Estado de animo e intestino permeable: De la ciencia ficción a la realidad científica; por Peter Bongiorno ND

Los trastornos de ansiedad son los más comunes de las enfermedades psiquiátricas en los Estados Unidos, aproximadamente el 30% de los estadounidenses experimentan síntomas relacionados con la ansiedad durante su vida, y el 18% tiene un trastorno de ansiedad. De acuerdo con Centers for Disease Control (CDC), el 9,1% de la población actualmente cumple con los criterios para la depresión.

La evidencia muestra que los trastornos intestinales a menudo se correlacionan con un mal estado de ánimo. De hecho, un 20% de los pacientes con trastornos funcionales del intestino tales como el síndrome del intestino irritable (IBS) tienen enfermedad psiquiátrica diagnosticable.Casi un tercio de los pacientes con IBS se han encontrado que tienen ansiedad o depresión.


IBS es real?

En las últimas décadas, los profesionales de la Naturopatía se han referido al diagnóstico no oficial de “síndrome de intestino permeable” para describir una conexión fundamental entre la mala digestión y la enfermedad inflamatoria. Si bien la permeabilidad intestinal anormal está bastante bien reconocida (aka leaky gut) en la comunidad Naturopática, la biomedicina convencional ha rechazado este concepto en los últimos años, que calificó de “no probado” y el trabajo de “pseudo-científicos.” De hecho, en 2013 , el Servicio Nacional de Salud de Inglaterra resume el sentimiento de la corriente principal de la medicina respecto del intestino permeable, de la siguiente manera:


“Hay poca evidencia para apoyar esta teoría … Si bien es cierto que ciertos factores pueden hacer que el intestino sea más permeable, esto probablemente no conduce a nada más que a una leve inflamación temporal de un área del intestino … Algunos científicos y escépticos [sic] creen que las personas que promueven el ‘síndrome de intestino permeable’ están o equivocada y leen demasiada teoría, o están engañando deliberadamente al público haciendo dinero con los ‘tratamientos’ que venden “.

Aún hay más, el resumen continúa ridiculizando la naturopatía en general:

En general, es conveniente mirar  los sitios web ‘holísticos’ » salud natural con escepticismo [sic] – no asuma que la información que proporcionan es correcta o basada en hechos científicos o pruebas.”

Si bien esto esto es un pensamiento en la mayor parte del mundo de la medicina, esta opinión parece ir en contra de la investigación médica. la información emergente sugiere que el síndrome de intestino permeable es de hecho muy real y es un fuerte contribuyente a la enfermedad, incluyendo trastornos del estado de ánimo.

Alergia a Alimentos / Sensibilidad e intestino permeable – La Evidencia

Manifestaciones neurológicas en pacientes con enfermedad celíaca establecida han sido reportados desde 1966. Sin embargo, no fue hasta 30 años después el que la sensibilidad al gluten fue mostrado por primera vez como una manifestación únicamente como disfunción neurológica, tales como neuropatías inexplicables y ataxia.

Mientras la celíaca es una enfermedad mediada por anticuerpos que afecta a 1% de la población y se caracteriza generalmente por quejas gastrointestinales, sensibilidad al gluten pueden ser más sutil en la reacción, a menudo sin problemas gastrointestinales manifiestos, que  en su lugar se manifiesta como disfunción neurológica extra-intestinal y síntomas psiquiátricos. En los pacientes celíacos, el triptófano puede ser especialmente vulnerables a la mala absorción. Las reducciones en triptófano en el fluido espinal se ha demostrado que aumentan después de 1 año en una dieta libre de gluten. 


La sensibilidad al gluten puede ser aún más causante de la enfermedad psiquiátrica que la enfermedad celíaca manifiesta. La sensibilidad al gluten ocurrir 6 veces más como la enfermedad celíaca y no lo hace generalmente presente con los anticuerpos de degradación de las vellosidades o anticuerpos celíacos. Lo más interesante, un estudio mostró la retirada del gluten produce una mayor mejoría en los síntomas intestinales en la no-celíaca, los pacientes sensibles al gluten que en los pacientes con enfermedad celíaca (75% vs 64,7%, respectivamente).

