Suplementos de hierro en el embarazo y la infancia; por Lilian Au, Naturópata ND

Referencia


Angulo-Barroso RM, Li M, Santos DC, et al. Iron supplementation in pregnancy or infancy and motor development: a randomized controlled trial. Pediatrics. 2016;137(4).


Objetivo

Evaluar los efectos de la suplementación con hierro en el embarazo y / o la infancia en el desarrollo motor a los 9 meses.

Diseño


El estudio fue un ensayo controlado aleatorio (ECA) de suplementos de hierro en la infancia temprana; los resultados se vincularon a un ECA de suplementos prenatales de hierro (realizado en Hebei, China) para comparar los efectos de los suplementos prenatales frente a los postnatales.

Participantes

Los estudios incluyeron un total de 2,371 mujeres con embarazos simples sin complicaciones y 1,482 bebés. Los bebés fueron asignados al azar para recibir hierro suplementario (n = 752) o placebo (n = 730) de 6 semanas a 9 meses. El estado del hierro materno e infantil y los resultados del crecimiento infantil se consideraron en los criterios. Los bebés con niveles de ferritina de cordón que sugieren una deficiencia de hierro en el cerebro (<35 ug / L) se excluyeron del estudio. Las pruebas de desarrollo para los bebés a los 9 meses se llevaron a cabo en el Centro de atención de maternidad e infancia de la Universidad de Pekín.

Medidas de resultado


Los investigadores utilizaron la Escala motora del desarrollo de Peabody para evaluar el desarrollo motor grueso (resultado primario) y la integridad neurológica y la calidad motora (resultados secundarios).

Resultados clave


Los autores compararon los efectos de la suplementación con hierro / folato para pacientes prenatales y la suplementación con hierro para bebés de 6 semanas a 9 meses. Los suplementos de hierro en la infancia, con o sin suplementos de hierro en el embarazo, mejoraron los puntajes de las pruebas de motricidad gruesa a los 9 meses. Hubo mejoría en las puntuaciones motoras gruesas: en general, P <0,001; reflejos, p = 0,03; estacionario, p<0,001; y locomoción, p <0,001. La suplementación con hierro en la infancia mejoró las puntuaciones motoras en 0.3 SD en comparación con ninguna suplementación o suplementación solo durante el embarazo.

Implicaciones para la práctica

Este estudio es uno de los muchos que muestran cómo los beneficios de la suplementación con hierro durante la infancia temprana pueden afectar los resultados de desarrollo de los bebés en crecimiento. En general, hubo un efecto positivo en el desarrollo motor y neurológico general de los bebés suplementados con hierro desde la infancia temprana, así como en los bebés cuyas madres recibieron suplementos durante el embarazo. Por lo tanto, este estudio confirma la importancia de apoyar las posibles deficiencias nutricionales en la infancia temprana, el período de mayor crecimiento y los cambios en el desarrollo motor.

El estudio apoya la afirmación de que la suplementación con hierro durante la infancia mejora significativamente las habilidades motoras gruesas durante el primer año de vida del niño. Los bebés que recibieron suplementos de hierro durante este rápido período de crecimiento se desempeñaron mejor en los hitos del desarrollo, como sentarse erguido, gatear, pararse con progresión lateral y transiciones de estar sentado a pararse que el grupo que no recibió suplementos. La investigación existente muestra una fuerte conexión entre la deficiencia de hierro y el desarrollo motor, cognitivo, socioemocional y motor grueso y fino de un niño. En estos estudios, los bebés con deficiencia de hierro mostraron una progresión más lenta, hitos retrasados, abstinencia y menor actividad espontánea. Debido a que las áreas del cerebro maduran en diferentes momentos, es fundamental iniciar la administración de suplementos de hierro durante los primeros períodos de desarrollo y considerar también el apoyo prenatal.

