Las Áreas de conocimiento de la Naturopatía (3). Naturopatía Normativa -1

La Educación para la Salud constituye la parte más importante en la normatividad Naturopática.

El Glosario de Promoción de la Salud (Don Nutbeam, Oficina Regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud, 1985. trd. Andrea de Manuel y José Luis Moscoso, Salud entre Todos, 1986) dice: » La educación para la salud es un termino que se utiliza para designar a las oportunidades de aprendizaje creadas conscientemente con vistas a facilitar cambios de conducta encaminados hacia una meta predeterminada. La educación para la salud ha estado hasta ahora estrechamente ligada a la prevención de la enfermedad, como medio susceptible de modificar los comportamientos identificados como factores de riesgo de determinadas enfermedades. Se trata fundamentalmente de una actividad educativa diseñada para ampliar el conocimiento de la población en relación con la salud y desarrollar la comprensión y las habilidades personales que promuevan la salud»

En este sentido, la Naturopatía aporta la imprescindible necesidad de tomar como referencia la dimensión natural del ser humano en su contexto biocultural en los objetivos de la Educación para la Salud. Continua diciendo el Glosario «sin embargo, la educación para la salud no se preocupa solo de los individuos concretos y de sus conductas saludables y de riesgo. En el ámbito de la Promoción de la Salud es también necesario poner en practica diferentes formas de Educación para la Salud dirigidas hacia los grupos y las organizaciones y hacia comunidades enteras». La intervención Naturopática en los programas de Educación para la Salud sirve también para la concienciación sobre las causas ecológicas y económicas de la salud, así que como el proceso de «enfermar» es algo consecuente de las relaciones ambientales, conductuales, sociales y económicas, quitándosele esa carga de concepciones mágicas y desconocidas; a la vez que elaborar estrategias encaminadas en este sentido.

En la casuística Naturopática (la salud por la naturaleza) señalamos, en línea con lo recogido con el Glosario que «la Educación para la Salud supone una superación del papel que tradicionalmente se le ha atribuido, limitado fundamentalmente a cambiar las conductas de riesgo de los individuos; y se convierte así en un potente instrumento de transformación personal y social. Por tanto, es necesario que el contenido de estos programas incluya informaciones que, por ejemplo, demuestren la viabilidad política (políticas de salud con referencias a la biocultura) y las posibilidades organizativas de diversas formas de actuación dirigidas a lograr cambios ecológicos, económicos o sociales que favorezcan la salud».

Bibliografía

  1. Alezeia. Asociación de Educación para la Salud
  2. Costa, M.; López, E.(1996) Educación para la salud. Una estrategia para cambiar los estilos de vida. Madrid: Pirámide.
  3. Fernández Benasar, C.; Fornés, J. (1991) Educación y salud. Palma de Mallorca: Universitat de les Illes Balears.
  4. Fortuny, M. (1994). El contenido transversal de la educación para la salud: diseño de la actividad pedagógica. Revista de Ciencias de la Educación, Madrid
  5. Greene, W.H., Simons-Morton (1988). Educación para la Salud. México : Interamericana·McGraw-Hill.
  6. Pineda C. (2000). Educación para la salud. Edit. Progreso, 
  7. Polaino-Lorente, A.(1987). Educación para la salud. Barcelona: Herder.
  8. Roque P. (2008). Educación para la Salud. Ed. Cultural, México
  9. Sánchez Mora M.C. (2009). Educación para la Salud, cuidado personal y bienestar social. Santillana, México
  10. Serrano, M.I. (1989) Educación para la salud y participación comunitaria, Madrid: Díaz de Santos.
  11. Serrano, M.I. (coord.-edit) (1998). La Educación para la Salud del siglo XXI. Madrid : Díaz de Santos