriosis, por lo que todavía parece haber una conexión, incluso si es imperfecta.

Es probable que haya múltiples factores, tanto genéticos como ambientales, que están involucrados en la causalidad del problema de salud, que aún no se han dilucidado. Por ejemplo, algunas investigaciones sugieren que puede estar involucrada una respuesta inmune desequilibrada al tejido endometrial desplazado.

Riesgo y tratamiento convencional

Aquí hay algunos factores de riesgo para la endometriosis:

  • Antecedentes familiares de endometriosis;
  • Inicio temprano de la menstruación;
  • Ciclos menstruales cortos (menos de 27 días);
  • Larga duración del flujo menstrual (más de 7 días);
  • Sangrado abundante durante la menstruación;
  • Retraso en la maternidad, o no tener hijos;
  • Defectos en el útero o las trompas de Falopio.

A pesar de la elusividad de las causas de la endometriosis, a partir de ahora, el hecho de que las células responden a las hormonas se explota como el pilar del tratamiento médico. Por lo general, esto implica la supresión de los síntomas a través de la administración de hormonas, como las píldoras anticonceptivas orales (COCP) combinadas, o la extirpación quirúrgica de los implantes de tejidos ofensivos. Usualmente, la cirugía está reservada para los casos más severos. La endometriosis trae un mayor riesgo de cáncer de ovario epitelial, y se cree que los COCP pueden ayudar a proteger contra este riesgo.

Si bien la mayoría (hasta 95% en algunos estudios) experimenta alivio adecuado de los síntomas de las mujeres que se someten a tratamiento médico mediante la supresión hormonal de la ovulación, hasta la mitad de ellas tendrá un retorno de los síntomas dentro de los cinco años. Por lo tanto, para ayudar a respaldar aún más la calidad de vida, o para prevenir la recurrencia de la enfermedad, algunos enfoques naturales son dignos de consideración.

Intervención Naturopática

Como se describió anteriormente, el bajo nivel de sangrado interno que ocurre cuando los implantes de endometriosis responden al ciclo menstrual normal da como resultado la liberación de señales de células proinflamatorias llamadas citoquinas y prostaglandinas. Cuanto mayor es la señal proinflamatoria que resulta de tales compuestos en el cuerpo, mayores son los síntomas asociados de dolor y calambres. Por lo tanto, tomar medidas para reducir el nivel basal de inflamación crónica en el cuerpo puede ayudar a mitigar esto.

Enfoques dietéticos

Una forma básica de hacerlo es comer de acuerdo con una dieta desinflamatoria. Dicha dieta se basa principalmente en plantas, con énfasis en frutas, verduras, granos integrales, nueces, fibra y fuentes de ácidos grasos omega-3. La dieta tipo mediterránea, con su alta proporción de ácidos grasos omega-3 a ácidos grasos omega-6, es el patrón dietético más efectivo para reducir la inflamación. Además, dado que los azúcares y los carbohidratos refinados, como los de panes de harina blanca y las pastas, pueden promover un mayor estado inflamatorio en el cuerpo, una dieta desinflamatoria debe contener alimentos con una carga glucémica baja, enfatizando los alimentos naturales enteros como las frutas. vegetales, nueces, semillas y bayas (con alto contenido de flavonoides). Estos alimentos también tienden a ser fuentes ricas de fitonutrientes que tienen propiedades antioxidantes y desinflamatorias que pueden ayudar a calmar los desencadenantes inflamatorios.

En un estudio sobre la dieta mediterránea que incluyó 1500 hombres y 1500 mujeres, la mayor adherencia a la dieta dio como resultado reducciones significativas en los marcadores inflamatorios (en 20% niveles más bajos de PCR, 17% niveles más bajos de IL-6, 15% niveles más bajos de homocisteína, 14 % de recuentos de glóbulos blancos más bajos y niveles de fibrinógeno 6% más bajos), en comparación con aquellos con la menor adherencia.

