La Organización Colegial Naturopática trae a la memoria la vida y obra de Pierre Delbet ( 1861 – 1957) en el 156 aniversario de su nacimiento, recordado por su defensa del cloruro de magnesio

La Organización Colegial Naturopática trae a la memoria la vida y obra de Pierre Delbet ( 1861 – 1957) en el 156 aniversario de su nacimiento, recordado por su defensa del cloruro de magnesio.

Pierre Delbet,  nació el 15 de noviembre de 1861, era el hijo de un médico, era doctor en medicina conferido en 1889 en París, convirtiéndose en agregado allí en 1892; fue profesor de cirugía clínica en la Academia de la Clínica de Cirugía en París. Fue co-editor del Traité de chirurgie et clinique opératoire, así como el Nouveau Traité de chirurgie. Fue miembro de la Academia de Medicina de 1921.

En 1915 fue en busca de una solución para limpiar las heridas de los soldados, porque consideró que tradicionalmente utilizando antisépticos en tejidos dañados, alentó a las infecciones en lugar de prevenirlos. Al Dr. Delbet se le ocurrió investigar cómo las sales influían en la fagocitosis (lucha entre microbios buenos y malos), y después de ensayar muchas sales, llegó a la conclusión de que el cloruro de magnesio era la sal con la que los microbios buenos devoraban con mayor voracidad a los malos: la fagocidad aumentaba tres veces más que si no se añadía ninguna sal. Esto quiere decir que el cloruro de magnesio es la sal que más fortalece el sistema inmunitario.

Tras la investigación en el laboratorio, pasó a la investigación clínica y los resultados fueron asombrosos. Él llamó a este efecto «cytophilaxis», la promoción de magnesio que aumenta la eficiencia de las células blancas de la sangre. El Dr. Delbet descubrió que esta solución oral tenia también un efecto tónico en muchas personas y así se dio cuenta de que el cloruro de magnesio tuvo un efecto en todo el organismo; comenzó a estudiar de cerca el tema y comprobó que la solución de cloruro de magnesio era muy bueno para una larga lista de enfermedades, entre las que destacan el colesterol, cistitis, en el aparato digestivo, la enfermedad de parkinson, calambres y temblores musculares, acné, eczemas, en el sistema nervioso, psoriasis, picor de distintos orígenes de la piel, fortalecimiento de cabello y uñas, problemas circulatorios, hipertrofia prostática, asma, urticaria, etc.

El Dr. Pierre Delbet observo también que en muchos ancianos, bajo el influjo del cloruro de magnesio, desaparecía la rigidez muscular y su caminar recuperaba la elasticidad de la juventud, además de obtener excelentes resultados en los temblores seniles. Publicó numerosos libros sobre el magnesio. Él y su discípulo Neveu aplicaron cloruro de magnesio cristalizado a un grupo de animales y a otro grupo no, y a ambos se les sometió a un estrés intenso. Después de un tiempo, los que tomaron magnesio no hicieron úlceras ni paros cardíacos, lo que sí pasó con el otro grupo. El magnesio evitó que el estrés se convirtiera en distrés que es dañino y mortal.

A continuación, el Prof. Delbet comenzó a investigar la relación entre magnesio y el cáncer. Después de una gran cantidad de clínicas y experimentales encontró que el cloruro de magnesio tiene un muy buen efecto en la prevención del cáncer y que era capaz de curar varias precancerosas condiciones. Los estudios epidemiológicos confirman la opinión del Delbet y demuestra que las regiones más ricas de la tierra con la incidencia de magnesio tuvieron menos cáncer, y viceversa. En 1944 publico el libro Política Preventiva del Cáncer, que habla de la incidencia del cloruro de magnesio y esta enfermedad.