La deficiencia de hierro es la deficiencia nutricional más prevalente en el período de la infancia tardía / niño pequeño. Cabe destacar que el período de estudio se centró en las edades específicas (entre 6 semanas y 9 meses) cuando el cerebro de un bebé madura más rápidamente y el hierro es más necesario en la formación de la red neuronal del cerebro. El crecimiento significativo de las áreas complejas del cerebro en el primer año de vida depende del hierro y es más vulnerable a las deficiencias o insuficiencias de hierro a través de la leche materna, la dieta o durante el crecimiento y el desarrollo en el período perinatal. Los períodos de mayor desarrollo y actividad metabólica en el cerebro son sensibles a los sustratos que apoyan el metabolismo, como el hierro y la hormona tiroidea. Este período de tiempo se caracteriza por el desarrollo regional del hipocampo y cortical, así como por la adecuada formación de mielina y sinapsis y la función oligodendrocítica en el cerebro.

Estudios recientes han demostrado una relación entre la deficiencia de hierro perinatal y los efectos negativos en el desarrollo del hipocampo en bebés de hasta 2 meses. Los bebés que mostraron niveles de hierro constantes y suficientes tuvieron mayor memoria de reconocimiento auditivo en comparación con los bebés que tenían deficiencia de hierro fetal-neonatal. Los resultados de un estudio de 2016 sobre la deficiencia de hierro y sus efectos en el desarrollo y la función de la tiroides en los neonatos (Hu et al.) Respaldan la fuerte relación entre los niveles de hierro maternos y la síntesis de peroxidasa tiroidea, que es clave para el desarrollo neurológico neonatal porque depende en gran medida de la salud. Niveles de hierro perinatal y función tiroidea óptima. La deficiencia de hierro tiene un efecto directo en la entrada sensorial que, combinada con cambios cognitivos, motores y afectivos, puede afectar adversamente las interacciones del bebé con el entorno físico y social. Se ha demostrado que el tratamiento y la resolución de las deficiencias de hierro en la infancia temprana y la niñez disminuyen la probabilidad de efectos neuronales y conductuales de larga duración.

Los niveles insuficientes de hierro para un desarrollo fetal e infantil óptimo son una preocupación durante el embarazo y la infancia, con efectos duraderos en la infancia. A pesar de los resultados de este estudio sobre la suplementación con hierro en el período prenatal y su efecto en el desarrollo motor en la infancia, otras investigaciones muestran una conexión sólida entre el estado nutricional y nutricional de la madre durante el desarrollo fetal y el crecimiento y desarrollo general del niño. Si bien este estudio actual sobre mujeres embarazadas en China no mostró mayores beneficios en el desarrollo motor del niño con la adición de suplementos de hierro y folato, todavía es importante apoyar las necesidades nutricionales críticas tanto para la madre como para el niño.

Ensayos previos en China que exploraron la suplementación con hierro prenatal y sus efectos tanto en la madre como en el niño encontraron que la suplementación tuvo una respuesta positiva para reducir la anemia en general, pero la deficiencia de hierro todavía existe en más del 45% de los niños y alrededor del 70% de las madres, a pesar de la suplementación. En contraste, un estudio sobre la suplementación prenatal con hierro en mujeres embarazadas en los Estados Unidos reveló que solo alrededor del 18% de las mujeres que no recibieron suplementos tenían deficiencia de hierro. Por lo tanto, debemos considerar otros factores que pueden explicar los resultados de los estudios realizados en zonas rurales de China, como si una nutrición deficiente o la toxicidad ambiental pueden afectar a los participantes del estudio a largo plazo. Por ejemplo, las deficiencias de nutrientes esenciales, como el hierro, el calcio y el zinc, pueden aumentar la absorción de plomo. Es probable que estas deficiencias nutricionales sean más frecuentes en los grupos vulnerables, como las poblaciones de bajos ingresos o minoritarias. Según el estudio de Jain et al. Sobre la intoxicación por plomo, existe una investigación considerable sobre los efectos de la toxicidad del plomo en la absorción de hierro y la anemia por deficiencia de hierro. Por lo tanto, la investigación respalda la importancia de complementar el hierro para las mujeres en China durante el período prenatal y prevenir las deficiencias en la primera infancia y la niñez.