En general se entiende que los ácidos grasos omega-6, comunes en la dieta occidental, son proinflamatorios para el cuerpo, mientras que los ácidos grasos omega-3 son desinflamatorios. Curiosamente, sin embargo, la investigación ha demostrado que los ácidos grasos omega-3 tienen efectos desinflamatorios solo cuando la dieta básica ya es muy alta en omega-6, como la típica dieta occidental. Entonces, realmente, no son ácidos grasos omega-6 o omega-3 que son proinflamatorios o desinflamatorios: más bien, es la relación entre estos dos grupos de ácidos grasos lo que es importante. Cuanto más cerca la relación es igual a 1: 1, más desinflamatoria es la dieta.


En los viejos tiempos, las personas comían más frutas y verduras, y así obtenían más fibra, carbohidratos más complejos y más ácidos grasos poliinsaturados, como los omega-3. La proporción entre omega-6 y omega-3 fue cercana a 1: 1, pero durante los últimos 150 años más o menos, la dieta occidental típica ahora tiene una proporción más cercana a 15: 1 o 20: 1 a favor de omega-6.

Los alimentos ricos en ácidos grasos omega-6, que deben evitarse o mitigarse en la dieta, incluyen la mayoría de la carne cultivada en fábrica, trigo, aceite de semilla de algodón, aceite de girasol, aceite de maíz, aceite de cártamo, semillas de calabaza, anacardos y nueces.

Los alimentos ricos en ácidos grasos omega-3, que deben estimularse en la dieta, incluyen carne orgánica de corral y carne de pastoreo; nueces; coles de Bruselas; coliflor; semilla de lino; sardinas; salmón; arenque; y anchoas.

Candida

Existe una afección potencialmente relacionada conocida como «síndrome de sobrecrecimiento de Candida». Esencialmente, se trata de un crecimiento excesivo desequilibrado de un tipo de levadura, generalmente Candida albicans, dentro de la diversidad, por lo demás saludable, de los microbios que viven en nuestros intestinos.

Si bien no hay una investigación sólida que haya hecho esta conexión de manera definitiva, varios practicantes han observado que algunos pacientes con endometriosis experimentan mejoría sintomática mientras están en un programa «anti-Candida». Esto generalmente implica restringir los carbohidratos y azúcares refinados en la dieta, de acuerdo con los principios dietéticos discutidos anteriormente, así como con los medicamentos antimicóticos, con receta médica o de otro tipo.

No está claro, con base en esta información, si un enfoque anti-Candida reduce directamente la endometriosis o si los beneficios son simplemente el resultado de una mejora general de la salud. De todos modos, vale la pena considerarlo.

Intervención herbológica

Tenga en cuenta: consulte a su proveedor de atención médica antes de comenzar cualquier programa que implique suplementos o terapias herbales, especialmente si ya está tomando medicamentos recetados, que pueden tener la posibilidad de interacciones.

En casos leves a moderados de endometriosis, el abordaje a base de hierbas tiene mucho que ofrecer. Las categorías de medicina herbaria que son relevantes incluyen lo siguiente.

Sautzgatillo: Conocida científicamente como Vitex agnus-castus, esta hierba normaliza las hormonas sexuales femeninas y la función de la glándula pituitaria. Tiende a regular positivamente la progesterona, mientras que regula el estrógeno. Es muy útil para los síntomas premenstruales, así como para reequilibrar la actividad hormonal después del uso de anticonceptivos orales.

Cohosh negro: Conocido científicamente como Cimicifuga racemosa(o Actea), esta hierba sirve como un relajante tónico uterino y como un normalizador de las hormonas femeninas, mostrando en estudios con ratas la capacidad de disminuir la hormona luteinizante (LH) sérica, que también es un objetivo en el tratamiento convencional de la endometriosis, así como la capacidad de unirse a los receptores de estrógeno. Compite con el estrógeno regular para unirse a los receptores, pero los une más débilmente que el estrógeno real. Por lo tanto, mitiga eficazmente cualquier estimulación de estrógeno excesiva que pueda estar contribuyendo a los síntomas. El cohosh negro es útil en casos de bochornos y síntomas del síndrome premenstrual, además de estar indicado para los síntomas de la endometriosis. Está contraindicado en caso de embarazo, lactancia y tumores dependientes de estrógenos.

