Área de conocimiento: Naturopatía Descriptiva: «Lípidos, depresión y suicidio»

Colin, A., Reggers, J., Castronovo, V., & Ansseau, M. (2003). Lipids, depression and suicide. L’Encephale, 29(1), 49-58.

SIN ETIQUETAR: Los ácidos grasos poliinsaturados están formados por una cadena hidrocarbonada de longitud variable con varios enlaces dobles. La posición del primer doble enlace (omega) diferencia los ácidos grasos omega 3 poliinsaturados (por ejemplo: ácido alfa-linolénico o alfa-LNA) y los ácidos grasos omega 6 poliinsaturados (por ejemplo: ácido linoleico o LA). Se dice que estas dos clases de ácidos grasos son esenciales porque el organismo no puede sintetizarlas y deben tomarse de la alimentación. Los omega 3 están presentes en el aceite de linaza, nueces, soja, trigo y pescado de agua fría, mientras que los omega 6 están presentes en el maíz, el girasol y el aceite de sésamo. Los ácidos grasos son parte de los fosfolípidos y, en consecuencia, de todas las membranas biológicas. La fluidez de la membrana, de crucial importancia para su funcionamiento, depende de sus componentes lipídicos. Los fosfolípidos compuestos por cadenas de ácidos grasos poliinsaturados aumentan la fluidez de la membrana porque, al doblar algunas cadenas, los dobles enlaces evitan que se compactan perfectamente. La fluidez de la membrana también está determinada por la relación fosfolípidos / colesterol libre, ya que el colesterol aumenta la viscosidad de la membrana. Una dieta basada en una alta proporción de ácidos grasos poliinsaturados esenciales (líquido) permitiría una mayor incorporación de colesterol (rígido) en las membranas para equilibrar su fluidez, lo que contribuiría a reducir los niveles de colesterol en la sangre. Las membranas cerebrales tienen un contenido muy alto en ácidos grasos poliinsaturados esenciales para los cuales dependen de la alimentación. Cualquier falta en la dieta de ácidos grasos poliinsaturados esenciales tiene consecuencias en el desarrollo cerebral, modificando la actividad de las enzimas de las membranas cerebrales y disminuyendo la eficiencia en las tareas de aprendizaje.

DATOS EPIDEMIOLÓGICOS: La prevalencia de la depresión parece aumentar continuamente desde principios de siglo. Aunque es probable que diferentes factores contribuyan a esta evolución, se ha sugerido que podría estar relacionado con una evolución de los patrones alimentarios en el mundo occidental, en el que los ácidos grasos poliinsaturados omega 3 contenidos en el pescado, el juego y las verduras han sido reemplazados en gran medida por poliinsaturados. ácidos grasos omega 6 de aceites de cereales. Algunos datos epidemiológicos apoyan la hipótesis de una relación entre las tasas más bajas de depresión y / o suicidio y un mayor consumo de pescado. Sin embargo, estos datos no prueban una relación de causalidad.

COLESTEROL Y DEPRESIÓN: Varios estudios de cohortes (en sujetos no deprimidos) han evaluado la relación entre el colesterol plasmático y los síntomas depresivos con resultados contradictorios. Aunque algunos resultados encontraron una relación significativa entre una disminución del colesterol total y altos puntajes de depresión, otros no. Los estudios entre pacientes que sufren de depresión mayor señalaron más constantemente una asociación entre el colesterol bajo y la depresión mayor. Además, algunos ensayos mostraron que la recuperación clínica puede estar asociada con un aumento significativo del colesterol total.

COLESTEROL Y COMPORTAMIENTO SUICIDA: La hipótesis de que un nivel bajo de colesterol puede representar un factor de riesgo suicida se descubrió accidentalmente después de una serie de estudios epidemiológicos que revelaron un aumento del riesgo suicida entre sujetos con un nivel bajo de colesterol. Aunque existen algunos estudios contradictorios, esta relación ha sido confirmada por varios estudios de cohortes posteriores. Estos hallazgos han desafiado los vastos programas de salud pública destinados a promover la disminución del colesterol e incluso sugirieron suspender la administración de fármacos hipolipemiantes. Sin embargo, estudios clínicos recientes en poblaciones tratadas con fármacos hipolipemiantes mostraron una falta de aumento significativo de la mortalidad, ya sea por suicidio o por accidente. Además, varios estudios controlados entre pacientes psiquiátricos revelaron una disminución de las concentraciones de colesterol en plasma entre pacientes que habían intentado suicidarse en comparación con otros pacientes.

