Un Naturópata es un profesional completo per se, y no necesita otras marcas que no hacen más que confundir a la ciudadanía.

Profesionalidad, esfuerzo, reciclaje, eliminar lo que hacemos mal, no tratar de meternos en lo que no nos compete, salir a la calle y acercarnos a la ciudadanía, explicarle cómo recuperar su salud, autogestionarla para alcanzar bienestar y calidad de vida; como puede ser un sujeto activo en la promoción de la salud y en la educación para la salud. Y en definitiva, cómo puede distinguir entre lo que es un Naturópata y lo que no es.

Todo los esfuerzos que hagamos son pocos para dar visibilidad a nuestra profesión Naturopática . Este año la campaña identitaria «Es hora de gritar bien fuerte Soy PROFRESIONAL NATUROPATA» está teniendo un notable exito por lo que nos sentimos orgullos@s de ser Naturópatas, y que la sociedad tome buena nota de todo lo que podemos aportar. Que nos conozca, que sepa nuestros ámbitos de actuación y que la ciudadanía esté informada de los beneficios de la Naturopatía para la salud, bienestar y calidad de vida.

Orgullos@ de ser Naturópata, orgullos@ de ver cada más unida la Profesión Naturopática, donde cada vez se superan las diferencias y divisiones, por muy grandes y profundas que sean que sean, en definitiva una Naturopatía que avanza hablando un solo idioma. Una Profesión Naturopática que crece cada día , una Naturopatía que sabe lo que hace a partir de lo que era y de lo que no era proyectada hacia el futuro.

Por ello, la Naturopatía es nuestra marca, somos Naturópatas y estamos orgullos@s de serlo, un Naturópata es un profesional completo per se, y no necesita otras marcas que no hacen más que confundir a la ciudadanía. Nadie puede más que todos juntos, y el sentido común y la razón está poniendo a la Naturopatía en su sitio.