Cualquier alimento al que una persona en particular es sensible puede provocar respuestas relacionadas con el sistema inmune en el tracto digestivo, provocando cascadas inflamatorias en todo el cuerpo. Los factores estresantes también aumentará la probabilidad de la respuesta inmune a los alimentos mediante la disminución de la respuesta parasimpática y la correcta producción enzimática.Estado bajo de  enzimas digestivas conduce a una incapacidad para digerir los alimentos , que puede resultar en macromoléculas no digeridos que violan la barrera intestinal. Esto, a su vez, puede provocar respuestas inflamatorias a través del tejido linfoide mucosa- y asociado al intestino (MALT y GALT).

Las respuestas inflamatorias intestinales inducida por fugas en el intestino durante un largo período de tiempo pondrá en peligro significativamente tanto los mecanismos de reparación de la estructura como del tracto digestivo. Bajo este fuego inflamatorio, uniones estrechas, conocidas para mantener las células gastrointestinales (GI) juntas, comienzan a desmoronarse. Cuando estas estructuras se rompen, el material en el lumen del tracto GI tiene un mayor acceso a la corriente sanguínea. Esto se conoce con el término de “permeabilidad intestinal” o lo que muchos médicos y pacientes ilustrados simplemente llaman “intestino permeable”.

Las partículas que escapan del tracto digestivo pueden viajar a otras partes del cuerpo y provocar efectos inflamatorios a nivel general, lo que contribuye a la enfermedad. Si alguien tiene una predisposición (genética o epigenética) a una enfermedad en particular, su intestino permeable y la inflamación que acompaña puede aumentar la probabilidad de que esta enfermedad se manifieste. Por ejemplo, en un individuo propenso a problemas del corazón, la inflamación en las arterias coronarias contribuirá a la disfunción endotelial y la obstrucción. En una persona predispuesta a las condiciones autoinmunes como la artritis reumatoide, la inflamación puede fomentar articulaciones desfiguradas y dolorosas.

Del intestino permeable y trastornos del humor

De un modo similar, las personas con trastornos del estado de ánimo pueden tener una mayor tendencia a tener inflamación del cerebro. Cuando el intestino permeable y la inflamación intestinal están presentes, las partículas filtradas intracelularmente en el torrente sanguíneo entran en el sistema portal hepático y estimulan la regulación positiva de las células de Kupffer hepáticas, provocando de este modo la inflamación microglial en el cerebro; esto puede resultar en la degeneración del cerebro y los cambios en el estado de ánimo. Zonas perivasculares del cerebro, tales como el hipotálamo y el sistema límbico, son especialmente vulnerables a la inflamación y contribuyen a la “conducta de enfermedad” (anhedonia, fatiga, etc). La probabilidad de que esta cascada de eventos se de se ha demostrado ser mucho mayor con el intestino permeable que cuando la barrera intestinal está intacto.

Un estudio midió las concentraciones séricas de anticuerpos IgM e IgG contra el lipopolisacárido (LPS) de las bacterias intestinales gram negativas en pacientes con fatiga crónica. La positividad para estos anticuerpos sirve efectivamente como un marcador de una situación de intestino permeable. Cuarenta y uno de estos pacientes se les dio una “dieta intestino permeable” (es decir, bajo en carbohidratos, y leche- y libre de gluten) y prescrito suplementos anti-inflamatorias y anti-oxidantes naturales como la glutamina, N-acetilcisteína, y zinc . Después de un promedio de 10 a 14 meses, 24 de los 41 pacientes mostraron una mejoría significativa clínica o la remisión en el estado de ánimo y la fatiga, así como la normalización de las respuestas de IgA e IgM. El autor ha sugerido que la respuesta inflamatoria de la translocación de bacterias crea una cascada inflamatoria que contribuyó a una “conducta de enfermedad” que puede manifestarse como una enfermedad psiquiátrica. Un estudio por el mismo grupo de unos años más tarde en 112 pacientes con depresión mayor encontró que IgM en suero y IgA contra LPS capas de estos comensales fueron significativamente mayores en los pacientes con depresión crónica que en los controles. 15 estudios previos en animales han demostrado también la presencia de LPS pueden causar también comportamientos similares a la ansiedad, incluyendo el comportamiento exploratorio reducido y las interacciones sociales.

