Resveratrol: descubriendo los beneficios para la salud del vino tinto, por Erica Nikiforuk, Naturópata ND

Resveratrol: el compuesto antienvejecimiento en el vino tinto

El resveratrol es un fitonutriente y antioxidante importante que se produce naturalmente en la piel de las uvas rojas, los cacahuetes y algunas bayas, y se promociona como el compuesto promotor de la salud que se encuentra en el vino tinto. En los últimos años, la investigación del resveratrol se ha disparado. Se han escrito más de 1,000 artículos de investigación para examinar los beneficios para la salud de este compuesto vegetal en los últimos dos años solamente. Los potentes antioxidantes y efectos antienvejecimiento del resveratrol lo han convertido en un candidato principal para su uso como un suplemento dietético, así como también en un agente popular para uso tópico. El resveratrol ha demostrado efectos beneficiosos en una amplia gama de objetivos, y hay buena evidencia con respecto a los efectos sobre los sistemas circulatorio, endocrino, esquelético y nervioso, y algunos beneficios preliminares sobre la salud reproductiva y el embarazo. El resveratrol también está siendo ampliamente investigado por su capacidad para prevenir y tratar el cáncer. En este articulo, examinaremos críticamente la investigación para evaluar la base de evidencia actual para el uso del resveratrol como compuesto antienvejecimiento, así como sus efectos en la prevención de las dos enfermedades más comunes del envejecimiento: las enfermedades cardiovasculares y el cáncer. Por último, evaluaremos evidencia preliminar para el uso de resveratrol para mejorar los resultados de fertilidad en mujeres con PCOS u obesidad, así como en mujeres mayores que están tratando de concebir.

El interés inicial en la investigación del resveratrol fue provocado por la paradoja francesa, es decir, la observación de que las personas en ciertas partes de Francia tenían una incidencia relativamente baja de enfermedad coronaria a pesar de una alta ingesta dietética de grasas saturadas. ¿Qué fue lo que, según los científicos, prevenía la inflamación y el daño vascular y prolongaba la vida de los franceses? A principios de la década de 1990, se sugirió que el resveratrol era el eslabón perdido, y surgieron estudios epidemiológicos que sugerían que una ingesta moderada de vino, en particular vino tinto, reducía el riesgo de enfermedad cardiovascular y mortalidad. Los estudios in vitro basados ​​en laboratorio apoyaron esta hipótesis, mostrando que el resveratrol podría de hecho inhibir los procesos implicados en el desarrollo de la aterosclerosis o placas arteriales, incluida la agregación de plaquetas dentro de los vasos sanguíneos y el daño oxidativo del colesterol LDL. Un mecanismo plausible para la cardioprotección nació. Desde entonces, se ha llevado a cabo un número cada vez mayor de estudios tanto in vitro como in vivo, buscando descubrir el mecanismo por el cual el resveratrol puede retrasar el proceso de envejecimiento.

A través de tales estudios, se ha descubierto que el resveratrol posee una serie de propiedades clave que le permiten prevenir cambios relacionados con la edad en el cuerpo. Por ejemplo, el resveratrol posee fuertes capacidades antioxidantes, protegiendo a las células de los efectos nocivos de las especies reactivas de oxígeno. El resveratrol protege el ADN dentro de las células al aumentar la actividad de la telomerasa, una enzima que protege los extremos de las cadenas de ADN, llamadas telómeros, del proceso de acortamiento gradual que normalmente ocurre como parte del proceso de envejecimiento; este proceso expone las cadenas de ADN a daños a lo largo del tiempo e inhibe la expresión genética apropiada de la célula. El resveratrol también protege las mitocondrias, la fuente de energía de la célula. Su acción desinflamatoria  y la capacidad de afectar la expresión de ciertos genes de longevidad también son cruciales para su mecanismo de acción protector y antienvejecimiento.

