La espelta; por Angel Perera, Profesional Naturópata Colegiado

¿Qué es la espelta?

Hoy en día, se ha puesto de moda un cereal nuevo -que no es nuevo si no muy viejo-, la gente lo busca en vez del trigo, pero exactamente no sabe que es.

En español también se llama espelta o escanda, en italiano «farro», en alemán «Dinkel», en inglés «Spelt» y en francés «Epele»

Hablemos:

La espelta, también llamada trigo salvaje, es una antepasada del trigo y es considerada como el cereal que origina toda la gran familia del trigo blando que desde hace milenios provee a la humanidad de uno de sus principales alimentos.

Los primeros testimonios sobre el cultivo de la espelta se remontan a 7.000 años antes de Cristo, lo que confirma que este cereal ha acompañado las primeras experiencias agrícolas del ser humano. En la antigua Roma, por ejemplo, El Farro (espelta) constituía el cereal base con el que se elaboraban panes, hogazas, pasteles, sopas, etc.

Actualmente podemos encontrar dos variedades de espelta, una llamada espelta de grano pequeño que se encuentra en zonas secas y montañosas y otra de grano grande adaptada a climas duros, húmedos y fríos.Las regiones donde se produce son la Borgoña, la Provenzal, la Alsacia y al Este de Europa. En España, la espelta se ha cultivado hasta principios del siglo pasado en zona del Norte.

La espelta desarrolla durante la fase de crecimiento una cascarilla gruesa que la protege totalmente de cualquier tipo de polución atmosférica. Además responde negativamente a los estímulos provocados por los tratamientos químicos, lo que la convierte en un excelente producto para la agricultura ecológica.

Constituye un excelente alimento antiestrés debido a su alto contenido en magnesio (0.15%), diez veces más que cualquier variedad de trigo, favoreciendo con ello el sueño.

La espelta es mucho más rica en proteínas que el trigo (tasa de trigo 11,5% frente al 15% de la espelta, aunque contiene más porcentaje de gluten que el trigo es mucho más tolerado por aquellas personas con dificultades de asimilación digestiva al gluten. Esto es debido a que por su propia naturaleza, la espelta no ha sufrido ningún tipo de proceso de hidratación o manipulación.

La espelta puede ser degustada de diferentes formas y recetas y actualmente puede encontrarse en grano, harina, sémola, cuscús, biscotes, galletas, patés, cerveza, pasta italiana, «tortitas», bases de pizza, copos y panes.

Debido a su excelente sabor, la espelta se utiliza en grano como si fuera arroz sin el inconveniente de engancharse al recipiente durante la cocción (en la preparación se deja en remojo durante 1 hora). La harina de espelta responde fácilmente a la panificación.

RESUMIENDO :

Debido a que el trigo convencional, durante muchos cientos de años, ha sido muy hibridado y manipulado para buscar rendimiento en las cosechas, se ha llegado a un punto en que la calidad nutritiva y organoléptica del mismo se ha deteriorado tanto que prácticamente no lleva nutrientes, cuesta mucho digerir, acidifica mucho el cuerpo y además es una fuente de alergias.

Por eso se ha recuperado la espelta, que lleva muchos más nutrientes, es mucho más sabrosa y además se digiere mucho mejor.

Cabe resaltar que lleva gluten, o sea que quien tenga problemas de celiaquía, no puede tomar.

Fuente: Biosfera