Tu intestino y tu salud: profundizar en tu aparato digestivo; por Effy Germanis Naturópata ND

Un intestino sano es una parte crucial del mantenimiento de su salud en general. Hoy parece que muchas enfermedades y problemas de salud tienen su raíz en un intestino desequilibrado. Los alimentos que consumimos, el estrés que experimentamos y la exposición a elementos tóxicos han creado una disbiosis del intestino. Esto conduce a cambios en nuestro estado de ánimo, nuestra vitalidad y nuestra energía. Nos sentimos menos dispuestos a pasar el día, y la mayor parte de nuestro día se convierte en una tarea en lugar de cualquier otra cosa.

Las funciones de barrera del intestino representan una de las interfaces más importantes entre una persona y el entorno externo. Esta barrera no es solo un medio para mantener las cosas afuera; en cambio, es un sistema sofisticado para comunicarse y permitir la entrada selectiva de ciertos componentes desde el lumen del tracto digestivo al cuerpo. La proximidad de la luz intestinal permite la absorción de nutrientes disponibles e interacciones con billones de microbios no humanos. Los cambios en la permeabilidad intestinal y la función de barrera contribuyen a la disfunción gastrointestinal y los fenómenos de diagnóstico que siguen.

¿Qué hace tu instinto? Nuestro sistema digestivo está involucrado en la digestión de alimentos y bebidas. Controla la descomposición de estos alimentos y la producción de energía a partir de los alimentos y bebidas que consumimos. Al hacer esta tarea, participa en la regulación de nuestro metabolismo, modera nuestro sistema inmunológico y se asegura de que las toxinas se eliminen regularmente. Cuando el intestino está desequilibrado, todas estas tareas simples pero complejas no funcionan correctamente, y terminamos sintiéndonos lentos, hinchados después de las comidas, siempre enfermándonos y sintiéndonos hinchados y cansados, entre muchos otros síntomas.

El sistema digestivo se compone de 100.000 millones de células en el intestino. ¡ Eso es mucho! Dentro de estos 100,000 billones de células, hay hasta 2,000 especies diferentes, y de esas 2,000 especies, hay 7,000 cepas. Una vez más, ¡eso es mucho! El sistema digestivo es un sistema complejo de células que trabajan juntas para mantener nuestro cuerpo equilibrado y saludable. Hay dos partes principales en el sistema digestivo: el intestino delgado y el intestino grueso. La ironía en sus nombres es que el intestino delgado mide 20 pies de largo, mientras que el intestino grueso mide 4 pies de largo.

Mantener o mejorar la integridad de nuestra barrera intestinal es fundamental para preservar nuestra salud general. Las roturas en la función de barrera conducirán a síntomas gastrointestinales, pero también supondrán una carga adicional para el sistema inmunológico con una gran carga antigénica / alergénica y aumentarán el número de toxinas que requieren desintoxicación y eliminación.

¿Qué podemos hacer para reducir la permeabilidad del intestino y reducir así los efectos secundarios en nuestra salud general? En primer lugar, eliminar las señales que dañan las células gastrointestinales y promueven la permeabilidad intestinal. Esto puede ser cualquier cosa que aumente la inflamación intestinal: estrés, alimentos inflamatorios, patógenos, toxinas, AINE, etc.

El estrés tiene un efecto importante en la salud de nuestro intestino. Cuando estamos estresados, o si el estrés continúa por más tiempo, puede haber efectos no sólo en cómo nos sentimos, sino también en nuestras hormonas ( todas ellas ) y en el intestino. El estrés ralentiza el proceso digestivo; aumenta la inflamación en el intestino; reduce las enzimas digestivas; y conduce a una mayor permeabilidad, permitiendo que las moléculas pasen a través de eso que no debería. Esto termina creando más inflamación en el cuerpo, crea quejas digestivas y con el tiempo puede llevar al cuerpo a atacar a sus propias células.

