¿Que es todo ese alboroto?. Un acercamiento Naturopático al niño quisquilloso; por Caitlin O’Connor, Naturópata ND

En la Parte 1 de este artículo, hablé sobre la cuantificación del comportamiento normal del infante y de establecer el éxito de las familias utilizando el principio de Docere . En este artículo, revisaré las intervenciones a considerar cuando el llanto y la molestia parecen estar fuera del rango normal.

Es inquietantemente común que los bebés quisquillosos sean diagnosticados erróneamente con reflujo. De hecho, el 62% de los pediatras hará el diagnóstico de trastorno de reflujo gastroesofágico (ERGE) cuando se le presente un bebé que llora. De 2000 a 2005, el diagnóstico de ERGE en lactantes menores de 12 meses aumentó del 3,4% al 12,3%. Lo más preocupante es que a casi el 10% de todos los bebés nacidos en 2010 se les recetó el medicamento lansoprazol (que en realidad no está aprobado para su uso en niños menores de 1 año) 3 a pesar de las múltiples revisiones sistemáticas de ensayos controlados aleatorios que no demuestran un efecto beneficioso en el llanto infantil e irritabilidad. Además, estos medicamentos pueden causar daño al aumentar los riesgos de infecciones del tracto respiratorio inferior, gastritis y enfermedad celíaca e interferir con la absorción de nutrientes. El recurso de medicina basado en evidencia, UpToDate , actualmente recomienda el uso cauteloso de los inhibidores de la bomba de protones en bebés, y solo después de un ensayo de 2 semanas de eliminación de productos lácteos y otras medidas conservadoras.

Como médicos naturópatas, tenemos mucho que ofrecer a los bebés con cólicos y sus familias.


EL IMPACTO DEL CÓLICO

De acuerdo con los criterios de ROMA IV, el cólico se define como:

  1. Un bebé que tiene menos de 5 meses de edad cuando los síntomas comienzan y se detienen.
  2. Periodos recurrentes y prolongados de llanto, molestia o irritabilidad del bebé, según lo informado por los cuidadores, que ocurren sin causa obvia y no pueden ser prevenidos o resueltos por los cuidadores
  3. No hay evidencia de que el bebé no prospere, fiebre o enfermedad 

Esta es una desviación de la definición anterior de ROMA III, que se basó en la Regla de los 3 de Wessel y definió los cólicos como el llanto que duró más de 3 horas, 3 días a la semana, durante más de 3 semanas. Los nuevos criterios están menos preocupados por la cantidad total de tiempo de llanto y más enfocados en la experiencia del proveedor de atención médica que parece que el llanto no tiene causa y no responde a las medidas de comodidad típicas.

Los investigadores han descubierto que el cólico afecta a 1 de cada 5 familias y conduce a aproximadamente el 20% de las visitas de pediatras en los primeros meses de vida. Los bebés con cólicos tienen un mayor riesgo de síndrome de bebé sacudido y otras formas de abuso físico. Las madres de bebés con cólicos tienen un mayor riesgo de depresión posparto y sentimientos de culpa y frustración, y es más probable que suspendan la lactancia e introduzcan alimentos sólidos antes de lo recomendado. Además, los niños con antecedentes de cólicos tienen más probabilidades de mostrar un comportamiento hiperactivo y desarrollar dolores abdominales y migrañas. 


LAS CAUSAS MÚLTIPLES SON PROBABLES

Si bien se desconoce la fisiopatología del cólico, es probable que sea multifactorial. Se debe considerar la alteración de la microbioma, inflamación gastrointestinal, desregulación del sistema nervioso o sobreestimulación, y alergias a los alimentos, intolerancias y sensibilidades.

Una revisión reciente encontró que los bebés con cólicos típicamente tienen niveles más altos de Proteobacterias y una menor diversidad bacteriana en su microbiota intestinal en comparación con sus contrapartes no afectadas. Además, los niveles de colonización de las especies de Bifidobacterium y Lactobacillus se relacionaron inversamente con la cantidad de llanto y alboroto observados en los recién nacidos. Se ha encontrado que los niveles de calprotectina, un marcador inflamatorio en las heces, son dos veces más altos en los bebés con cólicos.

Los bebés nacidos por cesárea, las madres que tomaron antibióticos durante el embarazo o el parto, la candidiasis de la madre o el bebé, la erupción persistente del pañal y el importante tapón de cuna pueden ser indicadores de una posible disbiosis. En estos casos, los probióticos para la mamá y el bebé pueden ser útiles. De hecho, existe evidencia convincente del uso de Lactobacillus reuteri DSM 17938 tanto para la prevención como para el tratamiento del cólico. En un estudio, el tratamiento profiláctico con L. reuteri produjo menos llanto y reflujo; los niños tratados con probióticos también tuvieron un 44% menos de visitas médicas por síntomas gastrointestinales, un 71% menos de visitas al servicio de urgencias, un 82% menos de días de trabajo parentales perdidos y un uso notablemente menor de las intervenciones farmacológicas de venta con o sin receta. En un metanálisis que incluyó 6 ensayos controlados aleatorios, la suplementación con L. reuteri se asoció con una reducción en el tiempo de llanto de 55.8 minutos por día en lactantes con cólicos alimentados con leche materna. Además, el tratamiento con L. reuteri se ha correlacionado con niveles reducidos de niveles de calprotectina. 


