Cannabis medicinal: un antídoto contra la epidemia de opioides; por Jamie Corroon, Naturópata ND

PERSPECTIVA NATUROPATICA

A falta de algunas estadísticas básicas, la importancia de la epidemia de opiáceos en los Estados Unidos puede ser fácilmente subestimada. En 2015, el año más reciente para el cual los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) publicaron datos, más de 2 millones de estadounidenses de 12 años o más tenían un trastorno por uso de sustancias que involucraba analgésicos recetados. Esta estimación aumenta a 2,5 millones cuando se incluyen opioides sin receta.

¿Por qué se incluirían los opioides sin receta? Casi el 80% de los usuarios de heroína informa haber usado opioides recetados antes de iniciar el consumo de heroína. Y a menudo estos individuos tienen sus recetas de opiáceos descontinuadas por médicos preocupados después de que la dependencia se ha desarrollado. En una encuesta de 2014, el 94% de los encuestados informaron que decidieron consumir heroína porque los opioides recetados eran «mucho más caros y más difíciles de obtener» .

En 2015, más de mil estadounidenses fueron tratados en los departamentos de emergencia cada día en todo el país por el uso indebido de opioides recetados. Eso es más de 365 000 visitas durante el año. La muerte por un medicamento recetado es la causa número uno de muerte accidental en los Estados Unidos.  En 2015, las sobredosis de drogas representaron 52 404 muertes. Más del 63% involucró a un opioide y más de 15 000 de estas muertes involucraron a un opioide recetado. Dicho de otra manera, 91 estadounidenses murieron cada día por una sobredosis de opioides en 2015, 44 de los cuales murieron por prescripción de opoides. En el período de 17 años entre 1999 y 2015, la tasa de mortalidad por sobredosis de opiáceos y las ventas de opiáceos recetados aumentó en un 500%, mientras que la prevalencia de estadounidenses que informaron dolor crónico se mantuvo estable.

En un esfuerzo por abordar este tema, el CDC emitió nuevas pautas para la prescripción de opiáceos en marzo de este año.

Entonces, ¿qué tiene que ver esto con el cannabis?


CANNABIS MEDICINAL

En un informe exhaustivo de 2017 titulado «Los efectos del cannabis y los cannabinoides en la salud: estado actual de la evidencia y recomendaciones para la investigación», la División de Salud y Medicina de las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina declaró: «Existe evidencia concluyente o sustancial que el cannabis o los cannabinoides son efectivos … para el tratamiento del dolor crónico en adultos «.

De acuerdo con una multitud de encuestas, la razón médica más común para usar cannabis o cannabinoides (compuestos contenidos en la planta de cannabis) es el dolor crónico. Los encuestados informan que el consumo de cannabis es un medio eficaz para controlar su dolor, tanto como terapia individual como como terapia complementaria cuando se combinan con opiáceos. También informaron que sustituyeron el cannabis por opiáceos recetados, y redujeron su dosis de opiáceos, con lo que experimentaron una reducción en los efectos secundarios asociados y al mismo tiempo informaron una mejor calidad de vida.

Los datos ecológicos ofrecen una perspectiva diferente con una conclusión similar. Los estudios que utilizan datos a nivel estatal sugieren que se recetan menos opioides en los estados con acceso legal al cannabis medicinal. Un estudio publicado en la revista Health Affairs en 2016, utilizando datos de la Parte D de Medicare, descubrió que la implementación de una ley de cannabis médica efectiva condujo a una reducción de 1826 dosis diarias de opioides por médico por año entre 2010 y 2013.  Esta reducción en los patrones de prescripción fueron posteriormente corroborados por los mismos autores en 2017, utilizando datos de Medicaid de 2007 a 2014. Los autores especularon que un ahorro de $ 1.01 mil millones podría realizarse en 2014 si todos los estados de EE. UU. tuvieran leyes sobre marihuana medicinal. (Cabe señalar que el costo del cannabis no se incluyó en el análisis). Un estudio diferente encontró 23% y 13% menos de hospitalizaciones relacionadas con el abuso de opiáceos y opioides, respectivamente, en estados con acceso legal. Finalmente, un tercer estudio mostró que la tasa de mortalidad de opiáceos era casi un 25% menor en los estados con acceso legal al cannabis medicinal. Esta tasa reducida parece seguir disminuyendo en los años posteriores a la aprobación de las leyes sobre el cannabis medicinal.