Debido a esta gran variedad de actividad biológica, el resveratrol puede afectar a muchos tejidos y sistemas de órganos diferentes. En un modelo de ratón alimentado con el equivalente humano de 30 mg de resveratrol por día, se observaron varios cambios protectores en el corazón, el cerebro y el músculo esquelético a lo largo del tiempo. También se han demostrado efectos neuroprotectores,  junto con efectos beneficiosos sobre la memoria y la cognición. Se ha demostrado que el resveratrol actúa como un modulador selectivo del receptor de estrógenos. En un modelo de rata de la menopausia, se ha demostrado que previene la pérdida ósea en un grado comparable con la terapia de reemplazo hormonal (HRT), mientras se evitan los efectos adversos sobre el sistema cardiovascular y el útero (a diferencia de HRT).

Aunque todavía no se ha demostrado que alargue la vida útil, el resveratrol muestra resultados prometedores en la prevención de cambios relacionados con la edad a nivel celular, como los asociados con la expresión genética y la protección del ADN. Debido a tales efectos, el resveratrol puede prevenir o retrasar la progresión de ciertas enfermedades relacionadas con la edad, como la enfermedad de Alzheimer, la osteoporosis, las enfermedades cardiovasculares e incluso el cáncer. Se requieren estudios adicionales en humanos para determinar la dosis, forma y duración más efectivas del uso de resveratrol. Ahora vamos a centrar nuestra atención en el papel del resveratrol en afecciones específicas, incluidas la fertilidad, la salud cardiovascular y el cáncer.

Resveratrol y Fertilidad

Hasta ahora, hemos descrito la base del resveratrol como un compuesto antienvejecimiento. Como es bien sabido, la fertilidad disminuye con la edad, y parece que este proceso puede acelerarse por la presencia de daño oxidativo. Por lo tanto, en lo que respecta a la fertilidad, el resveratrol puede tener un papel en la preservación de la fertilidad, la protección de óvulos inmaduros u ovocitos, y potencialmente extender los años fértiles.

La disminución de la fertilidad femenina comienza en los primeros 30 años de una mujer. De hecho, la edad cronológica de una mujer a menudo se cita como el factor más importante para predecir el potencial reproductivo de una pareja. La edad de una mujer afectará tanto la cantidad de ovocitos (huevos inmaduros que esperan ser liberados) como la calidad de los huevos. Mientras que las tecnologías de reproducción asistida (ART) como la fertilización in vitro (FIV) a menudo pueden aumentar el número de óvulos disponibles para fertilizar mediante la inducción de la «superovulación», existen pocas intervenciones que puedan afectar favorablemente la calidad de los óvulos. Como tal, la mala calidad del ovulo a menudo dificulta la capacidad de la pareja para concebir.

Cada mujer nace  con un número determinado de ovulos; están ubicados en cada uno de sus ovarios y son arrestados en mitad del desarrollo al nacer. Durante 10 a 15 años hasta la pubertad, estos óvulos inmaduros permanecerán quiescentes, hasta que una cascada hormonal indique su crecimiento, ovulación o atresia (proceso de descomposición normal). Durante este prolongado período de espera, los ovulos inmaduros son susceptibles al daño causado por la acumulación de radicales libres. El daño a las mitocondrias, la telomerasa y las mutaciones en el ADN afecta la calidad del ovulo y las posibilidades de concebir de una mujer, ya que dificultan la capacidad del ovulo para sobrevivir y crecer. Como se describí anteriormente, el resveratrol desempeña un papel en la protección de las células del daño oxidativo mediante la activación de genes antienvejecimiento, la protección de la función mitocondrial y la mejora de la actividad de la telomerasa. Varios estudios en animales han resaltado la potencial capacidad del resveratrol para impactar favorablemente la calidad y la cantidad del ovulo.

Un estudio de 2013 se llevó a cabo en ratones para evaluar si el resveratrol podría proteger a los ovocitos del daño causado por los radicales libres. Dado el mecanismo plausible, los investigadores se preguntaron si el resveratrol podría mantener la calidad de los ovocitos a lo largo del tiempo, prolongando así los años reproductivos. Los resultados fueron muy impresionantes y proporcionaron evidencia de un efecto de ahorro de fertilidad del resveratrol en el ratón hembra. Los ratones a los que se les había administrado resveratrol mantuvieron un mayor grupo de folículos que sus controles de la misma edad.