ENFOQUES DIETÉTICOS

La reactividad de los alimentos siempre debe considerarse con un bebé inquieto, especialmente si hay síntomas concurrentes de congestión y eccema. El delincuente más común es la lechería, con alergia a la proteína de la leche de vaca que afecta a entre el 3% y el 10% de todos los bebés. Un buen primer paso es un ensayo de 2 semanas que retire los productos lácteos de la dieta de una madre lactante o que reemplace la fórmula a base de leche de vaca por una fórmula hidrolizada. Debido a que existe una reactividad cruzada significativa entre los productos lácteos y la soya, ya no se recomienda la fórmula de soya y las madres también deberían considerar eliminar la soya de sus dietas. Curiosamente, incluso la carne vacuna puede ser un desencadenante en los bebés con alergia a la proteína de la leche de vaca.

Se puede considerar una dieta de eliminación más completa si no se observa ningún cambio con la extracción de la leche de vaca y la soja. Un estudio demostró que los bebés amamantados cuyas madres excluyeron la leche de vaca, los huevos, el maní, los frutos secos, el trigo, la soja y el pescado durante 7 días lloraron y se quejaron un 21% menos durante un período de 48 horas que los bebés cuyas madres continuaron comiendo estos alimentos y el doble de bebés de madres con la dieta restringida tuvieron reducción del llanto (74%) en comparación con los controles (37%).

Sin embargo, siempre se debe evaluar la capacidad de una familia para implementar con éxito el cambio en la dieta. Esta puede ser una intervención extremadamente estresante para los padres con un nuevo bebé. Siempre recomiendo la menor restricción dietética posible y sigo de cerca para asegurar que se satisfagan las necesidades de macronutrientes. Esté atento a los posibles impactos en la salud mental y en el suministro de leche cada vez que recomiende cambios en la dieta.

Una deficiencia de lactasa a corto plazo combinada con niveles más altos de lactosa en la fórmula láctea o un mayor contenido de lactosa en la leche materna de madres con problemas de exceso de suministro es un factor en aproximadamente el 30% de los bebés con cólicos. Estos bebés a menudo tienen otros síntomas, como erupción cutánea, aumento de flatos y heces explosivas, verdes y mucosas. La administración de una enzima lactasa de venta libre diseñada para bebés puede proporcionar un gran beneficio para este subconjunto de bebés.

Apoyar la digestión materna es otro enfoque que puede ser útil, especialmente si la madre tiene antecedentes de trastornos digestivos. Además de los conceptos básicos de naturopatía, he encontrado que la adición de 8x enzimas de pancreatina es bastante beneficiosa.


IDEAS HERBALES

La medicina herbaria es una herramienta maravillosa y se puede usar en intervenciones efectivas para el cólico. Un metaanálisis de 3 estudios encontró que las preparaciones que contenían hinojo se asociaron con una reducción promedio en el tiempo de llanto diario de 72.1 minutos. La Dra. Aviva Romm, reconocida herborista y partera, recomienda una tintura de partes iguales de Matricaria recutita(manzanilla), Foeniculum vulgare (hinojo) y Melissa officinalis (bálsamo de limón), dosificadas de 3 a 5 gotas al bebé antes de cada alimentación. Los tés también se pueden usar, con la precaución de no entregar volúmenes lo suficientemente altos como para desplazar la nutrición; 5-15 ml antes de la alimentación debe ser suficiente.

Otra de mis terapias de primera línea es la Pasta Famosa de la Dra. Sunita Iyer , elaborada con partes iguales de probióticos específicos para bebés, enzimas digestivas de origen vegetal y polvo de regaliz deglycyrrhizinated. El doctor puede sumergir un dedo limpio en esta mezcla antes de alimentarlo y administrarlo al bebé antes de alimentarlo. El objetivo es dar aproximadamente 1/8 cucharadita de la mezcla 3-6 veces al día.


CREAR UNA ATMÓSFERA TRANQUILA

Como se discutió en la Parte 1, crear un ambiente relajante con estimulación reducida es beneficioso para los bebés con cólicos y sus cuidadores. Las estrategias que incluyen el manejo del estrés, la paternidad proximal y el uso de bebés, salir a la calle y limitar las visitas y los recados pueden ser útiles. El masaje infantil puede disminuir tanto la severidad como la duración del llanto. Recomiendo usar aceite de ricino y centrarse en los movimientos de I Love You en el abdomen. Hay muchos videos en línea que demuestran esta técnica. Una gota de lavanda agregada a 1 cucharada de aceite portador es una buena adición y tiene el posible beneficio agregado de prevenir la depresión y la ansiedad en las madres.

