La Comunicación Didáctica en la Intervención Naturopática

«Recuerde que no basta con decir una cosa correcta en el lugar correcto, es mejor todavía pensar en no decir algo incorrecto en un momento tentador.» (Benjamin Franklin). Como profesionales Naturópatas, la manera en la que nos expresamos es muy importante, ya que es la herramienta que nos ayuda a hacernos entender y dar las pautas a seguir por parte de nuestros salutantes.

El pensamiento es la actividad y creación de la mente, que funciona mediante imágenes y conceptos, a la hora de expresar dichas imágenes y conceptos es cuando podemos encontrarnos con algunos problemas, ya que la idea, la hemos concebido nosotros y no sabemos que estructuras lógicas sigue la mente del salutante, por lo que hacernos entender con claridad, de forma eficiente y didáctica, no es algo fácil.

¿Qué relaciones podemos encontrar entre el pensamiento y el lenguaje?

  • El pensamiento no sólo se refleja en el lenguaje, sino que lo determina. 
  • El lenguaje precisa del pensamiento. 
  • El lenguaje transmite los conceptos, juicios y raciocinios del pensamiento. 
  • El pensamiento se conserva y se fija a través del lenguaje. 
  • El lenguaje ayuda al pensamiento a hacerse cada vez más concreto. 
  • El pensamiento es la pasión del ser racional, del que procura descubrir hasta lo más mínimo y lo convierte en un conocimiento. 
  • El pensamiento involucra una estructura conocida como «la estructura del pensamiento». 
  • El lenguaje es simplemente un manejo de símbolos (dígase codificación), el pensamiento es un acondicionador del lenguaje. 
  • El pensamiento es el límite a la acción inconsciente, generada en la mayoría de los casos por mensajes errados o mal interpretados. 

Las formas del lenguaje se basan en el pensamiento, sin embargo estas no tienen una relación de paralelismo, sino que son mutuamente dependientes. La comunicación desde un punto de vista general es el mecanismo por el cual las relaciones humanas existen y se desarrollan. La educación es un tipo de comunicación que pone en contacto a dos personas con intencionalidad perfectiva. Para Leperlier (1994) la comunicación no es solamente una transmisión de informaciones entre dos inteligencias, sino también una comprensión afectiva y empática del otro. Exponemos a continuación distintas definiciones sobre el concepto de comunicación didáctica.

Para Peterssen (1976) la comunicación didáctica es un modo de encuentro profesional entre docente y discente (persona que recibe la enseñanza), así como la capacidad de implicación personal del educador y educando en su proceso de formación.

Titone (1986) considera el proceso de enseñanza-aprendizaje como esencialmente interactivo, dialéctico, en el que se entrelaza el análisis del lenguaje del docente con el discente, no como segmentos separables, sino como momentos de un único proceso comunicativo.

Para Medina (1988) la comunicación didáctica es una «co-implicación existencial y social» que se establece entre los agentes del proceso educativo, determinada por el escenario del aula, centro y entorno, la biografía y las expectativas de aquellos y de la comunidad escolar, mediante el empleo del código verbal y los signos no verbales, para conseguir la formación integral de los alumnos.

Cano y Lledó (1990) definen la interacción/comunicación como las influencias conscientes y semiconscientes entre los sujetos que viven un espacio común.

Zabala (1995) considera el proceso instructivo como el conjunto de interacciones basadas en la actividad conjunta de los alumnos y del profesorado, que encuentran fundamento en la zona de desarrollo próximo, que, por consiguiente, ven la enseñanza como un proceso de construcción compartida de significados orientados hacia la autonomía del alumno.

Si a continuación, cambiamos el concepto de profesor o docente por profesional Naturópata, el de alumno o discente por salutante y el de aula por consulta, podremos entender mejor la importancia de nuestra labor, ya que nuestro objetivo es enseñar al salutante la autogestión de su salud.

Podemos detallar algunas características de la comunicación didáctica:

  • Carácter interpersonal, dado que sin la presencia de personas, la comunicación no es posible. 
  • Intencionalidad perfectiva, esta intencionalidad debe ser al menos bidireccional por parte del profesional Naturópata y del salutante. 
  • Participación, debe existir un compromiso espontáneo de participación e intercambio para así poder asimilarlos y ver que por ambas partes se están entendiendo bien los conceptos. 
  • Feed-back, aunque se incluye en el punto anterior, tiene tanta importancia que debemos ponerlo como un punto más. Este punto nos ayuda a hacer corrección de los errores de entendimiento, así como el reajuste de las actitudes personales y hacer una percepción más ajustada de la realidad. 
  • Carácter prescriptivo, Los objetivos, los contenidos, las personas, el espacio, el tiempo… son componentes de la comunicación impuestos. 
  • Debe existir un nivel intermedio entre la espontaneidad y la formalización, dado que no nos podemos dejar llevar por el entusiasmo ni implicarnos demasiado con el salutante, siempre debemos tener nuestro trasnfondo científico y profesional combinado con la empatía necesaria. 
  • Bidireccional, el emisor se convierte en receptor y éste en emisor. 
  • El lenguaje ha de adaptarse al de los salutantes, debemos tener en cuenta el nivel cultural de la persona que viene a la consulta, de nada sirve usar palabras técnicas si el salutante no va a tener la capacidad de entenderte. 
Bibliografía:

  1. Ciencias Psicosociales Aplicadas a la Naturopatía. Manuel Navarro Lara.
  2. Curso de La Comunicación Didáctica en la Intervención Naturopática. Laura Passage
  3. http://rodas.us.es/file/ed60c2a2-ee9e-666a-188d189a4ffe9042/1/capitulo5_SCORM.zip/pagina_02.htm