Además, la actividad de la telomerasa y la expresión génica en los ovarios de los ratones que recibieron resveratrol se parecía a la de los ratones más jóvenes, lo que indica que el resveratrol fue capaz de ralentizar el proceso de envejecimiento en los ovarios y preservar la calidad de los ovocitos. Un segundo estudio en animales mostró resultados similares, con animales tratados con resveratrol manteniendo un mayor número de ovocitos en el grupo folicular. Por lo tanto, ambos estudios demostraron que el tratamiento con resveratrol puede influir favorablemente tanto en la calidad como en la cantidad de ovocitos y extender la vida reproductiva en roedores. Cabe señalar que, aunque estos resultados parecen muy prometedores, existe la necesidad de confirmar estos efectos en humanos, ya que la aplicabilidad para extender el período reproductivo humano aún no se ha determinado.

Una segunda condición común que afecta la fertilidad es el síndrome de ovario poliquístico (PCOS). Un estudio recientemente publicado evaluó si el resveratrol podría pactar los folículos de mujeres que sufren PCOS o la infertilidad relacionada con la obesidad que se sometieron a la FIV. En mujeres con obesidad y / o PCOS, se proponen niveles elevados de estrés oxidativo como un factor importante que contribuye a la infertilidad. Por ejemplo, estas mujeres tienen niveles elevados de colesterol LDL oxidado (es decir LDL dañado), que circula a través del cuerpo y posteriormente daña varias células y tejidos. En el ovario, altos niveles de daño de LDL oxidado desarrollan folículos, lo que puede reducir las posibilidades de ovulación. De hecho, en estas mujeres, los niveles de LDL oxidado fueron aproximadamente el doble y se encontró que se correlacionaban negativamente con el éxito de los resultados de FIV.

El estudio pasó a evaluar si el resveratrol podría proteger las células de la granulosa (las células que rodean y nutren al ovocito) de los efectos dañinos del LDL oxidado. En presencia de LDL oxidado, el folículo tenía menos probabilidades de sobrevivir. Sin embargo, cuando las células de la granulosa se expusieron al resveratrol, los marcadores de estrés oxidativo se redujeron significativamente y las células pudieron sobrevivir mejor. En conjunto, el estudio destaca el papel potencial del resveratrol en la reducción del estrés oxidativo en el ovario, mejorando así los resultados de fertilidad para las mujeres que sufren de infertilidad relacionada con el PCOS o la obesidad. Los futuros ensayos en humanos pueden ayudar a comprender mejor el alcance de los beneficios y los posibles efectos transgeneracionales del uso de resveratrol para mejorar los resultados de fertilidad.

Resveratrol y síndrome metabólico: factores de riesgo cardiovascular

El síndrome metabólico se define como una constelación de factores de riesgo que de forma independiente y colectiva contribuyen al desarrollo de la enfermedad cardiovascular, la diabetes y la mortalidad temprana. Este grupo de afecciones conocidas como síndrome metabólico incluye: obesidad central, hipertensión, niveles elevados de azúcar en sangre en ayunas y perfiles pobres de colesterol. Incluso la presencia de anomalías límite de estos factores se considera un criterio para el síndrome metabólico. El síndrome metabólico actualmente afecta aproximadamente al 25% de la población de América del Norte. La inflamación y el estrés oxidativo se asocian clásicamente con estas afecciones. Dadas sus demostradas propiedades Desinflamatorias y antioxidantes, el resveratrol es un candidato de interés principal como intervención dietética para esta epidemia.