Hay varias maneras como el cuerpo revela niveles de inflamación aumentado. Estos pueden incluir la presencia de enfermedades de la piel (erupciones cutáneas, eczema, psoriasis, rosácea, etc.) o ser más interna (tales como enfermedades autoinmunes, cánceres, enfermedades cardiovasculares, salud mental, y enfermedades inflamatorias del intestino). Las pruebas de laboratorio (por ejemplo, altos niveles de ESR, CRP, homocisteína, y / o marcadores autoinmunes (por ejemplo, ANA, anticuerpos anti-tiroides, y marcadores celíacos) también pueden señalar a la inflamación.

Intervención Naturopática para mejorar el  intestino permeable y del estado de ánimo:

  1. Meditación / Relajación / trabajo mente-cuerpo: Ayuda a incrementar la respuesta parasimpática y la circulación de apoyo al tracto GI
  2. Sueño: Ocho horas de sueño y acostarse a las 23:00 como muy tarde ayuda al equilibrio de la función inmune.
  3. Ejercicio: Al menos 3 veces a la semana durante 30 minutos ayuda a quemar las hormonas del estrés, calma el sistema nervioso, y desarrolla los músculos para soportar la sensibilidad a la insulina, lo que disminuye la insulina, que es pro-inflamatorio
  4. Dieta: centrarse en los alimentos anti-inflamatorios y la dieta mediterránea: pescados, verduras, frutos secos crudos y semillas, y mucha fibra. Evitar productos lácteos, gluten y los alimentos cocinados a altas temperaturas (fritos, al carbón, etc).
  5. Suplementos: Ayuda a reducir la inflamación y sanar un intestino permeable: El aceite de pescado: Al menos 1,000 mg EPA / 800 mg DHA para los efectos del estado de ánimo-impulso anti-inflamatorio y los probióticos: Para ayudar a regenerar la membrana mucosa Zinc: Los estudios han demostrado que los suplementos de zinc resuelven alteraciones de permeabilidad en pacientes con enfermedad de Crohn y ayudar a prevenir la recaída en pacientes remitidos. La dosis típica es de 15 mg BID de la carnosina de cinc. Curcuma longa (cúrcuma): ayuda a disminuir la inflamación y el estrés oxidativo en el intestino. La dosis dependerá de la forma y preparación. L-Glutamina: es un combustible preferido para las células del tracto digestivo y ayuda con la reparación intestinal. La dosis estándar es de 1 cucharadita (~ 5 g) BID en el líquido lejos de las comidas.
  6. Robert’s Formula / Bastyr Formula:  Es una vieja fórmula naturopática con eficacia anecdótica para la curación del tracto digestivo; ninguna investigación formal, se ha hecho en esta combinación de hierbas. Si bien hay variaciones, la fórmula estándar por lo general incluye Althea officinalis , Echinacea , Ulmus fulva , Geranium ,Phytolacca , Hydrastis , y polvo de col, que es alta en glutamina. Algunas versiones también incluyen niacinamida y las enzimas pancreáticas. Esta fórmula es típicamente dosificado 1 o 2 cápsulas hasta 3 veces diarias.
  7. Plantas que abordan tanto la salud digestiva y el estado de ánimo incluyen Crocus sativus (azafrán) y Lavanda para la depresión y problemas digestivos; También Scutellaria lateriflora (solideo) y Matricaria (manzanilla) para la ansiedad con problemas digestivos.

