5 cambios mentales que maximizarán tu salud diaria; por Tara Guzzo, Naturópata ND

El pequeño pellizco más pequeño puede recorrer un largo camino en su impacto en su salud, especialmente cuando se trata de un pellizco en sus pensamientos. Replantear nuestras formas habituales de ver la salud y seguir nuestro día puede mejorar nuestro bienestar. Echemos un vistazo a estas perspectivas matizadas para ver lo que potencialmente puede obtener para beneficios de salud:

1. ¿Cómo puedo hacer ejercicio hoy? ¿Cómo puedo mover mi cuerpo ahora?

La mayoría de las personas le dirán que cuando la vida se llena, la actividad física suele ser lo primero que se sacrifica. De repente, parece que no hay tiempo para ese ejercicio bien intencionado. Con la apretada agenda que tenemos estos días, necesitamos responder una pregunta diferente. Una vez que se pregunte qué puede hacer ahora para el movimiento, encontrará que hay muchas oportunidades para moverse en lugar de quedarse quieto o quedarse quieto. Por ejemplo, mientras habla por teléfono, podría levantarse para caminar en lugar de quedarse sentado. Si está esperando para ir a esa reunión en cinco minutos, intente hacer sentadillas. Cuando sea casi la hora del almuerzo, levántate y estira tu cuerpo. Sé creativo y haz que el movimiento sea parte de tu estilo de vida.

2. ¿Qué quiero comer? ¿Cómo puedo nutrir mi cuerpo?

Solo repita la pregunta en tu mente ahora mismo: “¿Cómo puedo nutrir mi cuerpo?” Esto tiene un toque único y crea una nueva conexión con nuestro cuerpo y la responsabilidad de hacerlo bien. ¿Tal vez tuviste antojo de pastelería pero te diste cuenta que tu cuerpo necesita bayas? Vaya con lo que realmente alimenta su cuerpo en lugar de satisfacer los antojos con menos de alimentos saludables, perpetuando los malos hábitos alimenticios.

3. ¿Cómo puedo hacer todo hoy? ¿Cómo puedo dormir todo lo que necesito esta noche?

Esta batalla diaria es una realidad para muchos, con la lista de tareas pendientes que generalmente conduce a la deuda del sueño. Dormir es uno de los aspectos más importantes de la salud y simplemente no hay sustituto. Ponerse a dormir antes de nuestra lista de tareas puede ayudarlo a volver a establecer prioridades en lo que debe hacer cada día y promover el bienestar general al tiempo que proporciona el amplio tiempo de recuperación del que generalmente estamos privados.

4. ¿Cuál es el costo más bajo ________? ¿Cuál es el mejor valor ________?

Ya sea que estemos hablando de suplementos, tratamientos, programas, o cualquier otro servicio o producto, considere alinear el costo con el beneficio para aprovechar al máximo. Poner el costo por encima de todo sin tener en cuenta el valor o el beneficio conduce a decisiones de compra deficientes. Por ejemplo, obtener un multivitamínico barato no solo puede ser inútil, sino también perjudicial. Si lees las etiquetas detenidamente, puedes encontrar ingredientes derivados del petróleo, colores artificiales, sabores artificiales y más ingredientes tóxicos no deseados. Además, las vitaminas incluidas pueden no estar en el formato más fácil de absorber y también pueden estar en niveles por debajo de la dosis terapéutica (es decir, por debajo de la dosis que da el efecto de salud deseado). Es más probable que dedicar un tiempo adicional a la investigación de costos y beneficios produzca un producto de mayor calidad para que obtenga el mejor valor.

5. ¿Cómo puedo deshacerme de este dolor? ¿Qué me dice este dolor que necesito cambiar?

El dolor es algo que estamos programados para evitar como humanos. Pero también hemos sido bendecidos con facultades superiores para poder superar el simple hecho de sentir y tratar de evitar el dolor; podemos mirar un poco más profundo y aprender de él. En lugar de saltar a una solución rápida para el dolor, pregúntese qué es lo que este dolor se está comunicando. ¿Hay una tensión repetitiva pasando? ¿Necesitas más tiempo de descanso y recuperación? ¿Su ingesta de alimentos está creando dolor? ¿Hay algún problema de salud no reconocido que deba ser examinado? La opción de solución rápida a menudo puede enmascarar un problema más grande, dejarlo sin resolver y lo obliga a repetir haciéndonos dependientes de la solución rápida. Cuestionar la fuente del dolor a menudo es esclarecedor y nos guiará hacia un cambio que promueva la salud a largo plazo.

Fuente: drtara.ca