Con base en la observación de la paradoja francesa, el papel del resveratrol como un agente cardioprotector parece altamente plausible. Además, el conjunto de pruebas acumuladas es altamente sugestivo de que el resveratrol no solo es capaz de apagar los radicales libres y modular la inflamación, sino que también puede inhibir la acumulación de grasa en el hígado, mejorar la función endotelial (función de los vasos sanguíneos), benefician los perfiles de colesterol, y mejoran la resistencia a la insulina (prediabetes). En numerosos ensayos en animales, se ha demostrado que el resveratrol disminuye significativamente la inflamación y mejora los parámetros de la salud vascular. El resveratrol mejoró la elasticidad aórtica, mantuvo la salud del endotelio vascular (revestimiento de los vasos sanguíneos), mejoró la sensibilidad a la insulina y protegió las células hepáticas.

Un estudio de individuos con diabetes mellitus tipo 2 fue diseñado para determinar el impacto del uso de resveratrol junto con medicamentos orales para la diabetes. Si bien ambos grupos en el estudio continuaron tomando su medicamento hipoglucemiante, a solo un grupo se le administró resveratrol, a una dosis de 250 mg / día. Este estudio demostró un beneficio estadísticamente significativo del resveratrol en varios marcadores de salud cardiovascular. En particular, hubo mejoras significativas en la sensibilidad a la insulina, junto con reducciones en la presión arterial sistólica y los niveles de colesterol total. Este estudio destaca un papel novedoso para el resveratrol en la reducción del riesgo cardiovascular junto con los agentes hipoglucemiantes orales en la diabetes tipo 2. Del mismo modo, los beneficios de la suplementación de resveratrol en la presión arterial y la resistencia a la insulina se replicaron en un segundo estudio de hombres obesos con intolerancia a la glucosa, usando una dosis de 150 mg / d. Además, este estudio notó una disminución en los marcadores inflamatorios y una disminución de la acumulación de grasa en el hígado después de un mes de uso de resveratrol.

Se han documentado beneficios adicionales en estudios de pacientes con angina, en los que la administración de 20 mg de resveratrol durante 60 días produjo una disminución significativa de la proteína C reactiva (PCR), un marcador de inflamación y una mejor calidad de vida;  así como también en fumadores, donde se demostró que la suplementación con 500 mg de resveratrol aumenta significativamente el estado antioxidante total, disminuye la PCR y mejora el perfil de colesterol.

No todos los estudios en humanos, sin embargo, han estado de acuerdo. En un estudio de sujetos obesos con control de glucosa normal, 500 mg de resveratrol no mostraron ningún beneficio adicional sobre la sensibilidad a la insulina o la composición corporal, cuestionando el uso de resveratrol en humanos con buen control glucémico (azúcar en sangre). Además, otro estudio que se llevó a cabo para examinar los efectos de los suplementos de resveratrol cuando se combina con el ejercicio arrojó resultados inesperados. Un grupo de hombres mayores previamente inactivos pero por lo demás sanos fueron instruidos para participar en ejercicios de alta intensidad por un período de ocho semanas. La mitad de los participantes del estudio se suplementó con resveratrol y la otra mitad recibió un placebo. Al final del estudio, el grupo de hombres que no recibió resveratrol mostró mejoras notables en numerosos parámetros de la salud cardiovascular, incluyendo reducciones en la presión sanguínea y cambios favorables en los perfiles de lípidos en sangre. En el grupo que recibió resveratrol, estos beneficios no se observaron. [Una posible explicación para estos resultados inesperados es que, en los últimos dos estudios mencionados, el resveratrol se administró a personas sanas. Sería difícil mostrar beneficios adicionales a la glucosa en sangre, por ejemplo, si los sujetos ya tienen glucosa normal. Por lo tanto, se argumenta que los resultados de las poblaciones no saludables no se pueden generalizar a las personas sanas sin riesgo de resultados engañosos.

En general, debe recordarse que la gran mayoría de la evidencia apunta hacia un potente papel cardioprotector y antidiabético del resveratrol en humanos. Se ha demostrado que dosis bajas de resveratrol (10-30 mg / d) tienen un impacto favorable en la acción del corazón, mientras que una dosis de 90 mg / d ha demostrado tener acción desinflamatoria. en humanos. Por su acción antidiabética o sensibilizante a la insulina, se ha estudiado una dosis más alta de resveratrol (150-250 mg / d).

