Las primeras formulaciones de las denominadas «Leyes de la Vida» o «Leyes de la Vitalidad en los comienzos de la sistematización de la ciencia Naturopática

A Robert Walter (1841-1924) se le atribuye el origen de la formulación de las «Leyes de Vida» o «Leyes de Vitalidad» como él los llamó – incluyendo la fundamental: «La Gran Ley de la Vida». Afirma que la meta primordial es la auto-preservación / supervivencia. Y que el éxito de la vida depende de la cantidad de energía disponible. Mucha energía es igual a la salud, mientras que la energía baja es igual a la perdida de salud. La Gran Ley de la Vida dice: Toda célula viva del cuerpo organizado está dotada de un instinto de autoconservación sostenido por una fuerza inherente en el organismo llamada fuerza vital.

Esta ley básica de energía tiene cuatro leyes secundarias de la relación vital: — (1) La Ley de Acción, (2) La Ley de Electricidad, (3) La ley de Doble Efecto, y (4) La Ley de Alojamiento Vital ( S. Bass: Las leyes de la vida)

1) Las cosas muertas no pueden actuar
Un error muy común hoy en día – se oye todo el tiempo: esta droga o hierba van a hacer algo, le dará más energía, se eliminará el dolor y así sucesivamente. ¡Incorrecto! Las cosas muertas (en forma de drogas) no pueden actuar, sólo el cuerpo tiene poder de acción.
La Ley de Acción: «Cuando la acción ocurre en el organismo vivo, como resultado de influencias extrañas, la acción debe atribuirse al ser vivo que tiene el poder de la acción, y no a lo inanimado cuya característica principal es la inercia».

2) El poder vital viene de dentro
Incluso si parece que tomar una droga produce un alivio inmediato, no hay poder en la droga en sí. El alivio se debe a una acción de un cuerpo que tiene suficiente poder vital.
La Ley del Poder:»El poder que se emplea y, en consecuencia, se gasta en cualquier acción vital o medicinal es el poder vital, es decir, el poder desde dentro, y no desde fuera».

3) La reacción del cuerpo a una droga cambia con el tiempo al contrario.
Cada vez que se toma una droga – lo que parece aliviar esto: la vitalidad que se redirige (desde el problema original) para hacer frente a la nueva amenaza venenosa – la droga. El cuerpo se ocupa de la droga inmediatamente, de primera prioridad. Este es el primer efecto, la estimulación. El segundo efecto es un estado de debilidad. Por ejemplo, el alcohol parece fortalecerse durante un tiempo, pero pronto es seguido por la disminución de la función y la debilidad.
La ley de los efectos duales:»Todos los agentes que se introducen en el cuerpo o que entran en contacto con él sin necesidad alguna de dos veces y una acción contraria en el tiempo, siendo la acción secundaria o reactiva opuesta a la activa o primaria».

4) Para sobrevivir – destruir o adaptarse al veneno
Usted no puede dirigir las reacciones del cuerpo – son siempre automáticas e instintivas, con este único objetivo: la auto-preservación y la supervivencia. Si entra un fármaco, el cuerpo puede reaccionar de dos maneras: eliminarr la toxina o adaptarse trabajando con un nivel de vitalidad más bajo.
La Ley del Alojamiento Vital: La respuesta del organismo vital a los estímulos externos es instintiva, basada en un instinto autoconservador que se adapta o se acomoda a cualquier influencia que no pueda destruir o controlar.

En los comienzos de la sistematización de la ciencia Naturopática las primeras formulaciones de las denominadas «Leyes de la Vida» o «Leyes de la Vitalidad» constituyen un intento de dar explicación a un fenómeno complejo como es la salud en general, y sobre todo, en su vertiente natural.
Tanto Robert Walter como Stanley Bass cimientan unos principios que ha servido a la Naturopatía para avanzar hacia una sistematización basada en el método científico y en ultima instancia en la evidencia_; es decir, la Naturopatía Basada den la Evidencia en una constante desde la fundación de la Naturopatía a finales del siglo XIX por Benedict Lust.