Referencias:

  1. Kessler RC, Berglund P, Demler O, et al. Lifetime prevalence and age-of-onset distributions of DSM-IV disorders in the National Comorbidity Survey Replication. Arch Gen Psychiatry. 2005;62(6):593-602.
  2. Anxiety and Depression Association of America. Facts & Statistics. ADAA Web site. http://www.adaa.org/about-adaa/press-room/facts-statistics. Accessed November 15, 2013.
  3. Centers for Disease Control and Prevention. An Estimated 1 in 10 U.S. Adults Report Depression. CDC Web site. http://www.cdc.gov/features/dsdepression/. Accessed November 15, 2013.
  4. Agazzi A, De Ponti F, De Giorgio R, et al. Review of the implications of dietary tryptophan intake in patients with irritable bowel syndrome and psychiatric disorders. Dig Liver Dis. 2003;35(8):590-595.
  5. Kabra N, Nadkarni A. Prevalence of depression and anxiety in irritable bowel syndrome: A clinic based study from India. Indian J Psychiatry. 2013;55(1):77-80.
  6. National Health Service of England. ’Leaky gut syndrome.’ NHS Web site. http://www.nhs.uk/conditions/leaky-gut-syndrome/Pages/Introduction.aspx. Accessed November 16, 2013.
  7. WT Cooke, W Thomas-Smith. Neurological disorders associated with adult coeliac disease. Brain. 1966;89:683–722.
  8. Hadjivassiliou M, Sanders DS, Grünewald RA, et al. Gluten sensitivity: from gut to brain. Lancet Neurol. 2010;9(3):318-330.
  9. Hallert C, Sedvall G. Improvement in central monoamine metabolism in adult coeliac patients starting a gluten-free diet. Psychol Med. 1983;13(2):267-271.
  10. Jackson JR, Eaton WW, Cascella NG, et al. Neurologic and psychiatric manifestations of celiac disease and gluten sensitivity. Psychiatr Q. 2012;83(1):91-102.
  11. Campanella J, Biagi F, Bianchi PI, et al. Clinical response to gluten withdrawal is not an indicator of coeliac disease. Scand J Gastroenterol. 2008;43(11):1311-1314.
  12. Maes M, Yirmyia R, Noraberg J, et al. The inflammatory & neurodegenerative (I&ND) hypothesis of depression: leads for future research and new drug developments in depression. Metab Brain Dis. 2009;24(1):27-53.
  13. Maes M, Leunis JC. Normalization of leaky gut in chronic fatigue syndrome (CFS) is accompanied by a clinical improvement: effects of age, duration of illness and the translocation of LPS from gram-negative bacteria. Neuro Endocrinol Lett. 2008;29(6):902-910.
  14. Maes M. The cytokine hypothesis of depression: inflammation, oxidative & nitrosative stress (IO&NS) and leaky gut as new targets for adjunctive treatments in depression. Neuro Endocrinol Lett.2008;29(3):287-291.
  15. Maes M, Kubera M, Leunis JC, Berk M. Increased IgA and IgM responses against gut commensals in chronic depression: further evidence for increased bacterial translocation or leaky gut. J Affect Disord. 2012;141(1):55-62.
  16. Engeland CG, Kavaliers M, Ossenkopp KP. Sex differences in the effects of muramyl dipeptide and lipopolysaccharide on locomotor activity and the development of behavioral tolerance in rats.Pharmacol Biochem Behav. 2003;74(2):433–447.
  17. Parker G, Gibson NA, Brotchie H, et al. Omega-3 fatty acids and mood disorders. A J Psychiatry. 2006;163(6):969–978.
  18. Kiecolt-Glaser JK, Belury MA, Andridge R, et al. Omega-3 supplementation lowers inflammation and anxiety in medical students: a randomized controlled trial. Brain Behav Immun. 2011;25(8):1725-1734.
  19. Barbara G, Zecchi L, Barbaro R, et al. Mucosal permeability and immune activation as potential therapeutic targets of probiotics in irritable bowel syndrome. J Clin Gastroenterol. 2012;46 Suppl:S52-S55.
  20. Sturniolo GC, Di Leo V, Ferronato A, et al. Zinc supplementation tightens “leaky gut” in Crohn’s disease. Inflamm Bowel Dis. 2001;7(2):94-98.
  21. Hanai H, Sugimoto K. Curcumin has bright prospects for the treatment of inflammatory bowel disease. Curr Pharm Des. 2009;15(18):2087-2094.
  22. Hulsewe KW, van der Hulst RW, van Acker BA, et al. Inflammation rather than nutritional depletion determines glutamine concentrations and intestinal permeability. Clin Nutr. 2004;23(5):1209-1216.

Fuente: ndnr