Resveratrol y Cáncer

Ahora hemos examinado el papel del resveratrol en el envejecimiento, la fertilidad y la salud cardiovascular. En la sección final de este artículo, examinaremos cómo actúa el resveratrol para prevenir la aparición del cáncer y posiblemente retrasar su progresión.

El resveratrol está mostrando una gran promesa en el área de tratamiento y prevención del cáncer. Numerosos estudios in vitro, de animales y humanos se han llevado a cabo hasta la fecha, y han demostrado un efecto beneficioso del resveratrol contra varios tipos de cáncer, incluidos los cánceres de mama, piel, pulmón, leucemia, vejiga y colorrectal. La evidencia sugiere que el resveratrol no solo es un agente quimiopreventivo, protege las células del daño del ADN asociado con el envejecimiento, sino que también puede inhibir la progresión del cáncer e incluso mejorar los resultados del tratamiento cuando se combina con ciertos agentes quimioterapéuticos convencionales. Se ha demostrado que el resveratrol afecta las tres etapas discretas de la carcinogénesis: iniciación, promoción y progresión. El mecanismo de su efecto anticanceroso se atribuye a su actividad desinflamatoria y su capacidad directa para modular las vías de transducción de señales dentro de la célula, lo que afecta lo siguiente: división celular y crecimiento; apoptosis (inducir la muerte celular normal); angiogénesis (inhibición del desarrollo de nuevos vasos sanguíneos que alimentan células tumorales); y metástasis (inhibición de la diseminación a distancia de las células cancerosas).  Además, el resveratrol puede bloquear una hormona llamada factor de crecimiento similar a la insulina (IGF-1), que induce cánceres relacionados con la obesidad, como cáncer de mama y de próstata. Debido a que la causa del cáncer es multifactorial, los agentes anticancerígenos efectivos deben actuar a través de varios mecanismos anticancerosos, como se observó con el resveratrol.

Algunas de las mejores pruebas para el papel del resveratrol en el tratamiento y la prevención del cáncer provienen del área del cáncer colorrectal. El cáncer colorrectal es el tercer cáncer más comúnmente diagnosticado en los hombres, y el segundo más común en las mujeres. A pesar de una progresión lenta y las medidas de detección en su lugar, el cáncer colorrectal sigue teniendo un mal pronóstico para muchos. Las recomendaciones generales de dieta y estilo de vida para reducir el riesgo de desarrollar cáncer colorrectal incluyen limitar la ingesta de carne roja y productos cárnicos procesados, evitar las altas temperaturas al cocinar carne, evitar el alcohol y el humo del cigarrillo, mantener un peso saludable e incorporar actividad física regular. Junto con estas intervenciones dietéticas y de estilo de vida, el cáncer colorrectal es una condición ideal para atacar con agentes quimiopreventivos específicos, dado su largo estadio precanceroso.

En un estudio in vitro de células de cáncer de colon de humanos, se demostró que el resveratrol induce la muerte de células tumorales (apoptosis) y reduce consistentemente el número de células cancerosas viables. De manera importante, cuando se combinó con el agente quimioterapéutico 5-fluorouracilo (5-FU), el resveratrol y el 5-FU demostraron un efecto sinérgico en la supresión del crecimiento tumoral y en la inducción de la apoptosis de las células de cáncer de colon. Este hallazgo único demuestra el papel del resveratrol no solo como un agente protector contra la progresión del cáncer, sino también como un quimiosensibilizador: un agente que permite que los medicamentos contra el cáncer funcionen con mayor eficacia. Otro estudio en pacientes con cáncer colorrectal encontró que la administración de suplementos de 500 mg / d o 1000 mg / día durante ocho días antes del tratamiento quirúrgico fue capaz de reducir la proliferación de células tumorales como se refleja en la tinción de Ki-67.

