La Organización Colegial Naturopática trae a la memoria la vida y obra de Pehr Henrik Ling, promotor de la llamada «Gimnasia Sueca», en el 231 aniversario de su nacimiento

La Organización Colegial Naturopática trae a la memoria la vida y obra de Pehr Henrik Ling, promotor de la llamada «Gimnasia Sueca», en el 231 aniversario de su nacimiento acontecido tal día como hoy 15 de noviembre de 1786 en Ljungby Municipality, (Suecia). Al principio, Ling no tenía ningún interés por la educación física, sino por la literatura. Escribió diversos poemas épicos; entre ellos, «Gylfe» (en 1810).

Fue al leer a Rousseau cuando empezó su interés por la educación física, ya que había sido educado siguiendo el movimiento pedagógico de los «filantropistas», que apostaban por una «educación para todos». Durante su estancia en Copenhague, e influido por el filantropismo, decidió frecuentar el gimnasio creado por Natchegall, y allí constató la necesidad de crear métodos que desarrollasen la educación corporal. Debido a una parálisis en su brazo, tomó contacto con la esgrima, utilizándola como terapia. Después de tres años, recuperó totalmente la capacidad de movimiento, y esto le hizo valorar la utilidad y los efectos de los ejercicios físicos.

  • Los ejercicios eran clasificados en tres bloques:
  • Introducción: ejercicios de orden.
  • Ejercicios fundamentales A: brazos, piernas y tronco.
  • Ejercicios fundamentales B: saltos, trepas y destrezas.

También buscó abordar mediante ejercicios físicos numerosos problemas de salud de tipo pulmonar típicos de su época (tuberculosis… etc.).

Entre 1804 y 1813, Ling vuelve al sur de Suecia como profesor de esgrima- En esta época formó su «método». Intentó convencer a las autoridades para que adoptasen la gimnasia como materia obligatoria en la educación de la juventud. Creó un completo sistema de ejercicios físicos, analíticos y correctores de las deficiencias corporales. Esto constituye el nacimiento del método sueco.

El método desarrollado por Ling se centraba en los beneficios proporcionados por la ejecución de movimientos físicos específicos y, si bien la relación entre el instructor y el usuario no hubiera estado vista con demasiado aprecio por aquel entonces debido a su excesivo contacto físico, Ling consiguió establecer la razón por la cual el masaje sueco ha llegado a adquirir fama mundial: los aspectos físicos y mentales del bienestar, así como los beneficios salutógenos en general y regeneradores en particular de su método.

En 1813 se emite un Acuerdo Real que crea una escuela para formar profesores de educación física: el Real Instituto Central de Gimnasia de Estocolmo, que será organizado y dirigido por Ling. En esta etapa Ling escribe los primeros trabajos y crea las bases donde asentará su método. Introduce en la enseñanza un elemento nuevo: un amplio repertorio de ejercicios sistematizados, capaces de localizar el trabajo en determinados puntos y de producir modificaciones en la actitud habitual de los alumnos.

En 1840, de forma póstuma, se publicó el libro «Fundamentos generales de gimnasia».