Enfermedad de Parkinson – Enfoques Naturopáticos; por Berchman Wong, Naturópata ND

Visión general

La enfermedad de Parkinson es uno de los trastornos neurodegenerativos crónicos y progresivos más comunes. Por lo general, comienza después de los 50 años y afecta aproximadamente al 1% de las personas mayores de 60 años. El riesgo de desarrollar esta afección durante la vida es del 2% para los hombres y del 1.3% para las mujeres. Las personas con enfermedad de Parkinson a menudo muestran el temblor de reposo característico, la rigidez, la inestabilidad postural, la expresión facial enmascarada y el modo de andar arrastrando los pies. Sin embargo, los síntomas no específicos ocurren muchos años antes con una tasa variable de progresión de la enfermedad. Muchos apuntan a los síntomas retrospectivamente, como el estreñimiento y la disminución del sentido del gusto y el olfato, como signos tempranos en la etapa preclínica. El estado de ánimo y los trastornos relacionados con el sueño son otros síntomas no motores que pueden manifestarse. Una disminución en el rango de las expresiones faciales y la suavidad de la voz son signos que los miembros de la familia pueden notar. La acinesia (falta de movimiento) y la bradicinesia (lentitud del movimiento) eventualmente se vuelven más notables a medida que avanza la enfermedad.

La causa subyacente de la enfermedad sigue siendo desconocida, pero el sello distintivo de la patología de la progresión de la enfermedad es la muerte de las neuronas dopaminérgicas en el tronco cerebral y la presencia de cuerpos de Lewy en las neuronas. Debido a la gran variedad de síntomas entre individuos y la tasa de progresión, es probable que tanto la genética como las exposiciones ambientales formen sus múltiples factores de riesgo. Se ha encontrado que la enfermedad de Parkinson es más frecuente con una mayor exposición a pesticidas y metales pesados. La hipótesis de Braak, presentada por el patólogo alemán Hideo Braak, sugiere que la enfermedad comienza en el tallo cerebral inferior, y no es hasta más tarde en su progresión que las neuronas dopaminérgicas de la sustancia negra se ven afectadas. También se ha implicado que el complejo mitocondial I es disfuncional en la enfermedad, lo que permite la producción de especies reactivas de oxígeno y causa la muerte de células neuronales dopaminérgicas. Las susceptibilidades genéticas de la enfermedad están implicadas a través del descubrimiento de genes vinculados a formas familiares raras.

El diagnóstico de la enfermedad de Parkinson se basa en los signos clínicos y, a menudo, excluyendo primero otros trastornos neurodegenerativos. Al menos dos de los tres síntomas principales están presentes (temblor en reposo, rigidez y bradicinesia) y, a menudo, se confirman con medicamentos de reemplazo de dopamina como la levodopa, un precursor de dopamina.

Ejercicio

Como la enfermedad de Parkinson se caracteriza por la disminución gradual de las funciones motoras y la coordinación, el ejercicio es un componente importante de la promoción de la salud en general para retrasar o revertir la disminución funcional para el paciente con esta enfermedad. La evidencia apoya que el ejercicio es beneficioso con respecto al funcionamiento físico, la fuerza, el equilibrio y la velocidad de la marcha. Si bien la medicación puede tratar los síntomas motores en las primeras etapas de la enfermedad, el ejercicio también puede abordar los síntomas no motores del estado de ánimo y los trastornos del sueño que pueden mejorar la calidad de vida. Los estudios en animales sugieren que el ejercicio aeróbico también puede ser neuroprotector para retardar la progresión de la enfermedad. El ejercicio también es útil para reducir la ansiedad y la depresión. Se han estudiado varios ejercicios y parece que la mejor estrategia es elegir un programa de ejercicios que pueda sostenerse según las preferencias personales agradables. El ejercicio aeróbico tiene los beneficios de mejorar los niveles de energía, mejorar el estado de ánimo y ralentizar la progresión de la enfermedad, al mismo tiempo que mantiene y mejora el equilibrio.

