La glándula tiroides, abordaje Naturopático

Desde que Oprah decidió que no podía perder peso debido a su glándula tiroides, todas las mujeres con problemas de pérdida de peso han estado exigiendo que se analicen sus hormonas tiroideas. La mayoría de las veces, estos niveles regresan dentro del rango «normal» en las pruebas de laboratorio convencionales, lo que lleva a una gran frustración. A todos nos gustaría culpar a un problema endocrino por el muro que golpeamos alrededor de los 35 cuando en realidad tenemos que empezar a prestar atención a lo que estamos comiendo. El truco es averiguar cuándo los problemas de pérdida de peso pueden atribuirse a un trastorno hipotiroideo, cuando en realidad se trata de cambios necesarios en el estilo de vida y cuando se trata de una combinación de ambos.

Para empezar, repasemos la anatomía y fisiología de la glándula tiroides. Los niveles de hormona tiroidea en nuestros sistemas determinan nuestra temperatura corporal, nuestra tasa metabólica basal (metabolismo), la rapidez con que se mueve la digestión, la facilidad con la que transformamos los alimentos en energía y la facilidad con la que podemos gastar esa energía. Cuando los niveles de tiroides en nuestro cuerpo comienzan a bajar, la parte hipofisaria anterior de nuestro cerebro le indica a la glándula tiroides que produzca más hormona tiroidea. Esta señalización se produce utilizando la hormona TSH, que es la hormona medida en la prueba de laboratorio más común utilizada para evaluar la salud de la tiroides. Cuando la tiroides no puede producir más hormona tiroidea, el nivel de TSH continúa aumentando. Si las hormonas tiroideas reales fueran evaluadas en este punto, saldrían bajas.

Siempre que su médico evalúe la glándula tiroides, siempre pida no solo la TSH, sino también los niveles «libres» de T3 y T4 (las dos hormonas tiroideas medibles). La razón de las muchas pruebas: los niveles de TSH de muchas mujeres regresarán dentro del rango «normal» cuando sus hormonas tiroideas regresen bajas. Esta es una situación muy común que nunca se descubre porque normalmente solo se prueba el nivel de TSH. Esta situación ilustra el punto al que volvemos una y otra vez en la discusión sobre las hormonas: todas las personas son diferentes y únicas en su química y muchos de nosotros no encajamos en los rangos «normales» de las pruebas de laboratorio convencionales.

Entonces, ¿qué hacer si sientes que tu metabolismo se está volviendo lento, se seca la piel, se cae el cabello, comienza el estreñimiento y simplemente no te sientes como tú? Solicite las pruebas anteriores a su PCP o al Naturópata de su vecindario. Si de hecho se le diagnostica un trastorno hipotiroideo, tiene un par de opciones para el tratamiento. Los médicos convencionales prescriben casi exclusivamente levotiroxina o levoxilo, que es una versión sintética de T4 (una de las hormonas tiroideas). El problema potencial con este medicamento es que la T4 es en forma activa de la hormona tiroidea, lo que significa que el cuerpo tiene que tomarlo y convertirlo a T3, la forma activa de la hormona tiroidea que es utilizable en el metabolismo. Muchas personas con trastorno de hipotiroidismo no pueden hacer esta conversión correctamente. Esto es lo que sucede que alguien complementado con hormona tiroidea puede tener un nivel de TSH normal, pero en realidad ser bajo medicado y todavía tiene todos los signos y síntomas de hipotiroidismo: ellos no son la conversión de la T4 en T3.

Resulta que, como todos los problemas de salud, el hipotiroidismo no puede tratarse de forma aislada. Es decir, su glándula tiroides no se va al sur de la nada un día. Hay una gran cantidad de pasos que conducen a la disfunción tiroidea, que incluyen opciones de mala nutrición, fatiga suprarrenal (vea Cortisol, estrés y las glándulas suprarrenales) y defectos genéticos que inhiben la capacidad del cuerpo para procesar vitaminas B (más sobre «Defectos de metilación» en el boletín del próximo mes). La prescripción de la hormona tiroidea no borra todos estos problemas preexistentes y, por lo tanto, no debemos sorprendernos cuando la suplementación de la tiroides no es 100% efectiva.

Desde un punto de vista Naturopático, el tratamiento de la tiroides se ve muy diferente al de la medicina. Las opciones de tratamiento van desde la Levotiroxina convencional, a la Naturethroid más natural, a las hierbas y vitaminas que apoyan la función tiroidea. El plan de tratamiento se selecciona en función de muchos factores que incluyen la extensión de la disfunción tiroidea, la cantidad de estrés en la vida de la persona y la eficiencia con la que procesan dicho estrés y la capacidad genética para incorporar B (cofactores importantes para la función tiroidea) en la bioquímica. Nuevamente volvemos a la premisa fundamental de la Naturopatía de que cada persona es única y, por lo tanto, debe ser tratada de manera única.