ÁCIDO GRASO POLIINSATURADOS Y DEPRESIÓN: En la depresión mayor, Todos los estudios revelaron una disminución significativa de los ácidos grasos poliinsaturados omega 3 y / o un aumento de la relación omega 6 / omega 3 en plasma y / o en las membranas de los glóbulos rojos. Además, dos estudios encontraron una mayor severidad de la depresión cuando el nivel de ácidos grasos poliinsaturados omega 3 o la proporción de omega 3 / omega 6 era baja. Paralelamente a estas modificaciones, se han reportado otras perturbaciones bioquímicas en la depresión mayor, particularmente una activación del sistema de respuesta inflamatoria, lo que resulta en un aumento de las citocinas proinflamatorias (interleucinas: IL-1b, IL-6 e interferón g) y eicosanoides. (entre otros, prostaglandina E2) en la sangre y el LCR de pacientes deprimidos. Estas sustancias causan una peroxidación y, en consecuencia, un catabolismo de los fosfolípidos de membrana, entre otros, los que contienen ácidos grasos poliinsaturados. Las citocinas y los eicosanoides se derivan de los ácidos grasos poliinsaturados y tienen funciones fisiológicas opuestas según su precursor omega 3 u omega 6. El ácido araquidónico (omega 6) es, entre otros, precursor de la prostaglandina E2 proinflamatoria (PGE2), mientras que los ácidos grasos poliinsaturados omega 3 inhiben la formación de PGE2. Se ha demostrado que un aumento en la dieta de ácidos grasos poliinsaturados omega 3 redujo fuertemente la producción de IL-1 beta, IL-2, IL-6 y TNF-alfa (factor de necrosis tumoral alfa). Por el contrario, las dietas con un mayor suministro de ácido linoleico (omega 6) aumentaron significativamente la producción de citocinas proinflamatorias, como TNF-alfa. Por lo tanto, los ácidos grasos poliinsaturados omega 3 podrían estar asociados a diferentes niveles en la fisiopatología de la depresión mayor, por un lado a través de su papel en la fluidez de la membrana que influye en los diversos pasos de la neurotransmisión y, por otro lado, a través de su función como precursora de la pro citoquinas inflamatorias y eicosanoides que alteran la neurotransmisión. Además, los antidepresivos podrían exhibir un efecto inmunorregulador al reducir la liberación de citocinas proinflamatorias, al aumentar la liberación de antagonistas endógenos de citocinas proinflamatorias como IL-10 y, finalmente, al actuar como inhibidores de la ciclooxigenasa.

USO TERAPÉUTICO DE ÁCIDOS GRASOS: Los datos disponibles sobre la administración de suplementos de DHA (ácido docosahexanoico) u otros ácidos grasos poliinsaturados omega 3 son limitados. En un estudio doble ciego controlado con placebo en 30 pacientes con trastorno bipolar, la adición de ácidos grasos poliinsaturados omega 3 se asoció con un período de remisión más prolongado. Además, casi todas las otras medidas de pronóstico fueron mejores en el grupo de omega 3. Muy recientemente, un ensayo controlado mostró los beneficios de agregar un ácido graso omega 3, ácido eicosopentanoico, entre pacientes deprimidos. Después de 4 semanas, seis de los 10 pacientes que recibieron el ácido graso fueron considerados como respondedores en comparación con solo uno de los diez pacientes que recibieron placebo. Conclusiones. Algunos datos epidemiológicos, experimentales y clínicos favorecen la hipótesis de que los ácidos grasos poliinsaturados podrían desempeñar un papel en la patogénesis y / o el tratamiento de la depresión.