Reduciendo el riego de asma en los niños, por la Naturópata Blanca Garilli ND

SUPLEMENTO PRENATAL DE ÁCIDOS GRASOS OMEGA-3

La prevalencia de asma en los Estados Unidos ha aumentado de un 7,3% de la población en 2001 al 8,4% en 2010. En 2010, se estima que 7 millones de niños entre las edades de 0 y 17 años que habían sido diagnosticados con asma y que aún tenía este problema de salud. En el mismo año, la prevalencia del asma estaba en un máximo de todos los tiempos y los números han seguido subiendo. Según el Informe Global del Asma 2014, el 14% de los niños del mundo experimentan síntomas de asma y la mayor carga de asma se encuentra en personas entre 10-14 y 75-79 años de edad. Claramente, los niños están siendo fuertemente afectados por esta condición, que incluso puede presentar una sintomatología crónica a lo largo de la vida.

Tanto la genética y el medio ambiente juegan un papel de riesgo en el desarrollo del asma en los niños. Las estimaciones de la heredabilidad del asma (la proporción de la variación total entre individuos en una determinada población debido a la variación genética) varían del 35% al 95%. 3 Es importante señalar que la heredabilidad es una característica de un grupo y no refleja el riesgo individual de herencia.

Existen innumerables factores de riesgo medioambientales y de estilo de vida para el asma: Los alérgenos de interior (en algunos cultivos, esto incluye cocinar en fuegos abiertos de interior), la exposición a la humedad y los mohos, los contaminantes atmosféricos al aire libre (en particular, las áreas de tráfico pesado y smog) Las toxinas inhaladas (como el humo de cigarrillos directa o indirectamente) aumentan el riesgo de desarrollar asma. Otros factores de riesgo potenciales incluyen la exposición reducida a los animales de granja y mascotas, la reducción de la exposición microbiana durante la infancia (según la hipótesis de higiene y ejemplificado por las variaciones en la exposición microbiana durante los partos vaginales versus secciones en C) y acetaminofeno. El estado nutricional y los factores metabólicos tanto de la madre como del niño también son importantes, como la obesidad materna, el estado de la vitamina D y el uso de medicamentos.

Se hace evidente, tras incorporar la información anterior, que el desarrollo del asma es complejo y multifactorial.

Un factor que puede influir en el desarrollo del asma es el impacto de la dieta de la madre sobre el desarrollo futuro del feto y el riesgo de enfermedad. Para el propósito de este artículo, nos centraremos en la información reciente publicada sobre los ácidos grasos omega-3 (n-3 FAs) durante el embarazo y la consiguiente reducción en el riesgo de desarrollar asma durante la infancia.


LAS ÚLTIMAS INVESTIGACIONES

Un artículo de diciembre de 2016 publicado en el New England Journal of Medicine titulado «Fish Oil-Derived Fatty Acids in Pregnancy and Wheeze and Asthma in Offspring» siguiendo a más de 700 mujeres embarazadas a partir de 24 semanas de gestación y continuando durante los primeros 3 a 5 años de la vida de sus hijos. Basándose en datos anteriores que indican que una reducción de los ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga n-3 (LCPUFA) puede contribuir a la sibilancia en los individuos, el estudio fue diseñado para evaluar si la suplementación con n-3 LCPUFAs durante el embarazo reduciría el riesgo de desarrollo futuro De los trastornos sibilantes en la infancia. En este estudio a doble ciego, incluido el período de seguimiento, las mujeres recibieron 2,4 gramos de aceite de pescado QD como el suplemento terapéutico de n-3 LCPUFA o la misma cantidad de aceite de oliva que el placebo. Los investigadores monitorearon a los niños para el criterio de valoración primario de sibilancias persistentes o asma, así como puntos finales secundarios incluyendo infecciones de las vías respiratorias bajas, exacerbaciones del asma, eczema y sensibilización alérgica.


Al final del período de estudio, se encontró que los niños cuyas madres suplementadas con aceite de pescado tenían una reducción del riesgo relativo del 30,7% para el criterio de valoración primario de sibilancias o asma y también se observó una reducción del 25% en el riesgo de infecciones respiratorias bajas . Los autores del estudio concluyeron que «la suplementación con n-3 LCPUFA en el tercer trimestre del embarazo redujo el riesgo absoluto de sibilancias persistentes o asma e infecciones de las vías respiratorias inferiores en la descendencia en aproximadamente siete puntos porcentuales o un tercio». Ya que la dosis utilizada en este estudio era mucho más alta de lo que actualmente se recomienda en el embarazo por la mayoría de las organizaciones de salud del mundo (Tabla 1).

Tabla 1: Ejemplos de recomendaciones mundiales y nacionales para ácidos grasos n-3 o consumo de EPA y DHA durante el embarazo. 

  • Sociedad Internacional para el Estudio de los Ácidos Grasos y Lípidos (ISSFAL) DHA: 200 mg / día
  • Sociedad Alemana de Nutrición DHA: ≥ 200 mg / día
  • Consejo de Salud de los Países Bajos N-3 FA de pescado: 20 mg / kg / día

(Equivalente a aproximadamente 1.400 mg / d para una mujer embarazada de 150 libras)

  • Ministerio de Salud de Italia Las mujeres vegetarianas deben consumir alimentos ricos en DHA
  • Instituto de Medicina (EE.UU.) N-3 FA: 1,1 gramos / día, de los cuales ~ 10% deben ser EPA + DHA, para todas las mujeres mayores de 19 años (Sin recomendaciones específicas para el embarazo)
  • USDA y USHHS (EE.UU.) Consumir de 8 a 12 onzas de una variedad de mariscos por semana
  • Ministerio de Salud, Trabajo y Bienestar Social (Japón) N-3 FAs: 1,9 gramos / d
  • Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria EPA + DHA: 250 mg / d de EPA + DHA más 100-200 mg / d de DHA adicional