En general, los resultados de este estudio de Angulo-Barroso et al. confirman los beneficios de desarrollo de la suplementación con hierro al comienzo de la infancia e indican que la suplementación debe ser una parte importante de la atención de rutina para todos los bebés y madres, especialmente aquellos con deficiencia de hierro demostrada. como poblaciones en riesgo de desnutrición y deficiencias nutricionales.

Referencias

  1. Georgieff M. The role of iron in neurodevelopment: fetal iron deficiency and the developing hippocampus. Biochem Soc Trans. 2008; 36 (6):1267-1271.
  2. Grantham-McGregor S, Baker-Henningham H. Iron deficiency in childhood: causes and consequences for childhood development. Annales Nestle. 2010;68(3):105-119.
  3. Lozoff B. Iron deficiency and child development. Food Nutr Bull. 2007;28(4 Suppl):S560-571.
  4. Wang M. Iron deficiency and other types of anemia in infants and children. Am Fam Physician. 2016;93(4):270-278.
  5. Lozoff B, Georgieff MK. Iron deficiency and brain development. Semin Pediatr Neurol. 2006;13(3):158-165.
  6. Geng F, Mai X, Zhan J, et al. Impact of fetal-neonatal iron deficiency on recognition memory at 2 months of age. J Pediatr. 2015;167(6):1226-1232. 
  7. Hu X, Wang R, Shan Z, et al. Perinatal iron deficiency-induced hypothyroxinemia impairs early brain development regardless of normal iron levels in the neonatal brain. Thyroid. [published on line ahead of print May 27, 2016]. 
  8. Lozoff B, Beard J, Connor J, Felt B, Georgieff M, Schallert T. Long-lasting neural and behavioral effects of iron deficiency in infancy. Nutr Rev. 2006;64(5 Pt2):S34–S43.
  9. Szajewska H, Ruszczynski M, Chmielewska A. Effects of iron supplementation in nonanemic pregnant women, infants, and young children on the mental performance and psychomotor development of children: a systematic review of randomized controlled trials. Am J Clin Nutr. 2010;9(6)1684-1690.
  10. Saintand SE, Frick JE. Prenatal supplementation and its effects on early childhood cognitive outcome. In: Wallace TC, ed. Dietary Supplements in Health Promotion. Boca Raton, FL: Taylor and Francis Group; 2015:75-104. 
  11. Zhao G, Xu G, Zhou M, et al. Prenatal iron supplementation reduces maternal anemia, iron deficiency, and iron deficiency anemia in a randomized clinical trial in rural China, but iron deficiency remains widespread in mothers and neonates. J Nutr. 2015;145(8):1916-1923. 
  12. Mei Z, Cogswell ME, Looker AC, et al. Assessment of iron status in US pregnant women from the National Health and Nutrition Examination Survey (NHANES), 1999-2006. Am J Clin Nutr. 2011;93(6):1312-1320. 
  13. McDonagh M, Cantor A, Bougatsos C, Dana T, Blazina I. Routine Iron Supplementation and Screening for Iron Deficiency Anemia in Pregnant Women: A Systematic Review to Update the U.S. Preventive Services Task Force Recommendation. Rockville, MD: Agency for Healthcare Research and Quality (US); 2015. 
  14. Qiu J, Wang K, Wu X, et al. Blood lead levels in children aged 0–6 years old in Hunan Province, China from 2009-2013. PLoS One. 10(4):e0122710. 
  15. Jain A, Wolfe LC, Jain G. Impact of lead intoxication in children with iron deficiency anemia in low- and middle-income countries. Blood. 2013;122(13):2288-2289. 
  16. Janus J, Moerschel SK. Evaluation of anemia in children. Am Fam Physician. 2010;81(12):1462-1471.
Fuente: Natural Medicine Journal