Trabajar con bebés y sus familias puede ser un desafío, pero es un trabajo increíblemente gratificante. Al dar la bienvenida a bebés quisquillosos en nuestra práctica, tenemos la oportunidad de cambiar drásticamente la trayectoria de salud de toda la familia educando e introduciendo los principios de la Naturopatía.

Referencias
  1. Marcon ACC, Vieira MC, de Morais MB. Pediatrician’s knowledge on the management of the infant who cries excessively in the first months of life. Rev Paul Pediatr. 2014;32(2):187-192.
  2. Nelson SP, Kothari S, Wu EQ, et al. Pediatric gastroesophageal reflux disease and acid-related conditions: Trends in incidence of diagnosis and acid suppression therapy. J Med Econom. 2009;12(4):348-355.
  3. Chai G, Governale L, McMahon AW, et al. Trends of outpatient prescription drug utilization in US children, 2002-2010. Pediatrics. 2012;130(1):23-31.
  4. Gieruszczak-Białek D, Konarska Z, Skórka A, et al. No effect of proton pump inhibitors on crying and irritability in infants: Systematic review of randomized controlled trials. J Pediatr. 2015;166(3):767-770.
  5. Lebwohl B, Spechler SJ, Wang TC, et al. Use of proton pump inhibitors and subsequent risk of celiac disease. Dig Liver Dis. 2014;46(1):36-40.
  6. Rosas-Blum E, Tatevian N, Hashmi SS, et al. Non-specific gastric inflammation in children is associated with proton pump inhibitor treatment for more than 6 weeks. Front Pediatr. 2014;2:3.
  7. Bardou M, Fortinsky KJ. Safety of medication options for treating pediatric esophagitis. Expert Opin Drug Saf. 2015;14(7):1087-1096.
  8. Orenstein SR, Hassall E, Furmaga-Jablonska W, et al. Multicenter, double-blind, randomized, placebo-controlled trial assessing the efficacy and safety of proton pump inhibitor Lansoprazole in infants with symptoms of Gastroesophageal Reflux disease. J Pediatr. 2009;154(4):514-520.
  9. Benning MA, Nurko S, Faure C, et al. Childhood functional gastrointestinal disorders: Neonate/toddler. Gastroenterol. 2016;150(6):1443-1455.
  10. Halpern R, Coelho R. Excessive crying in infants. J Pediatr. 2016;92(3):S40-S45.
  11. Dubois NE, Gregory KE. Characterizing the intestinal microbiome in infantile colic: Findings based on an integrative review of the literature. Biol Res Nurs. 2016;18(3):307-315.
  12. Rhoads JM, Fatheree NY, Norori J, et al. Altered fecal Microflora and increased fecal calprotectin in infants with colic. J Pediatr. 2009;155(6):823-828.
  13. Indrio F, Di Mauro A, Riezzo G, et al. Prophylactic use of a probiotic in the prevention of colic, regurgitation, and functional constipation. JAMA Pediatrics. 2014;168(3):228-233.
  14. Harb T, Matsuyama M, David M, Hill RJ. Infant colic—What works. A systemiatic review of interventions for breast-fed infants. J Pediatr Gastroenterol Nutr. 2016;62(5):668-686.
  15. Savino F, De Marco A, Ceratto S, Mostert M. Fecal calprotectin during treatment of severe infantile colic with Lactobacillus reuteri DSM 17938: A randomized, double-blind, placebo-controlled trial. Pediatrics. 2015;135(Supplement):S5–-
  16. Koletzko S, Niggemann B, Arato A, et al. Diagnostic approach and management of cowʼs-milk protein allergy in infants and children. J Pediatr Gastroenterol Nutr. 2012;55(2):221-229.
  17. Hill DJ, Roy N, Heine RG, et al. Effect of a low-allergen maternal diet on colic among breastfed infants: A randomized, controlled trial. Pediatrics. 2005;116(5):e709-e715
  18. Douglas PS, Hill PS. The crying baby: What approach? Curr Opin Pediatr. 2011;23(5):523-529.
  19. Çetinkaya B, Başbakkal Z. The effectiveness of aromatherapy massage using lavender oil as a treatment for infantile colic. Int J Nurs Pract. 2012;18(2):164-169.
  20. Kianpour M, Mansouri A, Mehrabi T, Asghari G. Effect of lavender scent inhalation on prevention of stress, anxiety and depression in the postpartum period. Iran J Nurs Midwifery Res. 2016;21(2):197-201.
Fuente: ndnr