QUÍMICA DE ÁCIDOS GRASOS OMEGA-3

Haciendo un recordatorio, el FA n-3 esencial es el ácido alfa-linolénico (ALA), un ácido graso poliinsaturado de cadena larga que es esencial porque debe obtenerse a través de la dieta. ALA está en la parte superior de la ruta de síntesis de ácidos grasos omega-3 y se encuentra en los aceites vegetales como los aceites de frutos secos y semillas. A través de una serie de reacciones enzimáticas, comenzando con una catalizada por la delta-6 desaturasa, este LCPUFA se convierte en EPA, y posteriormente en DHA. Sin embargo, la EPA y el DHA también pueden obtenerse directamente a través del consumo de diversos alimentos, tales como, pero no limitado a, animales marinos y sus aceites y animales terrestres alimentados con pasto y sus productos alimenticios. Varios factores genéticos y ambientales pueden limitar la capacidad de convertir ALA en EPA y DHA y, por lo tanto, muchas organizaciones y expertos en salud apoyan la recomendación de suplementos directos o consumo de alimentos de EPA y DHA sobre ALA al centrarse en los beneficios para la salud obtenidos a través de niveles adecuados de estos LCPUFAs.

Los beneficios para la salud atribuidos a los n-3 LCPUFAs EPA y DHA durante el embarazo se resumen en un artículo de 2014 publicado en el European Journal of Nutrition . Estos beneficios incluyen apoyar el desarrollo fetal visual y neurológico saludable y reducir los factores de riesgo asociados con la preeclampsia y la depresión perinatal en las mujeres embarazadas.

Los productos de prostaglandina y leucotrienos derivados de EPA y DHA son de naturaleza desinflamatoria y recientemente se ha encontrado que tienen beneficios salutógenos adicionales en una variedad de problemas de salud debido a su contribución como sustratos para la formación de mediadores pro resolución. Un artículo titulado «Suplementos de aceite de pescado en el embarazo», publicado en el New England Journal of Medicine en diciembre de 2016, señaló que se han encontrado dos tipos de mediadores pro-resolución que se producen en la placenta y la leche humana, resolvinas y protectinas. Estudios preclínicos para disminuir la inflamación de las vías respiratorias, la metaplasia del moco y la hiperreactividad, y promover la protección inmunitaria contra la infección respiratoria.Además, el artículo apunta a la investigación en la que los niveles de la mucosa de las vías respiratorias de n-3 LCPUFAs se encontró que son más bajos en pacientes con asma que en aquellos sin asma.

Los bebés que son amamantados probablemente recibirán los beneficios de estos mediadores pro-resolución, los niveles de los cuales pueden muy bien ser dependientes de cuánto EPA y DHA se han consumido directamente o convertido de ALA por la madre durante el embarazo y eventualmente expresado en la leche materna. Parece justo decir que cuanto mayores son los niveles de EPA y DHA, más altos son los beneficios desinflamatorios para el niño, incluyendo la reducción del riesgo de desarrollar asma en años posteriores. Es evidente que se necesitan más estudios que utilicen dosis superiores a los niveles de ingestión materna recomendados para los FA n-3 para apoyar plenamente este resultado terapéutico. Mientras tanto, es importante utilizar las recomendaciones terapéuticas actuales para las mujeres embarazadas de las organizaciones enumeradas en la tabla anterior para reducir el riesgo de futuras condiciones inflamatorias como el asma en los niños.

Referencias
  1. Akinbami L, Moorman J, Bailey C, et al. Trends in Asthma prevalence, health care use, and mortality in the United States, 2001-2010. NCHS Data Brief 2012;(94):1–8. https://www.cdc.gov/nchs/data/databriefs/db94.pdf. Published 05/2012. Accessed 01/25/2017
  2. Global Asthma Report 2014. Global Asthma Network. http://www.globalasthmareport.org/resources/Global_Asthma_Report_2014.pdf. Published 2014. Accessed 01/25/2017.
  3. Ober C, Yao T. The genetics of asthma and allergic disease: A 21st century perspective. Immunol Rev. 2011; 242(1):10–30.
  4. Indiana University, Bloomington. http://www.indiana.edu/~p1013447/dictionary/herit.htm. Accessed 01/25/2017
  5. Garilli B. Balancing the Farm Effect and the Hygiene Hypothesis. Natural Path. http://thenatpath.com/body/autoimmune/balancing-the-farm-effect-and-the-hygiene-hypothesis/. Published 06/24/2015. Accessed 01/25/2017.
  6. Bloomfield S, Stanwell-Smith R, Crevel R, Pickup J. Too clean, or not too clean: the hygiene hypothesis and home hygiene. Clin Exp Allergy. 2006; 36(4):402–425.
  7. Bisgaard H, Stockholm J, Chawes B, et al. Fish oil-derived fatty acids in pregnancy and wheeze and asthma in offspring. N Engl J Med. 2016;375(26):2530–2539.
  8. Global Recommendations for EPA and DHA Intake. Global Organization for EPA and DHA Omega-3. goedomega3.com/index.php/files/download/304. Last updated 04/16/2014. Accessed 1/25/2017
  9. De Giuseppe R, Roggi C, Cena H. n-3 LC-PUFA supplementation: effects on infant and maternal outcomes. Eur J Nutr. 2014;53(5):1147–1154.
  10. Ramaswami R, Serhan C, Levy B, Makrides M. Fish oil supplementation in pregnancy. N Engl J Med.2016;375(26):2599-2601.

Fuente: ndnr