Los resultados del estudio actual, junto con los numerosos otros estudios realizados en una amplia gama de líneas celulares de cáncer, han destacado constantemente el papel del resveratrol en la inhibición de la proliferación de las células cancerosas y la tumorigénesis. El uso potencial de este antioxidante tanto en la prevención del cáncer como en el tratamiento del cáncer activo, junto con los agentes quimioterapéuticos, es un campo apasionante de investigación en curso.

Conclusión

En conclusión, este artículo ha revisado los principales beneficios para la salud del resveratrol, el compuesto antioxidante que se encuentra en la piel de las uvas rojas y el vino tinto. Sus efectos incluyen actividades antioxidantes, desinflamatorias, antiaging, anticancerígenas, hepatoprotectoras y cardioprotectoras. En las últimas décadas, el resveratrol ha recibido una atención creciente en la literatura científica, en gran parte debido a la observación de la paradoja francesa. Ahora está bien establecido que el resveratrol puede retrasar el envejecimiento celular mediante una variedad de mecanismos complejos, incluidos los antioxidantes y los efectos protectores del ADN.

Varios estudios preliminares en animales y humanos han resaltado el uso potencial del resveratrol en parejas que están tratando de concebir. Los datos preliminares sugieren que el resveratrol puede tener un papel protector en el desarrollo de folículos que están expuestos a mayores cantidades de estrés oxidativo, ya sea debido al proceso natural de envejecimiento, o debido a la obesidad o PCOS. En cuanto a su efecto sobre la salud metabólica, se ha demostrado que el resveratrol reduce el daño inflamatorio y oxidativo en el sistema cardiovascular, protege contra la enfermedad del hígado graso no alcohólico y mejora los perfiles lipídicos. El efecto del resveratrol sobre el control glucémico y en combinación con el ejercicio ha sido cuestionado; sin embargo, la mayor parte de la evidencia indica beneficio cuando se usa en poblaciones con enfermedad clínica. El resveratrol actúa como agente quimiopreventivo y anticancerígeno mediante la inducción de genes antitumorales, mediante la regulación del ciclo celular y mediante la reducción del daño oxidativo y la inflamación. El resveratrol sigue siendo un compuesto de alto interés científico y muchos ensayos clínicos que investigan sus numerosos beneficios están actualmente en curso.

