Desencadenantes de los problemas de salud autoinmunes, por Amanda Hegnauer, Naturópata ND

Se han identificado alrededor de 80 a 100 enfermedades autoinmunes diferentes, y al menos 40 enfermedades más pueden tener una base autoinmune. Los Institutos Nacionales de Salud (NIH) estiman que aproximadamente 23.5 millones de estadounidenses sufren de autoinmunidad, mientras que la estimación de la Asociación Estadounidense de Enfermedades Relacionadas con Autoinmunidad es más de 50 millones. La diferencia se debe a que el número NIH solo incluye 24 enfermedades con buenos estudios epidemiológicos detrás de ellas. Según la Oficina de Salud de la Mujer del Departamento de Salud y Servicios Humanos, los trastornos relacionados con autoinmunidad superaron a todos los demás en una lista de los 10 temas de salud más populares entre las personas que llamaron al Centro Nacional de Información sobre la Salud de la Mujer. Un trastorno del sistema inmune puede asociarse con una actividad anormalmente baja o con una hiperactividad del sistema inmunitario. Las enfermedades de inmunodeficiencia disminuyen la capacidad del cuerpo para combatir a los invasores, causando vulnerabilidad a las infecciones. En casos de hiperactividad, el cuerpo ataca y daña sus propios tejidos. En respuesta a un desencadenante desconocido, el sistema inmune puede comenzar a producir anticuerpos que atacan los propios tejidos del cuerpo en lugar de combatir las infecciones. Los ejemplos comunes de enfermedades autoinmunes incluyen la artritis reumatoide, el lupus eritematoso sistémico y la enfermedad inflamatoria intestinal.

¿Qué desencadena estas enfermedades? ¿En qué momento el cuerpo decide que hoy es el día en que los anticuerpos brotan y atacan? ¿Es un desencadenante específico, o se debe a factores estresantes fisiológicos y / o psicológicos acumulados durante un período de tiempo? Considere la base de la Naturopatía que todo el mundo es un individuo. Para algunos, quizás, existe ese disparador; para otros, la enfermedad resulta de capa tras capa de factores estresantes que pueden culminar en la ruptura del intestino que conduce a la activación del sistema inmune y un brote. Los desencadenantes comunes incluyen el estrés, la genética y los alimentos, especialmente los que contienen gluten o lácteos, y el grupo de plantas solanáceas. Las preocupaciones adicionales a considerar incluyen toxinas y desórdenes intestinales.


GENÉTICA

La enfermedad celíaca es un ejemplo clásico de una enfermedad autoinmune que involucra un desencadenante de alimentos y un componente genético. En la enfermedad celíaca, el cuerpo lanza una respuesta inmune en el intestino a una proteína que se encuentra en el gluten de trigo. La variación genética en los genes del antígeno leucocitario humano (HLA) (en el cromosoma 6) predispone a la enfermedad celíaca; estos genes son reguladores clave del sistema inmune. Los científicos han detectado varias variantes genéticas que predisponen a una persona a enfermedades autoinmunes. Algunas de estas variantes se encuentran dentro de los genes que influyen en órganos específicos, mientras que otras están dentro del grupo HLA en el cromosoma 6 que afectan a todo el sistema inmunitario. La psoriasis, por ejemplo, ha sido identificada como que tiene numerosos grupos dentro de la «región de control» del sistema inmune global en el cromosoma 6. Al distinguir la predisposición relevante, el tratamiento de la enfermedad autoinmune puede incluir la supresión de un amplificador específico. 


NUTRICIÓN

Los alimentos que pueden dañar el intestino a través de una reacción inflamatoria incluyen lácteos, granos que contienen gluten, azúcares y las solanáceas, entre otros. La caseína, la principal proteína que se encuentra en la leche y otros productos lácteos, también puede desencadenar la inflamación en muchas personas. Una alternativa más segura para algunos pacientes con trastornos autoinmunes son los productos lácteos fermentados, como el yogur entero o el kéfir alimentados con pasto. Muchas personas con problemas autoinmunes ya evitan el gluten pero aún consumen granos como el maíz, la avena y el arroz. Aunque esta es una decisión bien intencionada, estos granos también pueden causar reacciones en muchas personas. Los alimentos vegetales de la familia solanaceas, que incluyen tomates, pimientos, patatas, berenjenas y algunas especias, contienen alcaloides que también son capaces de promover una respuesta inflamatoria en algunas personas.

El azúcar, incluidos el agave y otras formas orgánicas, también afecta la respuesta inmune. En un estudio, 10 personas sanas fueron evaluadas por los niveles de glucosa en sangre en ayunas y el índice fagocítico de neutrófilos, que mide la capacidad de las células inmunes para envolver y destruir invasores como el cáncer. Este pequeño estudio reveló que al ingerir 100 gramos (24 cucharaditas) de carbohidratos de glucosa, sacarosa, miel o jugo de naranja, la capacidad de los neutrófilos para engullir bacterias disminuyó significativamente; los neutrófilos se «paralizaron»3.


PREOCUPACIONES INTESTINALES

En el pasado, me he referido al intestino como el centro de nuestro universo. Considere más pruebas que respalden esta noción … La mayoría del sistema inmune reside en lo que se conoce como el microbioma, la colección de microbios que reside en el cuerpo humano. Este es un ecosistema sofisticado que consiste en trillones de colonias bacterianas. Aunque estos microbios se encuentran en todas las partes del cuerpo que están expuestas al medio ambiente (por ejemplo, la boca, la piel, la vagina), la mayoría de ellos residen en el intestino, donde los nutrientes están en constante suministro. El microbioma controla no solo el sistema inmune sino también el cerebro, las hormonas y la expresión genética.