Se ha demostrado que el tai chi, un antiguo arte marcial chino, reduce el riesgo de caídas en una población mayor sin la enfermedad de Parkinson. Si bien hay muchos estilos de tai chi, su énfasis en los movimientos lentos, deliberados y suaves, con un enfoque en la respiración profunda y relajada, permite que el qi, o flujo interno de energía, se aproveche por motivos de salud. Los informes preliminares de tai chi para el Parkinson muestran cierta eficacia en la prevención de caídas, equilibrio, y movilidad. Las funciones cognitivas como el seguimiento y la atención visomotora, la memoria de trabajo, la velocidad de procesamiento y el cambio de tareas se mejoraron en un estudio. Los beneficios para la salud de usar ejercicios seguros como el tai chi promete ser efectivo en la promoción general de la salud. De manera similar, el yoga, como en la forma de la práctica física de sus diversas asanas o posturas de la tradición india, también puede ofrecer grandes beneficios para la salud al promover la flexibilidad, la fuerza y ​​el equilibrio para el paciente de Parkinson y, potencialmente, otorgar beneficios al estado de ánimo a través de su meditación. ejercicios de respiración. Un informe de un caso concluyó que la incorporación de yoga en un programa de terapia física para un paciente de Parkinson mejoró la fuerza muscular y el equilibrio después de doce semanas. Un estudio aleatorizado y controlado sugiere que la práctica del yoga mejora la función motora, lo que probablemente resultó de mejoras en el equilibrio, la fuerza, la postura y la marcha. [

Nutrición y suplementos

Un gran estudio prospectivo en los Países Bajos encontró que un alto consumo de omega-3 en la dieta del ácido alfa-linolénico a base de plantas se asoció con un menor riesgo de enfermedad de Parkinson. Por lo tanto, se recomienda una dieta con alimentos ricos en ácidos grasos omega-3 como el salmón, las nueces y otras nueces y semillas, tanto como una reducción del riesgo como para el tratamiento de la enfermedad. Para los pacientes que reciben tratamiento con dopamina, una dieta baja en proteínas, al reducir la ingesta de proteínas a 0,75–0,8 g / kg de peso corporal por día, permitiría que más levodopa ingrese al cerebro; sin embargo, esto debe ser usado con precaución para asegurar que el individuo obtenga los requerimientos nutricionales adecuados. Como la disfunción mitocondrial se ha relacionado con la enfermedad, la citidina difosfato (CDP) -colina, o citicolina, puede tener propiedades neuroprotectoras para la enfermedad de Parkinson, ya que está involucrada en la síntesis de fosfolípidos, que a su vez es importante para la producción y reparación de las membranas mitocondriales. . Los estudios encontraron que al complementar CDP-choline, permitía una reducción del 50% en la dosis de levodopa con el mismo control de síntomas. [19] La CDP-colina puede mejorar la terapia con levodopa al disminuir la recaptación de dopamina en la sinapsis, así como a la activación de la producción de dopamina. Cuando se toma CDP-colina, la dosis de levodopa debe reducirse, ya que puede empeorar los efectos secundarios de la levodopa y aumentar las discinesias.

La coenzima Q10 (CoQ10) se reduce significativamente en la mitocondria de los pacientes de Parkinson. La suplementación de CoQ10 puede ayudar a reducir la disfunción celular y se ha demostrado que reduce la pérdida de neuronas dopaminérgicas en un modelo de ratones, que preserva la capacidad de las células para producir dopamina. En humanos, se ha demostrado que es beneficioso con altas dosis diarias, en dosis de hasta 1200 mg por día en dosis divididas. La cafeína se ha relacionado con la reducción del riesgo de enfermedad de Parkinson. También se ha demostrado que es útil para aliviar la congelación de la marcha en pacientes con una ingesta diaria de 100 mg. La evidencia sugiere que el té verde, además de la cafeína, contiene muchos otros compuestos, incluido el galato epigalocatequina antioxidante (EGCG), que puede ser útil en el Parkinson como inhibidor de la muerte celular y las fibrillas de alfa-sinucleína, un tóxico Proteína anormalmente plegada dentro de los cuerpos de Lewy, un signo patológico de la enfermedad. La dosis recomendada de té verde es de tres tazas al día.