Referencias
  1. Bishayee, A.. “Cancer prevention and treatment with resveratrol: from rodent studies to clinical trials”. Cancer Prevention Research Vol. 2, No. 5 (2009): 409–418.
  2. Raederstorff, D., I. Kunz, and J. Schwager. “Resveratrol, from experimental data to nutritional evidence: the emergence of a new food ingredient”. Annals of the New York Academy of Sciences Vol. 1290 (2013): 136–141.
  3. Bai, T., D.S. Dong, and L. Pei. “Resveratrol mitigates isoflurane-induced neuroapoptosis by inhibiting the activation of the Akt-regulated mitochondrial apoptotic signaling pathway”. International Journal of Molecular Medicine Vol. 32, No. 4 (2013): 819–826.
  4. Liu, M., et al. “Resveratrol protects against age-associated infertility in mice”. Human Reproduction Vol. 28, No. 3 (2013): 707–717.
  5. Olesen, J., et al. “Role of PGC-1α in exercise training- and resveratrol-induced prevention of age-associated inflammation”. Experimental Gerontology Vol. 48, No. 11 (2013): 1274–1284.
  6. Das, DK., S. Mukherjee, and D. Ray. “Erratum to: Resveratrol and red wine, healthy heart and longevity”. Heart Failure Reviews Vol. 16, No. 4 (2011): 425–435.
  7. Barger, J.L., et al. “A low dose of dietary resveratrol partially mimics caloric restriction and retards aging parameters in mice”. PLoS One Vol. 3, No. 6 (2008): e2264.
  8. Mobasheri, A. and M. Shakibaei. “Osteogenic effects of resveratrol in vitro: potential for the prevention and treatment of osteoporosis”. Annals of the New York Academy of Sciences Vol. 1290 (2013): 59–66.
  9. Wong, R.H., et al. “Evidence for circulatory benefits of resveratrol in humans”. Annals of the New York Academy of Sciences Vol. 1290 (2013): 52–58.
  10. Zhao, H., et al. “Long-term resveratrol treatment prevents ovariectomy-induced osteopenia in rats without hyperplastic effects on the uterus”. The British Journal of Nutrition 2013 Sep 30: 1–11. [Epub ahead of print]
  11. Matin, S.L., T.M. Hardy, and T.O. Tollefsbol. “Medicinal chemistry of the epigenetic diet and caloric restriction”. Current Medicinal Chemistry Vol. 20, No. 32 (2013): 4050–4059.
  12. Kong, X.X., et al. “Resveratrol, an effective regulator of ovarian development and oocyte apoptosis”. Journal of Endocrinological Investigation Vol. 34, No. 11 (2011): e374–e381.
  13. Baek, S.H., et al. “Creation of resveratrol-enriched rice for the treatment of metabolic syndrome and related diseases”. PLoS One Vol. 8, No. 3 (2013): e57930.
  14. Pérez-Torres, I., et al. “Hibiscus sabdariffa Linnaeus (Malvaceae), curcumin and resveratrol as alternative medicinal agents against metabolic syndrome”. Cardiovascular & Hematological Agents in Medicinal Chemistry Vol. 11, No. 1 (2013): 25–37.
  15. Bhatt, J.K., S. Thomas, and M.J. Nanjan. “Resveratrol supplementation improves glycemic control in type 2 diabetes mellitus”. Nutrition Research Vol. 32, No. 7 (2012): 537–541.
  16. Pearson, K.J., et al. “Resveratrol delays age-related deterioration and mimics transcriptional aspects of dietary restriction without extending life span”. Cell Metabolism Vol. 8, No. 2 (2008): 157–168.
  17. Militaru, C., et al. “Oral resveratrol and calcium fructoborate supplementation in subjects with stable angina pectoris: effects on lipid profiles, inflammation markers, and quality of life”. Nutrition Vol. 29, No. 1 (2013): 178–183.
  18. Bo, S., et al. “Anti-inflammatory and antioxidant effects of resveratrol in healthy smokers a randomized, double-blind, placebo-controlled, cross-over trial”. Current Medicinal Chemistry Vol. 20, No. 10 (2013): 1323–1331.
  19. Poulsen, M.M., et al. “High-dose resveratrol supplementation in obese men: an investigator-initiated, randomized, placebo-controlled clinical trial of substrate metabolism, insulin sensitivity, and body composition”. Diabetes Vol. 62, No. 4 (2013): 1186–1195.
  20. Gliemann, L., et al. “Resveratrol blunts the positive effects of exercise training on cardiovascular health in aged men”. The Journal of Physiology Vol. 591, No. 20 (2013): 5047–5059.
  21. Smoliga, J.M., E.S. Colombo, and M.J. Campen. “A healthier approach to clinical trials evaluating resveratrol for primary prevention of age‐related diseases in healthy populations”. Aging (Albany NY) Vol. 5, No. 7 (2013): 495–506.
  22. Qiao, H., et al. “Antitumor effects of naturally occurring oligomeric resveratrol derivatives”. FASEB Journal Vol. 27, No. 11 (2013): 4561–4571.
  23. Temraz, S., D. Mukherji, and A. Shamseddine. “Potential targets for colorectal cancer prevention”. International Journal of Molecular Sciences Vol. 14, No. 9 (2013): 17279–17303.
  24. Gescher, A., W.P. Steward, and K. Brown. “Resveratrol in the management of human cancer: how strong is the clinical evidence?” Annals of the New York Academy of Sciences Vol. 1290 (2013): 12–20.
  25. Kumazaki, M., et al. “Anti-cancer effects of naturally occurring compounds through modulation of signal transduction and miRNA expression in human colon cancer cells”. The Journal of Nutritional Biochemistry Vol. 24, No. 11 (2013): 1849–1858.
  26. Patel, K.R., et al. “Clinical pharmacology of resveratrol and its metabolites in colorectal cancer patients”. Cancer Research Vol. 70, No. 19 (2010): 7392–7399.