Hormonas para una piel sana: Un enfoque Naturopático; por Anne Hussain Naturópata ND

La mayoría de nosotros hemos escuchado que la piel es el órgano más grande de nuestro cuerpo. Nuestra piel desempeña un papel crucial en la protección de los agentes patógenos y los elementos, nos ayuda a eliminar el material de desecho, regula la temperatura de nuestro cuerpo y transmite mensajes a través de la sensación del tacto. Es un órgano complejo que se ve afectado por nuestros ambientes internos y externos, y no podemos hablar de piel sin hablar de otros sistemas de órganos.

Comencemos por observar algunas de las principales hormonas y el impacto que tienen en nuestra piel.

Hormonas tiroideas

La triyodotironina (T3) y la tiroxina (T4) son hormonas producidas por nuestra tiroides cuando la hormona estimulante de la tiroides (TSH) transmite a la tiroides que el cuerpo necesita T3 y T4. La tiroides es responsable de una variedad de funciones en el cuerpo; la mayoría de nosotros sabemos que necesitamos que nuestra tiroides funcione correctamente para nuestro metabolismo y niveles de energía. Sin embargo, la tiroides también juega un papel crucial en la regulación de nuestras otras hormonas. Algunos de los cambios en la piel que se pueden ver con la disfunción de la tiroides incluyen:

  • sequedad o grasa;
  • piel áspera
  • enrojecimiento y picazón;
  • aumento del acné; y
  • urticaria.

Estrógeno y progesterona

Los niveles de estas dos hormonas no solo son importantes de manera independiente, sino que también son cruciales entre sí. El estrógeno típicamente tiene dos picos durante el ciclo menstrual, mientras que la progesterona tiene uno.

El exceso de estrógeno, también conocido como predominio de estrógeno, puede llevar a una variedad de síntomas que generalmente se deben a los altos niveles de estrógeno, pero también a los niveles relativamente bajos de progesterona.  Esta imagen de síntomas generalmente se presenta con lo siguiente:

  • acné alrededor de la línea de la mandíbula;
  • aumento de la producción de sebo de la piel y la grasa; y
  • Inflamación de la piel de naturaleza cíclica.

Por otro lado, el estrógeno bajo, que ocurre con la edad, trae su propio conjunto de problemas como:

  • elasticidad disminuida y arrugas aumentadas;
  • aumento de la fragilidad de la piel;
  • pérdida de estructura y aumento de la flacidez; y
  • disminución de la retención de humedad y aumento de la sequedad.

Testosterona

Generalmente reconocida como la hormona masculina, la testosterona es importante tanto para hombres como para mujeres. En las mujeres, los niveles altos de testosterona, generalmente denominados andrógenos altos, pueden llevar a:

  • producción excesiva de sebo;
  • aumento del acné; y
  • hirsutismo (exceso de crecimiento del vello).

Estos son los síntomas que se ven típicamente en el SOP.

Cortisol

Esta hormona del estrés es producida por nuestras glándulas suprarrenales, que son dos glándulas que se asientan sobre nuestros riñones. El cortisol ayuda a alimentar nuestra respuesta de lucha o huida, regula la inflamación y la presión arterial, administra la utilización de nuestras fuentes de combustible y es responsable de nuestro ciclo de sueño y vigilia. Nuestras glándulas suprarrenales producen cortisol a diario y, cuando surge la necesidad, nuestros cuerpos producen más, mientras que a veces nuestros cuerpos tienen dificultades para cumplir con nuestra demanda. Grandes cantidades de estrés no administrado, ya sea que el estrés sea fisiológico o mental / emocional, puede llevar a la desregulación del cortisol. Los efectos que esto tiene en nuestra piel pueden ser los siguientes:

  • aumento de la producción de sebo y respuestas inflamatorias de la piel como acné, rosácea, eczema y más;
  • complexión opaca y arrugas aumentadas;
  • Mala herida y cicatrización; y
  • aumento del herpes labial, el acné, el eccema, las infecciones por hongos y más, porque el microbioma de la piel ha cambiado y nuestro sistema inmunológico no funciona bien.