Para apoyar las vías antiinflamatorias, necesitamos aumentar la ingesta de alimentos antiinflamatorios. Estos se encuentran principalmente en las plantas, ya que se informa que muchos fitonutrientes reducen la carga inflamatoria. Además, otros aspectos muy importantes incluyen una dieta nutritiva y libre de alérgenos, evitar los alimentos procesados ​​y evitar los azúcares refinados. Nuestra dieta debe, en cambio, incluir alimentos y bebidas fermentadas, alimentos pre y probióticos y alimentos integrales.

Proporcionar nutrientes en forma de suplementos también puede ayudar en el proceso de curación, especialmente cuando ya está experimentando síntomas de disbiosis intestinal. Esto ayuda a que las células gastrointestinales desarrollen una reserva metabólica y mantengan su capacidad para dividirse rápidamente y mantener la función de barrera. Dicha suplementación incluye L glutamina (un asombroso aminoácido con excelentes propiedades curativas del intestino), Aloe vera y hierbas antiinflamatorias: malvavisco, olmo resbaladizo, garra de gato y productos de enzimas digestivas, por nombrar algunos. Siempre es importante consultar con su Naturópata para obtener más información sobre los usos correctos de los suplementos y para un plan de tratamiento específicamente diseñado para usted.

Además de los protocolos de alimentos y suplementos, puede realizar pruebas para proporcionar información sobre la permeabilidad de su intestino y la función / respuesta inmune que puede estar experimentando. Las pruebas de sensibilidad a los alimentos nos dan una idea de qué tan reactivos somos ante grupos de alimentos y alimentos específicos. Es una prueba de IgG, que es una respuesta tardía que nuestro cuerpo tiene a los alimentos que consumimos. Esto significa que los síntomas que experimentamos con los alimentos que comemos pueden durar hasta tres días antes de que se noten. Debido a este lapso de tiempo, puede ser difícil entender qué alimentos pueden estar causando las quejas. La zonulina es una proteína que modula la permeabilidad intestinal. Al probar esta proteína, los niveles elevados podrían ser indicativos de una mayor permeabilidad intestinal. Por último, las pruebas hormonales también son beneficiosas, ya que la disbiosis intestinal puede afectar los niveles y la función de las glándulas endocrinas: tiroides, suprarrenales y reproductivas. En primer lugar, la inflamación que se produce con el aumento de la permeabilidad intestinal conduce a una disfunción de estas glándulas, que podría extenderse, creando síntomas de fatiga suprarrenal, hipotiroidismo y posiblemente enfermedades autoinmunes.

Los síntomas gastrointestinales son algunos de los más frecuentemente experimentados por muchas personas y son una de las razones más comunes por las que buscan atención médica. Algunos de los síntomas son agudos y autolimitados, mientras que otros pueden persistir durante muchos años, nunca desaparecerán y posiblemente empeorarán a medida que pasa el tiempo. Como sabemos, el tracto gastrointestinal es la primera línea de comunicación con nuestro entorno externo.

En nuestras vidas, consumiremos entre 30 y 50 toneladas de alimentos y alojaremos más células microbianas en nuestro intestino que las células humanas en el resto de nuestro cuerpo. Un tracto gastrointestinal saludable mantiene un equilibrio saludable de microbios y previene la entrada de sustancias dañinas en el cuerpo. En este sentido, nuestra salud y vitalidad dependen de la salud de nuestro tracto gastrointestinal. Cuando está desequilibrado, surge la enfermedad y nuestra salud se ve afectada. Saludos por alimentar nuestra salud y mantener nuestra vitalidad fuerte. ¡Buen provecho!

Referencias
  1. Guilliams, T.G. Functional Strategies for the Management of Gastrointestinal Disorders. Stevens Points, Point Institute, 2016, 246 p., ISBN 978 0985615833
  2. Kendall-Reed, P. “Stress and the bowel: Does all disease begin in the gut?” (presentation, OAND Conference, Toronto, 2018).
  3. Plummer, N. “The human microbiome: Clinical protocols and integrative therapeutics,” (Seroyal Presentation, Toronto, 2018).