El criterio Naturopático en la Cultura Tradicional Árabe (I). La Diaitia árabe, la ciencia de la medida, del equilibrio (1)

A grandes rasgos, la diaitia (higiene de vida) árabe puede ser considerada como la ciencia de la medida, del equilibrio.

Dentro de sus conceptos fundamentales existen algunos de carácter obligatorio, como es el i`tidal, es decir, “simetría” o “equilibrio psicofísico”, resultado de la proporción óptima de los cuatro humores, de forma que se convierte en el instrumento requerido para conservar la salud y, como consecuencia, en el objetivo a alcanzar por todo tipo de régimen o normas de salud y remedios naturales

Los conceptos fundamentales sobre diatia (higiene de vida) árabe se basan en el concepto de salud como equilibrio de las potencias y armonías correctas. En la diatia (higiene de vida) sigue rigiendo el esquema canónigo del Corpus Hipocraticum, de las sex res non naturales.

En definitiva, es la característica que define el estado de salud ideal. Las cosas necesarias, llamadas también no naturales, es decir, exteriores al ser humano –las res sex non naturales de los textos latinos-, constituyen el objeto de la diaitia (higiene de vida). Se trata de aquellas actividades que el ser humano desarrolla en su medio ambiente y son las siguientes:

1) luz y aire;

2) comidas y bebidas;

3) trabajo y reposo;

4) sueño y vigilia;

5) excreciones y secreciones, apartado que también engloba el baño, las relaciones sexuales, la flebotomía, etc.;

6) disposiciones o estados de espíritu -alegría, enfado, tristeza, etc.,-.

Todas ellas son necesarias, como su nombre indica, para la recta ordenación de la vida del hombre y, además, llegaron a convertirse en la clave explicativa de una ambiciosa visión de la salud como “norma de vida”.

De acuerdo con tales normas, todos los cuidados van encaminados a conservar el cuerpo y el espíritu en buen estado, respetando su funcionamiento natural. Hay que tener en cuenta, de forma rigurosa, el temperamento del individuo (la constitución biológica individual –edad, sexo, actividad, costumbres, etc.-) y el ritmo de las estaciones del año a fin de no contravenir nunca el orden natural.

Como consecuencia, el funcionamiento correcto del organismo humano depende íntimamente de su armonía con la Naturaleza, todo debe estar sometido a las variaciones que afectan al medio natural del ser humano.

Además, la base de la diaitia (higiene de vida), según las teorías galénicas, se asienta sobre la consideración de la perdida de salud como un fenómeno puramente individual, es decir, que las res sex non naturales deberán ser tratadas de forma diferente e individual. Tal vez esta sea la característica que más diferencia a la higiene galénica de la actual. La aceptación del paradigma galénico por parte de la cultura árabe determinó que ésta incorporase plenamente la diatia (higiene de vida) al servicio del ser humano preocupado por la salud.