Detox de primavera: Los cambios en la dieta para un nuevo comienzo; por Sarah Cimperman, Naturópata ND

La primavera es una temporada de renovación. Durante el invierno, como nuestros cuerpos han almacenado energía, también han almacenado toxinas ambientales. Ahora es el momento de eliminarlos. La verdadera desintoxicación involucra varias enzimas, hormonas y órganos, como el hígado, los riñones, el tracto gastrointestinal, la piel, los pulmones, el tejido adiposo y el sistema linfático. Programas completos de desintoxicación como el que escribí en mi libro, The Prediabetes Detox , 1[http://www.drsarahcimperman.com/the-prediabetes-detox.html] y los que reuní para mis pacientes, puede ser un gran compromiso. Por lo general, incluyen cambios en la dieta, suplementos, ejercicio, hidroterapia, saunas, relajación y sueño adicional. No todos pueden hacer todo esto. Pero todos podemos hacer algo de esto, y la dieta es un buen lugar para comenzar. Aquí están mis 5 mejores cambios en la dieta para un nuevo comienzo esta primavera.


# 1 | COMER VERDE

Comer muchos vegetales verdes es una parte importante de la desintoxicación. Las plantas verdes son particularmente ricas en clorofila, un compuesto que reduce la absorción de químicos tóxicos del ambiente y facilita su eliminación del cuerpo. Las plantas verdes también son buenas fuentes de fibra, lo que puede ayudar a reducir el azúcar en la sangre en personas con diabetes y mejorar la eliminación a través de los movimientos intestinales regulares. Las verduras verdes deben componer al menos la mitad de cada comida. Es especialmente fácil en la primavera porque muchos alimentos de temporada son verdes: espárragos, guisantes, cebolletas, rampas, cabezas de violín y una amplia variedad de verduras de ensalada y hierbas frescas. Otras buenas opciones son las verduras crucíferas porque son una fuente rica de compuestos que contienen azufre que apoyan el papel del hígado en la desintoxicación. Estos incluyen la rúcula, el bok choy, el brócoli, las coles de Bruselas, el repollo, las coles, la col rizada, las hojas de mostaza, la acelga suiza y el berro.


# 2 | ELIMINAR DULCES Y ALMIDONES

La mayoría de las toxinas ambientales son solubles en grasa y se almacenan dentro de las células grasas. Cuando los niveles de azúcar en la sangre son bajos, el cuerpo quema grasa para obtener energía, liberando toxinas ambientales junto con los ácidos grasos en el torrente sanguíneo. Una vez que las toxinas circulan al hígado, experimentan reacciones químicas que las transforman en compuestos solubles en agua que el cuerpo puede excretar. Cuando los niveles de azúcar en la sangre son altos, sucede lo contrario: los ácidos grasos y las toxinas permanecen atrapados dentro de las células grasas, por lo que no pueden ser excretados. La mejor manera de prevenir niveles altos de azúcar en la sangre es evitar comer azúcar. En este caso, «azúcar» significa glucosa y se refiere tanto a los dulces como a los almidones. Incluye todos los edulcorantes (naturales y artificiales), alimentos hechos con harina (pan, pasteles, galletas, cereales para el desayuno, pastas), todos los granos (incluido el arroz, la harina de avena, el maíz).


# 3 | DEJAR DE PICAR

Comer tres comidas regulares cada día y evitar los bocadillos asegurará períodos prolongados de tiempo cuando los niveles de azúcar en la sangre sean bajos y el cuerpo esté quemando grasa para obtener energía. Evitar los bocadillos no solo es bueno para la desintoxicación; También puede reducir su riesgo de diabetes. Un estudio de la Universidad de Harvard que siguió a casi treinta mil personas durante dieciséis años encontró que las personas que comían tres comidas regulares cada día y no comían un riesgo significativamente menor de desarrollar diabetes que las que se saltaban el desayuno y las que comían con más frecuencia, independientemente de Índice de masa corporal y calidad de los alimentos. 


# 4 | RÁPIDO 12 HORAS DURANTE LA NOCHE

El ayuno durante doce horas durante la noche también mantiene bajos los niveles de azúcar en la sangre durante largos períodos de tiempo. Y los beneficios pueden extenderse más allá de la desintoxicación. Los estudios demuestran que el ayuno intermitente puede aumentar la energía, reducir la inflamación y proteger contra el daño celular. Ya se está utilizando para tratar el cáncer, la obesidad, el síndrome metabólico, la hipertensión, el asma y la artritis reumatoide. Los investigadores creen que el ayuno intermitente también tiene el potencial de retrasar el envejecimiento y prevenir enfermedades. No todos son buenos candidatos, incluidas las personas con problemas de azúcar en la sangre, como la hipoglucemia y la diabetes dependiente de la insulina, y las que necesitan calorías adicionales, como las mujeres embarazadas y los niños en crecimiento. Pero los adultos sanos pueden beneficiarse. Una manera fácil de incorporar el ayuno intermitente en su rutina regular es separar el desayuno y la cena por doce horas. Si, por ejemplo, desayuna a las 8:00 am, debe terminar la cena a las 8:00 pm


# 5 | BEBER ABUNDANTE AGUA

Una vez que el hígado ha transformado las toxinas solubles en grasa en compuestos solubles en agua, los riñones pueden eliminarlos a través de la orina. Beber mucha agua optimiza la producción de orina, así como la eliminación de toxinas. Las personas con problemas renales solo deben beber la cantidad de líquidos determinada por su médico, pero si tiene riñones sanos, puede determinar su objetivo diario para la ingesta de agua al dividir su peso (en libras) por la mitad. Este es el número mínimo de onzas de agua que debe beber todos los días. Por ejemplo, una persona de 70 kg. debe beber al menos 2 litros de agua diariamente.

Referencias
  1. Cimperman S. (2013). The prediabetes detox: A whole-body program to balance your blood sugar, increase energy, and reduce sugar cravings. Oakland, CA: New Harbinger.
  2. Morita K, Matsueda T, Iida T. Effect of green vegetable on digestive tract absorption of polychlorinated dibenzo-p-dioxins and polychlorinated dibenzofurans in rats. Fukuoka Igaku Zasshi. 1999;90(5):171–83.
  3. Chandalia M, Garg A, Lutjohann D, Bergmann K von, Grundy SM, and Brinkley LJ. Beneficial effects of high dietary fiber intake in patients with type 2 diabetes mellitus. New England Journal of Medicine. 2000;342(19):1392–98.
  4. Fowke JH, Morrow JD, Motley S, Bostick RM, and Ness RM. Brassica vegetable consumption reduces urinary F2-isoprostane levels independent of micronutrient intake. Carcinogenesis. 2006;27(10):2096–102.
  5. Mekary RA, Giovannucci E, Willett WC, van Dam RM, and Hu FB. Eating patterns and type 2 diabetes risk in men: breakfast omission, eating frequency, and snacking. American Journal of Clinical Nutrition. 2012;95(5):1182–89.
  6. Longo VD and Mattson MP. Fasting: Molecular mechanisms and clinical applications. Cell Metabolism. 2014;19(2):181–192.
Fuente: Natural Path