Insulina

Esta es la hormona responsable de la regulación del azúcar en la sangre. Una frase que comúnmente vemos y escuchamos es «resistencia a la insulina», que es cuando nuestros tejidos no responden a la insulina como lo harían normalmente. Normalmente, la insulina disminuye nuestros niveles de azúcar en la sangre al ayudar al azúcar en nuestros tejidos donde pueden ser utilizados o almacenados. Cuando la resistencia a la insulina se convierte en un problema como en la diabetes y el SOP, los cambios en la piel que se ven incluyen:

  • aumento de etiquetas en la piel;
  • aumento del acné y el hirsutismo (exceso de crecimiento del vello);
  • piel oscura engrosada (acantosis nigricans); y
  • Afecciones inflamatorias como la psoriasis.

Cómo lograr y mantener hormonas saludables y la dieta y nutrición de la piel

Coma el arco iris: las frutas y los vegetales tienen muchas vitaminas y minerales, y son ricos en antioxidantes. No solo eso, sino que las frutas y verduras también proporcionan a nuestro cuerpo compuestos que apoyan los procesos de desintoxicación a través de nuestro hígado y apoyan el metabolismo de nuestras hormonas.

Compre productos orgánicos cuando sea posible: los pesticidas pueden alterar nuestras hormonas, aumentar nuestra carga tóxica, aumentar la inflamación e incluso ser cancerígenos. El Grupo de Trabajo Ambiental publica una lista anual de «Docenas sucias» que consiste en las frutas y verduras que tienen el mayor contenido de pesticidas y que se deben comprar de manera orgánica.

Determine las sensibilidades de los alimentos y respalde la salud intestinal: la mayor parte de nuestra inflamación proviene del intestino; Cuando la eliminación a través del intestino no está ocurriendo normalmente, nuestras hormonas y piel sufrirán. Las reacciones de sensibilidad a los alimentos se han asociado comúnmente a afecciones de la piel como la rosácea, el eccema, la psoriasis, la urticaria y el acné. Una dieta de eliminación o una prueba de sensibilidad a los alimentos puede ayudar a determinar las sensibilidades de los alimentos para disminuir la inflamación, optimizar las hormonas y lograr una piel radiante. Los desencadenantes comunes de los alimentos para las afecciones de la piel incluyen los productos lácteos, los huevos, el maíz, el maní y el trigo.

Coma una dieta rica en fibra: ¡la fibra no solo garantiza la eliminación adecuada a través de nuestro tracto digestivo, sino que algunos tipos de fibra también se unen a las toxinas y los metabolitos hormonales y los extraen del cuerpo! Las semillas de lino molidas, los granos enteros, las frutas y los vegetales, y las semillas de chía son todas buenas opciones.

Beber agua: ¡ basta de decir!

Obtenga proteínas y grasas adecuadas: forman la base de nuestras hormonas y tejido conectivo y también son necesarios para la reparación y la hidratación.

Evite / minimice el azúcar refinada: ¡ Esto no solo suprimirá su sistema inmunológico, sino que también aumentará su insulina!

Suplementos y hierbas

La vitamina C, el zinc y la vitamina A son ejemplos de suplementos que se pueden tomar para apoyar la salud de la piel y ayudar con el recambio de células de la piel. Comer frutas, verduras, nueces y semillas proporcionará algunos de estos, pero a veces necesitamos más que eso.

El té de menta verde puede disminuir las afecciones de la piel causadas por los altos niveles de testosterona; Así pueden hacerlo las hierbas como la sierra de palmito y la raíz de ortiga.

Hierbas como el árbol casto y el cohosh negro pueden ayudar a apoyar la progesterona y el estrógeno.

Las hierbas adaptogénicas como la rodiola, el regaliz y la albahaca sagrada pueden ayudar a nuestras glándulas suprarrenales y, a su vez, a nuestro cortisol, hormonas sexuales y función tiroidea.

