Área de conocimiento: Naturopatía Descriptiva: “El consumo materno infantil de café, té y bebidas de cola en asociación con la leucemia infantil: un metanálisis”

Thomopoulos, T. P., Ntouvelis, E., Diamantaras, A. A., Tzanoudaki, M., Baka, M., Hatzipantelis, E., & Moschovi, M. (2015). Maternal and childhood consumption of coffee, tea and cola beverages in association with childhood leukemia: a meta-analysis. Cancer epidemiology, 39(6), 1047-1059.

OBJETIVO: Revisar sistemáticamente los estudios y realizar un metanálisis de la literatura sobre la asociación del consumo de café, té y cola materno y / o infantil con el desarrollo posterior de la leucemia infantil y sus subtipos principales.

MÉTODOS: Los estudios elegibles se identificaron a través de un algoritmo detallado y búsqueda manual de referencias de artículos elegibles; a partir de entonces, las estimaciones de efecto-resumen se calcularon por subtipo de leucemia y se realizaron metanálisis de dosis-respuesta.

RESULTADOS: Se incluyeron doce estudios de casos y controles, con un total de 3649 casos y 5705 controles. El alto consumo materno de café se asoció positivamente con la leucemia linfoblástica aguda (LLA; O: 1.43, IC 95%: 1.22-1.68) y la leucemia mieloide aguda (LMA; O: 2.52, IC 95%: 1.59-3.57). Cualquier consumo materno de cola a bajo o moderado también se asoció positivamente con la leucemia (AL) general y la LLA. En los análisis de dosis-respuesta se observó una tendencia lineal entre el consumo de cola y café y la leucemia infantil. Por el contrario, el consumo de té bajo a moderado se asoció inversamente con AL (OR: 0,85; IC del 95%: 0,75-0,97), aunque la tendencia no fue significativa. Se observó una asociación nula entre el consumo de cola de la descendencia y la leucemia.

CONCLUSIONES: Nuestros hallazgos confirman la asociación perjudicial entre el consumo de café materno y el riesgo de leucemia infantil y proporcionan indicaciones para un papel similar de la ingesta materna de cola. En contraste, se encontró una asociación inversa con el té, lo que implica que otros micronutrientes contenidos en esta bebida podrían contrarrestar los efectos nocivos de la cafeína. La investigación adicional debe centrarse en la ingesta de micronutrientes específicos, diferentes tipos de café y té, inmunofenotipos específicos de la enfermedad y el efecto modificador de los polimorfismos genéticos.