Ñame: Conocida científicamente como Dioscorea villosa, esta hierba es una fuente de materia prima para la fabricación de hormonas anticonceptivas sintéticas y corticosteroides. Como tal, tiene naturalmente propiedades de normalización hormonal, espasmolítica y desinflamatoria. Está indicado en casos de dolores menstruales, dolores ováricos y uterinos, e incluso dolores de embarazo. Se deben evitar dosis grandes durante el embarazo, excepto bajo la supervisión de un profesional capacitado. También está contraindicado en caso de cáncer.

Conclusión

Si sufres de endometriosis, o si conoces a alguien que sí lo hace, espero que esto te haya ayudado a obtener una idea de la naturaleza del problema de salud y algunas de las opciones que tienes para prevenirla o manejarla.

Referencias

1.Lobo, R.A., et al. “Endometriosis: Etiology, pathology, diagnosis, management.” Chapter 19 in Comprehensive gynecology, 7th edition. Milton: Elsevier Canada, 2016, 968 p., ISBN 978-0-3233-2287-4.
2.Strathy, J.H., et al. “Endometriosis and infertility: A laparoscopic study of endometriosis among fertile and infertile women.” Fertility and Sterility, Vol. 38, No. 6 (1982): 667–672.
3.Verkauf, B.S. “Incidence, symptoms, and signs of endometriosis in fertile and infertile women.” The Journal of the Florida Medical Association, Vol. 74, No. 9 (1987): 671–675.
4.Wheeler, J.M. “Epidemiology of endometriosis-associated infertility.” The Journal of Reproductive Medicine, Vol. 34, No. 1 (1989): 41–46.
5.Buchweitz, O., et al. “The diagnostic dilemma of minimal and mild endometriosis under routine conditions.” The Journal of the American Association of Gynecologic Laparoscopists, Vol. 10, No. 1 (2003): 85–89.
6.Carter, J.E. “Combined hysteroscopic and laparoscopic findings in patients with chronic pelvic pain.” The Journal of the American Association of Gynecologic Laparoscopists, Vol. 2, No. 1 (1994): 43–47.
7.Williams, T.J., and J.H. Pratt. “Endometriosis in 1,000 consecutive celiotomies: Incidence and management.” American Journal of Obstetrics and Gynecology, Vol. 129, No. 3 (1977): 245–250.
8.Cramer, D.W. “Epidemiology of endometriosis.” Pages 5–22 in Wilson, E.A., editor. Endometriosis. New York: Alan R. Liss, 1987, 233 p., ISBN 978-0-8451-4229-5.
9.Liu, D.T., and A. Hitchcock. “Endometriosis: Its association with retrograde menstruation, dysmenorrhoea and tubal pathology.” British Journal of Obstetrics and Gynaecology, Vol. 93, No. 8 (1986): 859–862.
10.Modugno, F., et al. “Oral contraceptive use, reproductive history, and risk of epithelial ovarian cancer in women with and without endometriosis.” American Journal of Obstetrics and Gynecology, Vol. 191, No. 3 (2004): 733–740.
11.Chrysohoou, C., et al. “Adherence to the Mediterranean diet attenuates inflammation and coagulation process in healthy adults: The ATTICA Study.” Journal of the American College of Cardiology, Vol. 44, No. 1 (2004): 152–158.
12.Pischon, T., et al. “Habitual dietary intake of omega-3 and omega-6 fatty acids in relation to inflammatory markers among US men and women.” Circulation, Vol. 108, No. 2 (2003): 155–160.
13.Crook, W.G. The yeast connection and the woman. Jackson: Square One; Reprint edition, 2007, 304 p., ISBN 978-0-7570-0058-4.