Otras sugerencias nutricionales para los pacientes incluyen alimentos con alto contenido de fibra para aliviar el estreñimiento y coloridas frutas y verduras por sus antioxidantes. Además, se ha demostrado que el aumento de la ingesta dietética de curcumina, un potente antioxidante que se encuentra en la especia de la cúrcuma, mantiene el glutatión en las células dopaminérgicas cultivadas. Los niveles de glutatión se reducen en la sustancia negra de las personas con Parkinson temprano, por lo que mantener un nivel de glutatión saludable sería beneficioso. También se ha encontrado que la curcumina protege contra la muerte celular en líneas celulares dopaminérgicas cultivadas, así como reduce la alfa-sinucleína, ambos efectos beneficiosos para retrasar la progresión de la enfermedad.

Enfoque Integrativo

La enfermedad de Parkinson es un trastorno crónico del movimiento neurodegenerativo progresivo para el cual los medicamentos actuales sólo pueden proporcionar alivio sintomático. La levodopa suele ser útil en las primeras etapas de la enfermedad para controlar los síntomas; sin embargo, pierde su eficacia a medida que la enfermedad progresa porque no detiene la muerte de las neuronas dopaminérgicas. Un desafío importante en el desarrollo de terapias neuroprotectoras se debe a la comprensión limitada de los procesos de enfermedad que conducen a la muerte de las neuronas dopaminérgicas. Sin embargo, existe evidencia que sugiere que los nutrientes suplementarios pueden actuar como agentes neuroprotectores y terapéuticos, para mejorar el funcionamiento celular y retrasar la progresión de la enfermedad. Además, el ejercicio en todas las formas promueve la salud para mantener la movilidad física, la estabilidad y la fuerza. Mientras se mejora el bienestar mental y emocional en el paciente de Parkinson. La depresión es común en la enfermedad de Parkinson y es importante que los médicos examinen los trastornos del estado de ánimo, ya que los síntomas psiquiátricos pueden disminuir la calidad de vida tanto como los síntomas motores. Las terapias de la mente y el cuerpo, como el yoga, el qi gong y el tai chi, son buenas candidatas para ser consideradas en un enfoque integrador.

Al iniciar cualquier programa de salud complementario, siempre asegúrese de que los suplementos y medicamentos se usen de manera segura. Una interacción importante entre medicamentos y nutrientes para controlar es que se debe evitar la piridoxina (vitamina B6) en pacientes que toman carbidopa / levodopa, ya que puede disminuir la eficacia de la medicación al aumentar la conversión periférica de levodopa a dopamina antes de que cruce la sangre-cerebro barrera. Al igual que con otras enfermedades crónicas degenerativas, la causa de la enfermedad de Parkinson es multifactorial, desde susceptibilidades genéticas hasta exposiciones tóxicas, y el equilibrio de estos factores determinará si un individuo desarrollará la enfermedad. Si bien es poco probable que se identifique una causa única de la enfermedad, la reducción del riesgo se puede lograr manteniendo una dieta rica en antioxidantes y ácidos grasos omega-3, realizando ejercicio aeróbico regular.