La patología se produce cuando el microbioma está comprometido. El aumento de la permeabilidad del revestimiento del intestino, también conocido como «intestino permeable», predispone a la autoinmunidad. Un intestino permeable puede ser causado por factores desencadenantes como la sensibilidad a los alimentos, una afección autoinmune (p. Ej., Anticuerpos que atacan el revestimiento intestinal) o medicamentos que alteran el revestimiento intestinal, como los esteroides. El sobrecrecimiento bacteriano del intestino delgado, o SIBO, ocurre cuando las bacterias normales en el microbioma se extienden desde el intestino grueso (donde pertenecen) al intestino delgado. Esto también puede conducir a una serie de condiciones autoinmunes localizadas, como IBS postinfeccioso y reflujo ácido. La SIBO crónica también puede dañar el intestino, de manera que las proteínas alimentarias no digeridas y las endotoxinas bacterianas pueden pasar a través del revestimiento intestinal protector, lo que aumenta el riesgo de una reacción autoinmune en cualquier parte del cuerpo. 

FACTORES AMBIENTALES

La autoinmunidad generalmente no produce síntomas clínicos a menos que un evento adicional como un factor ambiental induzca su expresión. Muchos factores ambientales diferentes pueden afectar el sistema inmune de una manera que desencadena la autoinmunidad. A través del mimetismo molecular, por ejemplo, las infecciones bacterianas, parasitarias o víricas pueden inducir y agravar enfermedades autoinmunes. Los ejemplos incluyen el vínculo entre el lupus y la infección por el virus de Epstein Barr, y el vínculo entre los trastornos neuropsiquiátricos autoinmunes pediátricos y la infección estreptocócica . Otros desencadenantes de reacciones autoinmunes incluyen exposiciones ocupacionales y otras exposiciones químicas. 


ESTRÉS

Sé que has escuchado: «Nunca me he sentido bien desde …» La gente conoce sus cuerpos lo suficientemente bien como para identificar con frecuencia la fecha precisa en la que comenzaron a declinar. Esto es brillante; sin embargo, ¿qué ha ocurrido años antes? ¿Qué los llevó a esta fecha exacta? Como he discutido anteriormente, la etiología de las enfermedades autoinmunes es multifactorial; factores genéticos, hormonales, ambientales e inmunológicos pueden desempeñar un papel en su desarrollo. Al mismo tiempo, se cree que la aparición de al menos la mitad de todos los trastornos autoinmunes se debe a «factores desencadenantes desconocidos».

El estrés, tanto físico como psicológico, ha sido implicado en la patogénesis de la enfermedad autoinmune. Muchos estudios también han encontrado que hasta el 80% de los pacientes con enfermedades autoinmunes informaron un estrés emocional inusualmente alto antes del inicio de su enfermedad. El estrés no solo promueve la enfermedad, sino que también puede causar un estrés profundo en el paciente, creando un círculo vicioso.

Considere el posible papel del estrés psicológico y de las hormonas relacionadas con el estrés en el desarrollo de enfermedades autoinmunes. Se cree que las hormonas neuroendocrinas desencadenadas por el estrés promueven la desregulación inmune, que finalmente conduce a la autoinmunidad al regular positivamente la producción de citoquinas. El tratamiento de la enfermedad autoinmune debe abarcar el manejo del estrés, incluida la intervención conductual, para ayudar a mantener el equilibrio inmunitario.


RESUMEN

Como los factores desencadenantes de la enfermedad autoinmune varían, el tratamiento también variará, según el diagnóstico de trabajo. La filosofía Naturopática básica sirve como una base ideal para un enfoque individualizado. Centrarse en la inflamación y las brechas en la base nutricional es el comienzo perfecto para obtener resultados duraderos. Trabajar estrechamente con su paciente a medida que los síntomas disminuyen y fluyen es muy importante, ya que la enfermedad crónica cambia junto con su protocolo. Y recuerde que el tratamiento psicológico es tan importante como el tratamiento fisiológico.

Referencias
  1. American Autoimmune Related Diseases Association, Inc. Autoimmune Statistics. AARDA Web site. http://www.aarda.org/autoimmune-information/autoimmune-statistics/. Accessed October 1, 2015.
  2. GB HealthWatch. Autoimmune Diseases: Genes and Triggers. Available at: http://www.gbhealthwatch.com/HotTopic-Autoimmune-Genes-Trigger.php. Accessed October 1, 2015.
  3. Sanchez A, Reeser JL, Lau HS, et al. Role of sugars in human neutrophilic phagocytosis. Am J Clin Nutr. 1973;26(11):1180-1184.
  4. American Microbiome Institute. Introduction to the Human Microbiome. 2015. Available at: http://www.microbiomeinstitute.org/humanmicrobiome/. Accessed October 1, 2015.
  5. Campbell AW. The Gut, Intestinal Permeability, and Autoimmunity. Alternative Therapies. 2015;21(1):6-7.
  6. Rodríguez LA, Ruigómez A. Increased risk of irritable bowel syndrome after bacterial gastroenteritis: cohort study. BMJ. 1999;318(7183):565-566.
  7. Kim KM, Kim BT, Lee DJ, et al. Erosive esophagitis may be related to small intestinal bacterial overgrowth. Scand J Gastroenterol. 2012;47(5):493-498.
  8. Lauritano EC, Valenza V, Sparano L, et al. Small intestinal bacterial overgrowth and intestinal permeability. Scand J Gastroenterol. 2010;45(9):1131-1132.
  9. Molina V, Shoenfeld Y. Infection, vaccines and other environmental triggers of autoimmunity. Autoimmunity. 2005;38(3):235-245.
  10. Stojanovich L, Marisavljevich D. Stress as a trigger of autoimmune disease. Autoimmune Rev. 2008;7(3):209-213.
Fuente: ndnr