Cuidado con las dietas hiper-proteicas, por el Naturópata Angel Perera

Las dietas hiper-proteicas son muy populares en el tratamiento de la obesidad desde los años 60. Se basan en permitir los alimentos ricos en proteínas, que habitualmente son también ricos en grasas, pero son restrictivas en otros alimentos que contienen carbohidratos. Concretamente ahora vuelven a estar de moda y hacen anuncios para la TV, pues nos quitamos la ropa y nos vemos los «michelines».

Se conocen variaciones del mismo concepto de dieta hiper-proteica. Desde la famosa dieta del Dr. Atkins a la más reciente de Montignac. Ningún libro sobre dietas ha sido tan seguido como el del Dr. Atkins, del que se vendieron más de 10 millones de copias. Sin embargo, a pesar de su popularidad, se han realizado pocos estudios científicos sobre la eficacia y seguridad de las mismas.

Las dietas «low-carb», ricas en grasas y proteínas, y pobres en hidratos de carbono, inducen cetosis y acidosis metabólica y son atractivas porque llevan a una pérdida relativamente rápida de peso. Esta pérdida inicial se debe a la eliminación de líquidos que se asocia a la menor ingesta de carbohidratos. A las pocas semanas se sigue adelgazando, pero más lentamente que la pérdida de peso comienza a ser debida a que se come menos calorías. Ayuda a comer menos la disminución del apetito producida por la cetosis y algunas dietas añaden a esto otras restricciones, como por ejemplo no poder tomar la fruta después de una comida.No hay ninguna evidencia de que la dieta sea efectiva a largo plazo. Por otra parte, una ingesta elevada de grasa saturada aumenta el riesgo cardiovascular y los estudios no examinan este tema a largo plazo.

Problemas de las dietas hiper-proteicas:

.- Restringen alimentos sanos que proporcionan nutrientes esenciales.

.- No son variadas y no se cubren los requerimientos nutricionales de micronutrientes, como vitaminas y minerales.

.- No aportan sustancias antioxidantes.

.- Suelen asociarse a una ingesta elevada de grasa saturada (lo que eleva el colesterol) ya que la proteína suele ser principalmente de origen animal.

.- A menudo favorecen ideas erróneas sobre el modo de acción de los carbohidratos, las proteínas, la cetosis y la resistencia a la insulina.

.- La pérdida de peso es inicialmente alta pero sobre todo se debe a la pérdida de líquido que se produce en suprimir los carbohidratos.

.- El exceso de aporte de proteínas favorece la pérdida de calcio por el riñón (que previamente se ha extraído de los huesos) y se puede favorecer la osteoporosis.

.- Es posible que se produzcan problemas del sistema de conducción eléctrica cardíaca y arritmias.

.- Realmente la pérdida de peso se debe a la disminución de la ingesta de calorías totales y no al reparto de los macronutrientes.

.- No hay ninguna evidencia científica que la dieta sea efectiva a largo plazo, ni estudios sobre los efectos a largo plazo.

.- Una ingesta elevada de grasa saturada aumenta el riesgo cardiovascular.

Ventajas de las dietas hiper-proteicas :

.- Al estar permitidos alimentos que habitualmente se prohíben en otras dietas, son más atractivas para personas que ya han fracasado con otras dietas.

.- La cetosis disminuye el apetito.

.- La rápida pérdida de peso inicial es muy estimulante, aunque gran parte se debe a pérdida de líquidos.

Así pues vigilar lo que haga con las dietas, ya veis que en principio parecen totalmente inocuas y en realidad no lo son. Debe tener en cuenta que el adelgazamiento siempre tiene que comportar un cambio de hábitos alimenticios, aumento del ejercicio físico y sentido común en las cantidades de las ingestas.

Fuente: Biosfera.cat