Referencias

(1) Elbaz A, et al. Survival study of Parkinson disease in Olmsted County, Minnesota. Arch Neurol. 2003;60:91-96.
(2) Tanner CM, et al. Occupation and risk of parkinsonism: a multicenter case-control study. Arch Neurol. 2009;66: 1106-1113.
(3) Tan EK, et al. Dose-dependent protective effect of coffee, tea, and smoking in Parkinson’s disease: a study in ethnic Chinese. J Neurol Sci. 2003;216:163-167.
(4) Braak H1, et al. Stages in the development of Parkinson’s disease-related pathology. Cell Tissue Res. 2004;318:121-134.
(5) Thomas B, Beal MF. Mitochondrial therapies for Parkinson’s disease. Mov Disord. 2010;25 Suppl 1:S155-S160.
(6) Thomas B, Beal MF. Parkinson’s disease. Hum Mol Genet. 2007;16 Spec No. 2:R183-194.
(7) Goodwin VA, et al. The effectiveness of exercise interventions for people with Parkinson’s disease: a systematic review and meta-analysis. Mov Disord. 2008;23(5):631-640.
(8) Tajiri N, et al. Exercise exerts neuroprotective effects on Parkinson’s disease model of rats. Brain Res. 2010;1310:200-207.
(9) Mead GE, et al. Exercise for depression. Cochrane Database Syst Rev. 2009;3:CD004366.
(10) Li F, et al. Tai chi and fall reductions in older adults: a randomized controlled trial. J Gerontol A Biol Sci Med Sci. 2005;60:187-194.
(11) Marjama-Lyons J, et al. Tai chi and reduced rate of falling in Parkinson’s disease: a single-blinded pilot study. Mov Disord. 2002;17(suppl):S70-S71.
(12) Hackney ME, Earhart GM. Tai Chi improves balance and mobility in people with Parkinson disease. Gait Posture. 2008;28:456-460.
(13) Nocera JR, Amano S, et al. Tai Chi exercise to improve non-motor symptoms of Parkinson’s disease. J Yoga Phys Ther. 2013;3.
(14) Moriello G, et al. Incorporating yoga into an intense physical therapy program in someone with Parkinson’s disease: a case report. J Body Mov Ther. 2013;17:408-417.
(15) Colgrove YS, et al. Effect of yoga on motor function in people with Parkinson’s disease: A randomized, controlled pilot study. J Yoga Phys Ther. 2012;2:112.
(16) de Lau LM, et al. Dietary fatty acids and the risk of Parkinson disease: the Rotterdam study. Neurology. 2005;64:2040-2045.
(17) Vilming ST. Diet therapy in Parkinson disease. Tidsskr Nor Laegeforen. 1995;115:1244-1247.
(18) Saver JL. Citicoline: update on a promising and widely available agent for neuroprotection and neurorepair. Rev Neurol Dis. 2008;5:167-177.
(19) Secades JJ, Lorenzo JL. Citicoline: pharmacological and clinical review, 2006 update. Methods Find Exp Clin Pharmacol. 2006;28(suppl B):1-56.
(20) Martinet M, et al. Interaction of CDP-choline with synaptosomal transport of biogenic amines and their precursors in vitro and in vivo in the rat corpus striatum. Experientia. 1978;34:1197-1199.
(21) Shults CW, et al. Coenzyme Q10 levels correlate with the activities of complexes I and II/III in mitochondria from parkinsonian and nonparkinsonian subjects. Ann Neurol. 1997;42:261-264.
(22) Beal MF, et al. Coenzyme Q10 attenuates the 1-methyl-4-phenyl-1,2,3, tetrahydropyridine (MPTP) induced loss of striatal dopamine and dopaminergic axons in aged mice. Brain Res. 1998;783:109-114.
(23) Shults CW, et al. Pilot trial of high dosages of coenzyme Q10 in patients with Parkinson’s disease. Exp Neurol. 2004;188:491-494.
(24) Ross GW, et al. Association of coffee and caffeine intake with the risk of Parkinson Disease. JAMA 2000;283:2674-2679.
(25) Kitagawa M, et al. Effects of caffeine on the freezing of gait in Parkinson’s disease. Mov Discord. 2007;22:710-712.
(26) Tai KK, Truong DD. (-)-Epigallocatechin-3-gallate (EGCG), a green tea polyphenol, reduces dichlorodiphenyl-trichloroethane (DDT)-induced cell death in dopaminergic SHSY-5Y cells. Neurosci Lett. 2010;482:183-187.
(27) Bieschke J, et al. EGCG remodels mature alpha-synuclein and amyloid-beta fibrils and reduces cellular toxicity. Proc Natl Acad Sci USA. 2010;107:7710-7715.
(28) Harish G, et al. Bioconjugates of curcumin display improved protection against glutathione depletion mediated oxidative stress in a dopaminergic neuronal cell line: implications for Parkinson’s disease. Bioorg Med Chem. 2010;18:2631-2638.
(29) Perry TL, Yong VW. Idiopathic Parkinson’s disease, progressive supranuclear palsy and glutathione metabolism in the substantia nigra of patients. Neurosci Lett. 1986;67:269-274.
(30) Wang MS, et al. Curcumin reduces alpha-synuclein induced cytotoxicity in Parkinson’s disease cell model. BMC Neurosci. 2010;11:57.
(31) Pandey N, et al. Curcumin inhibits aggregation of alpha-synuclein. Acta Neuropathol (Berl). 2008;115:479-489.