Los datos de ensayos clínicos en humanos también sugieren que los cannabinoides son analgésicos efectivos, y que la analgesia aditiva se logra cuando los cannabinoides se combinan con opiáceos.  Un estudio abierto publicado en 2016 encontró que las personas con dolor crónico resistente al tratamiento informaron mejoras en el dolor y en las puntuaciones de calidad de vida relacionadas con el dolor con la adición de cannabinoides a su régimen de opiáceos. 12 El cuarenta y cuatro por ciento de los sujetos en el estudio suspendieron por completo sus opiáceos. Otros estudios han demostrado que los cannabinoides pueden retrasar o prevenir el desarrollo de la tolerancia a los opioides y reactivar la analgesia opioide después de que una dosificación anterior se haya vuelto ineficaz.

Además, los cannabinoides son extremadamente seguros. En 2015, más de 33 000 estadounidenses murieron por una sobredosis de opiáceos. La cantidad de personas que murieron ese año por una sobredosis de cannabis fue … cero. Una revisión sistemática de 31 estudios (23 ensayos controlados aleatorizados y 8 estudios observacionales) encontró que el 96.6% de los efectos adversos «no fueron graves». Este perfil de seguridad es claramente superior al de los opiáceos, así como los medicamentos utilizados para tratar los opiáceos  (por ejemplo, metadona, buprenorfina). La supresión respiratoria, la causa más común de muerte por sobredosis de opioides, no es un riesgo asociado con el uso de cannabis en dosis altas porque hay pocos receptores de cannabinoides localizados en los centros cardio-respiratorios del tallo cerebral. Además, el uso concomitante de cannabinoides y opiáceos no parece aumentar el riesgo de efectos adversos graves o muerte en comparación con el uso de opiáceos solos. Y, a diferencia de la abstinencia de opioides, la abstinencia de cannabis es generalmente leve, de corta duración y autolimitada. La mayoría de las personas que dejan de usar cannabinoides lo hacen sin tratamiento formal.


CANNABINOIDES PARA EL RETIRO DE OPIÁCEOS

La evidencia sugiere que los cannabinoides pueden tratar eficazmente los síntomas de la abstinencia de opiáceos (p. Ej., Náuseas, vómitos, diarrea, calambres, espasmos musculares, ansiedad, agitación, inquietud, insomnio). El cannabidiol (CBD), en particular, puede tener el mayor potencial en el tratamiento de los trastornos por consumo de opioides debido a sus efectos no gratificantes y ansiolíticos. La ansiedad es uno de los factores clave de la adicción y la recaída, y se ha demostrado que el CBD reduce la ansiedad en ensayos clínicos que involucran a sujetos sanos y personas con trastornos de ansiedad social.

Los modelos experimentales preclínicos han demostrado que el CBD reduce las propiedades gratificantes de los opioides y reduce el comportamiento de búsqueda de heroína. Un pequeño estudio piloto doble ciego de humanos dependientes de opiáceos encontró que una sola dosis de CBD condujo a una disminución en el ansia general 24 horas después. Este efecto persistió 7 días después del último tratamiento. También se observaron reducciones en la ansiedad. Claramente, se necesitan más ensayos clínicos, pero estos datos sugieren un papel plausible para el CBD y quizás otros cannabinoides en el tratamiento de los trastornos por el uso de opiáceos.


