La Organización Colegial Naturopática recuerda la vida y obra de Kneipp por sus aportaciones al desarrollo teórico y práctico de la ciencia Naturopática

Hoy 17 de mayo se cumple el 196 aniversario del nacimiento de Sebastian Kneipp, por lo que desde la Organización Colegial Naturopática queremos hacer memoria de su vida y obra, y de sus aportaciones al desarrollo teórico y práctico de la ciencia Naturopática.

Sebastian Kneipp, uno de los pioneros de la Naturopatía, de origen alemán, nació el 17 de mayo de 1821 en Stephansried, Alemania y murió el 17 de junio de 1897 en Wörishofen). Crece en una familia humilde de tejedores en Stephansried, cerca de Múnich. A los 24 años, siendo estudiante de teología, presentaba continuas hemoptisis y enfermo de una grave tuberculosis, siendo desahuciado. En esos días, en una biblioteca de Munich, pudo leer un texto de Johann Siegmud Hahn, y encontrar su enfermedad, a la vez, comprendió los beneficios del agua fría presentados en el libro.

Sigue los consejos de salud, y junto a otros monjes que lo ayudaron, se sumergió en el agua fría del Danubio, y luego abrigaba su cuerpo. Realizaba esta operación varias veces seguidas, por varios días a la semana, al poco tiempo se sanó y recuperó completamente su vitalidad contra todo pronóstico médico, llegando a vivir 50 años más de lo dicho por los especialistas.

Con el correr de los años se ordena sacerdote, y es enviado como párroco a distintos pueblos y ciudades hasta llegar a Wörishofen, como confesor en el Monasterio de las Dominicas. En ese lugar empieza a utilizar el agua para tratar problemas respiratorios, arritmia, de insomnio, nerviosos e incluso dolencias del alma y el espíritu.

El Método de Kneipp se basa en:

– La salud es el equilibrio de las funciones orgánicas y por el contrario la enfermedad es el desequilibrio de las mismas.

– Los principios de la vida: la luz, el calor, el aire y las materias asimilables, se hallan al alcance de todo el mundo.

– La higiene natural nos enseña como se puede resistir los cambios de temperatura y los sufrimientos físicos y morales sin grandes perjuicios, y sobre todo como se pueden aprovechar los principios vitales.

– Lo que no es natural propende a destruir la naturaleza. Lo que propende a destruir la vida no es, evidentemente, apto para favorecerla; por tanto las materias que entorpecen o destruyen los órganos no pueden considerarse como bienhechoras.

– Como la sangre forma todo el organismo, cuando es de buena calidad constituye una gran ventaja para el cuerpo; pero si es mala entonces el organismo puede compararse a un árbol sembrado en tierra estéril.

– La función más importante de la economía humana y condición indispensable para la conservación de la salud es la circulación normal y regular de la sangre.

– Uno de los efectos del baño frío es el de fortalecer los organismos débiles y darle renovada actividad, ya que el agua, aplicada inteligentemente, no roba calor al cuerpo sino que mantiene y estimula el calor natural.

– En la alimentación han de tenerse en cuenta los siguientes procederes:

  • No comer demasiado aprisa
  • No comer manjares demasiado calientes o excesivamente fríos
  • No comer en exceso
  • Comer solamente aquellos alimentos y bebidas que nos proporciona la tierra de una manera natural
– El ejercicio físico son tonificantes y de inmenso beneficio para la conservación de la salud; regulariza la circulación sanguínea, vigoriza y endurece el cuerpo y atrae a la piel los malos humores que circulan en la sangre para luego expulsarlos a través de los poros.

– Las hierbas, también llamadas yuyos, poseen extraordinarias propiedades salutiferas que en todos los tiempos han servido al hombre para el cuidado de la salud.

– El punto esencial en el sistema de Kneipp es el tratamiento general juiciosamente regulado, secundado por los tratamientos locales especiales.

Sebastian Kneipp también tiene su importancia en la historia de la Naturopatía porque fue el que trato con sus Métodos Naturales de Salud a Benedict Lust cuando contrajo tuberculosis. Benedict Lust, estando en Estados Unidos contrajo un proceso de tuberculosis lo cual le hizo que regresara a Alemania, de donde era originario, y conoció a Sebastian Kneipp quien le aplico sus técnicas Naturopáticas recuperando así su salud y volviendo a Estados Unidos, donde fundaría la Naturopatía.

Obras editadas en español

  • Mi testamento terapéutico
  • Mi cura de agua, farmacopea y vademecum
  • Cómo habéis de vivir: Método de salud
  • Método de hidroterapia
  • El botiquin de farmacopea casera;las plantas medicinales más eficaces