Aparte de la medicación, nuestra tiroides puede ser apoyada con selenio, zinc, yodo, hierro, vitamina D y L tirosina como ashwagandha y rehmannia.

Las hierbas que ayudan al hígado, como el cardo mariano, la raíz de diente de león y la bardana, pueden contribuir a los procesos de desintoxicación y al metabolismo hormonal.

Productos de cuidado personal, maquillaje y otras consideraciones

Lo que pones en tu cuerpo y cómo lo tratas es tan importante como lo que pones en tu cuerpo.

Evite los metales pesados, los productos químicos agresivos y los disruptores endocrinos: estos son frecuentes en los productos de cuidado personal y de maquillaje, desde plomo y talco hasta BPA y triclosan. Manténgase alejado de estos productos químicos, ya que pueden interferir con sus hormonas aunque los esté aplicando de forma tópica. La base de datos Skin Deep Cosmetics del Environmental Working Group es un buen comienzo para verificar los datos de seguridad de los ingredientes utilizados en los cosméticos.

Protector solar: ¡ Úsalo regularmente! Busque productos que contengan óxido de zinc que sean amigables con los arrecifes ¡El daño oxidativo a nuestra piel aumenta el envejecimiento de nuestra piel y puede aparecer más de 10 años después!

Use productos de origen vegetal: las plantas están llenas de antioxidantes y son una excelente manera de proteger y nutrir nuestra piel. Té verde, lavanda, aceite de onagra, resveratrol, aceite de jojoba, avena: todos estos son excelentes ingredientes para su piel, pero consulte a un profesional para ver qué es lo correcto para usted.

Descubra la piel fresca: la exfoliación, ya sea con una exfoliación suave o con hidroxiácidos como los AHA y BHA, puede ser extremadamente útil para mantener la piel flexible y radiante.

Muévase regularmente: el ejercicio y el movimiento apoyarán los procesos de desintoxicación y eliminación, mejorarán la calidad del sueño, aumentarán la circulación y los niveles de energía y mejorarán el estado de ánimo, todo lo cual ayudará a las hormonas y la piel. Duerma lo suficiente: si no estamos durmiendo bien, nuestras hormonas se vuelven locas, la inflamación aumenta, la producción de sebo puede aumentar y nuestro sistema inmunológico se vuelve menos resistente.

Cuide la mente: nuestro diálogo mental, nuestras reacciones y nuestros niveles de estrés tienen un impacto en nuestra fisiología. Tener salidas para las emociones, hacer actividades que nos traigan alegría, no extendernos demasiado y ser amables con nosotros mismos son aspectos muy importantes de nuestras hormonas, la piel y el bienestar general.

Busque ayuda profesional: siempre es prudente trabajar con un profesional de la salud que pueda tratar las hormonas y los problemas de la piel.

Referencias:

Shah, M.G. and H.I. Maibach. “Estrogen and skin. An overview.” American Journal of Clinical Dermatology, Vol. 2, No. 3 (2001): 143–150.

  1. Kopera, D. “Impact of testosterone on hair and skin.” Endocrinology & Metabolic Syndrome: Current Research, Vol. 4:187.
  2. Chen, Y., and J. Lyga. “Brain-skin connection: Stress, inflammation, and skin aging.” Inflammation & Allergy Drug Targets, Vol. 13, No. 3 (2014): 177–190.
  3. Gonzalez-Saldivar, G., et al. “Skin manifestations of insulin resistance: From a biochemical stance to a clinical diagnosis and management.” Dermatology and Therapy, Vol. 7, No. 1 (2017): 37–51.
  4. Lunder, S. “EWG’s 2018 shopper’s guide to pesticides in produce™.” EWG. · https://www.ewg.org/foodnews/summary.php · Posted 2018 04 10.
  5. EWG’s Skin Deep® Cosmetics Database · https://www.ewg.org/skindeep/