RESUMEN

La morbilidad y la mortalidad asociadas con la actual epidemia de opiáceos son asombrosas: 2,5 millones de estadounidenses en 2015 fueron diagnosticados con un trastorno por consumo de sustancias que involucraba un opioide, y más de 33 000 estadounidenses murieron por una sobredosis de opiáceos en ese mismo año. Esta epidemia es un problema complejo que requiere una variedad de soluciones. Si bien la adopción generalizada del cannabis para el tratamiento del dolor no es una panacea, es una terapia emergente respaldada por diferentes metodologías en investigación científica, que abren el camino. Esta investigación no solo respalda su eficacia como analgésico, sino también su seguridad, especialmente cuando se compara con opiáceos e incluso con medicamentos farmacológicos no opiáceos. Es completamente posible que esta planta, que durante mucho tiempo se ha considerado una amenaza para la salud pública, podría ser una parte importante de la solución a una de las crisis de salud pública más apremiantes de nuestro tiempo.

Referencias
  1. Centers for Disease Control and Prevention. Understanding the Epidemic. Drug overdose deaths in the United States continue to increase in 2015. Last updated August 30, 2017. CDC Web site. https://www.cdc.gov/drugoverdose/epidemic/index.html. Accessed September 1, 2017.
  2. Jones CM. Heroin use and heroin use risk behaviors among nonmedical users of prescription opioid pain relievers – United States, 2002–2004 and 2008–2010. Drug Alcohol Depend. 2013;132(1-2):95-100.
  3. Cicero TJ, Ellis MS, Surratt HL, Kurtz SP. The changing face of heroin use in the United States: a retrospective analysis of the past 50 years. JAMA Psychiatry. 2014;71(7):821-826.
  4. National Safety Council. Prescription Drug Abuse Epidemic; Painkillers Driving Addiction, Overdose. 2017. Available at: http://www.nsc.org/learn/NSC-Initiatives/Pages/prescription-drug-abuse.aspx. Accessed July 31, 2017.
  5. Rudd RA, Seth P, David F, Scholl L. Increases in Drug and Opioid-Involved Overdose Deaths — United States, 2010–2015. MMWR Morb Mortal Wkly Rep. 2016;65(5051):1445-1452.
  6. Daubresse M, Chang HY, Yu Y, et al. Ambulatory diagnosis and treatment of nonmalignant pain in the United States, 2000-2010. Med Care. 2013;51(10):870-878.
  7. Chang HY, Daubresse M, Kruszewski SP, Alexander GC. Prevalence and treatment of pain in EDs in the United States, 2000 to 2010. Am J Emerg Med. 2014;32(5):421-431.
  8. Dowell D, Haegerich TM, Chou R. CDC Guideline for Prescribing Opioids for Chronic Pain — United States, 2016. JAMA. 2016;315(15):1624-1645.
  9. National Academies of Sciences, Engineering, Medicine. Report: The Health Effects of Cannabis and Cannabinoids. Washington, DC: National Academies Press; 2017. Available at: http://nationalacademies.org/hmd/~/media/Files/Report%20Files/2017/Cannabis-Health-Effects/cannabis-conclusions.pdf. Accessed July 31, 2017.
  10. Sexton M, Cuttler C, Finnell JS, Mischley LK. A Cross-Sectional Survey of Medical Cannabis Users: Patterns of Use and Perceived Efficacy. Cannabis Cannabinoid Res. 2016;1(1):131-138.
  11. Lucas P, Walsh Z. Medical cannabis access, use, and substitution for prescription opioids and other substances: A survey of authorized medical cannabis patients. Int J Drug Policy. 2017;42:30-35.
  12. Haroutounian S, Ratz Y, Ginosar Y, et al. The Effect of Medicinal Cannabis on Pain and Quality of Life Outcomes in Chronic Pain: A Prospective Open-label Study. Clin J Pain. 2016;32(12):1036-1043.
