El Criterio Naturopático en Dietistas y Gimnastas en la antigua Grecia (2)

Icco, según la mayoría de testimonios fue el verdadero fundador de la gimnástica higiénica. Icco según algunos comentaristas, mas que introducir la gimnástica en la diaitia, a la inversa, introdujo la diaitia en la gimnástica. Obtuvo un premio en la 67 Olimpiada, según Esteban de Bizancio.


Platón presenta a los dos presuntos fundadores, Herodico e Icco como filósofos. Icco pertenecía al círculo pitagórico y su sistema Naturopático, tanto respecto a los ejercicios, como a los alimentos era moderado, incluso frugal. Tanto es así que se hizo famosa la frase popular “comida de Icco” para indicar una comida moderada y frugal. 


Platón menciona a Icco con cierta sorna. “Ahora bien, digo yo que la sofistica es un arte antiguo y aquellos hombres de otros tiempos que la practicaban, le dieron aspecto de atletismo con Icco de Tarento y Herodico de Selimbria”. Todo parece indicar que la gimnástica higiénica fue iniciada conjuntamente por Herodico de Selimbria e Icco de Tarento.

El catalogo de recomendaciones de ejercicios es amplio y variado. Entre los ejercicios mas naturales y saludables se recomienda el paseo. El nombre de Apoterapia se refiere a todo lo relativo a los paseos, sus efectos saludables, etc. En realidad, el paseo es el ejercicio estrella. En segundo lugar en importancia se recomiendan las carreras en sus diversas modalidades: cortas, largas, rápidas, de fondo, circulares, etc. Mercurial se ocupa de las carreras en el capitulo XX de su obra. En general las carreras se llevaban a cabo en los gimnasios pero también en los campos y en otros muchos lugares. Las había también nocturnas. Para su descripción remitimos a la obra de Joly ya citada.


Platón coloca las carreras entre los ejercicios más favorables a la salud y las recomienda para niños, mujeres y ancianos. Luciano, en su Anacarsis, pone en la boca de Solon: “enseñemos a nuestros jóvenes a correr bien”.


Otro ejercicio considerado de múltiples beneficios para la salud es la lucha. Nos referimos a la lucha que recoge la gimnástica higiénica, no la bélica ni la atlética, sino la que quiere Platón, de movimientos moderados y mitigados, la que excluye acciones violentas. El abanico de las modalidades es amplio, llama la atención la denominada αlindhsiz. La αlindhsiz aparece recomendada en Sobre Dieta cinco veces. Consiste en un ejercicio realizado entre dos individuos que tratan de derribarse a tierra. Una vez en el suelo, se revuelcan en el polvo hasta que uno de ellos, obligado por la fatiga se declara vencido. A veces la lucha comienza ya en tierra, suprimiendo el derribo. Mercurial dice que “lucta in pulvere facta carnis plenitudinem removet”, y en la pagina 246-D de su tratado explica los múltiples efectos que tiene para la salud.


Por Aristofanes sabemos que el verbo αlindeomai significa revolcarse en el polvo.


En Nubes, 32, se lee: “que se revuelque ese caballo y luego mételo en casa”. Se entiende que la orden es llevarlo a la αlindeomai , emplazamiento destinado a los caballos para esta operación con fines higiénicos, como secarse el sudor después de una carrera, y quizás también para desparasitarse. Al parecer en los gimnasios existían también estos emplazamientos con el polvo adecuado para este tipo de lucha llamado αlindhsiz .


El ejercicio del baño y la natación esta también empleado en la gimnástica Naturopática


Se recomienda el baño frío, o caliente y de vapor según los casos. Ligado a los baños había todo un conjunto de elementos, como masajes, unciones, fricciones y aceites de los que se encargaban los llamados aliptas.


Un ejercicio no tan frecuente como los anteriores, pero de gran eficacia era el salto. La saltatoria comprendía varias formas de saltos. De su eficacia se ocuparon también Hipócrates, Ateneo y Galeno. Mercurial lo trata en el libro XI de su obra Epigramas.