  13. Boehnke KF, Litinas E, Clauw DJ. Medical cannabis associated with decreased opiate medication use in retrospective cross-sectional survey of chronic pain patients. J Pain. 2016;17(6):1-6.
  14. Corroon JM, Mischley LK, Sexton M. Cannabis as a substitute for prescription drugs – a cross-sectional study. J Pain Res. 2017;10:989-998.
  15. Reiman A, Welty M, Solomon P. Cannabis as a Substitute for Opioid-Based Pain Medication: Patient Self-Report. Cannabis Cannabinoid Res. 2017;2(1):160-166.
  16. Bradford AC, Bradford WD. Medical marijuana laws reduce prescription medication use in medicare part D. Health Aff. 2016;35(7):1230-1236.
  17. Bradford AC, Bradford WD. Medical Marijuana Laws May Be Associated With A Decline In The Number Of Prescriptions For Medicaid Enrollees. Health Aff (Millwood). 2017;36(5):945-951.
  18. Shi Y. Medical marijuana policies and hospitalizations related to marijuana and opioid pain reliever. Drug Alcohol Depend. 2017;173:144-150.
  19. Bachhuber MA, Saloner B, Cunningham CO, Barry CL. Medical cannabis laws and opioid analgesic overdose mortality in the United States, 1999-2010. JAMA Intern Med. 2014;174(10):1668-1673.
  20. Lynch ME, Ware MA. Cannabinoids for the Treatment of Chronic Non-Cancer Pain: An Updated Systematic Review of Randomized Controlled Trials. J Neuroimmune Pharmacol. 2015;10(2):293-301.
  21. Ware MA, Wang T, Shapiro S, et al. Smoked cannabis for chronic neuropathic pain: a randomized controlled trial. Can Med Assoc J. 2010;182(14):E694-E701.
  22. Abrams DI, Couey P, Shade SB, et al. Cannabinoid-opioid interaction in chronic pain. Clin Pharmacol Ther. 2011;90(6):844-851.
  23. Wang T, Collet JP, Shapiro S, Ware MA. Adverse effects of medical cannabinoids: a systematic review. Can Med Assoc J. 2008;178(13):1669-1678.
  24. Stolbach A, Hoffman RS. Acute opioid intoxication in adults. Last updated August 21, 2017. UpToDate. Available at: https://www.uptodate.com/contents/acute-opioid-intoxication-in-adults?source=search_result&search=opioid overdose&selectedTitle=1~146#H22. Accessed August 31, 2017.
  25. Glass M, Dragunow M, Faull RL. Cannabinoid receptors in the human brain: a detailed anatomical and quantitative autoradiographic study in the fetal, neonatal and adult human brain. Neuroscience. 1997;77(2):299-318.
  26. Herkenham M, Lynn AB, Litrle MD, et al. Cannabinoid receptor localization in brain. Neurobiology. 1990;87(5):1932-1936.
  27. Ware MA, Wang T, Shapiro S, et al. Cannabis for the Management of Pain: Assessment of Safety Study (COMPASS). J Pain. 2015;16(12):1233-1242.
  28. Budney AJ, Hughes JR. The cannabis withdrawal syndrome. Curr Opin Psychiatry. 2006;19(3):233-238.
  29. Blessing EM, Steenkamp MM, Manzanares J, Marmar CR. Cannabidiol as a Potential Treatment for Anxiety Disorders. Neurotherapeutics. 2015;12(4):825-836.
  30. Hine B, Torrelio M, Gershon S. Differential effect of cannabinol and cannabidiol on THC-induced responses during abstinence in morphine-dependent rats. Res Commun Chem Pathol Pharmacol. 1975;12(1):185-188.
  31. Ren Y, Whittard J, Higuera-Matas A, Morris C V, Hurd YL. Cannabidiol, a nonpsychotropic component of cannabis, inhibits cue-induced heroin seeking and normalizes discrete mesolimbic neuronal disturbances. J Neurosci. 2009;29(47):14764-14769.
Fuente: ndrn